Al­deas re­mo­tas, tra­di­ción be­re­ber y ca­mi­nos me­mo­ra­bles en las mon­ta­ñas más al­tas del nor­te afri­cano.

Esquire (México) - - Chec­klist - Por: Marck Gutt

En el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo, Ma­rrue­cos es una tie­rra ta­pi­za­da de du­nas saha­ria­nas, ca­lo­res in­fer­na­les y en­can­ta­do­res de ser­pien­tes. Las postales, si bien ati­na­das, re­pre­sen­tan só­lo una de las ca­ras del reino ma­gre­bí más di­ver­so de to­dos. Pal­me­ras de dá­til, ca­me­llos mon­ta­dos y ta­tua­jes de hen­na en­ca­be­zan la ba­ta­lla por la aten­ción en un país don­de el de­sier­to con­vi­ve tam­bién con bos­ques, cos­tas y mon­ta­ñas. Y no cual­quier co­lec­ción de mon­ta­ñas…

La cor­di­lle­ra de las Atlas, que se ex­tien­de por más de dos mil ki­ló­me­tros en­tre Al­ge­ria, Tú­nez y Ma­rrue­cos, cons­ti­tu­ye la sie­rra más al­ta del nor­te afri­cano. Pi­cos ne­va­dos, re­fu­gios al­pi­nos y no­ches frías pro­ta­go­ni­zan las imá­ge­nes del otro Ma­rrue­cos, ése don­de las tor­men­tas de are­na y las co­bras hip­no­ti­za­das ce­den te­rreno a las cas­ca­das de des­hie­lo y las ca­bras con ha­bi­li­da­des gim­nás­ti­cas. 65 ki­ló­me­tros se­pa­ran a Ma­rra­kech de Im­lil, el pue­blo que sir­ve co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra ex­plo­rar la vi­da en la cor­di­lle­ra al­ta. El via­je por ca­rre­te­ra, de ape­nas una ho­ra y me­dia, bas­ta pa­ra ol­vi­dar­se por com­ple­to de to­da no­ción ur­ba­na. Don­de la tie­rra to­ca las nu­bes no hay lu­gar pa­ra jar­di­nes he­chos, bie­nes le­ja­nos ni lu­jos cos­mo­po­li­tas. En lu­gar de eso, las Atlas re­ci­ben a las vi­si­tas con huer­tos ta­pi­za­dos de ár­bo­les de cha­ba­cano, in­vi­ta­cio­nes ines­pe­ra­das pa­ra to­mar el té en ca­sas aje­nas e his­to­rias tan gran­des co­mo las mon­ta­ñas don­de se ori­gi­nan.

LOS PA­SOS DE AB­DUL

En el va­lle de Im­lil la vi­da trans­cu­rre tran­qui­la; sin pri­sas, sin abun­dan­cia y sin pre­ten­sio­nes. De­ce­nas de al­deas re­ga­das por las mon­ta­ñas, to­das con una pin­ta si­mi­lar, aguar­dan an­sio­sas la lle­ga­da del ve­rano. Es en­ton­ces cuan­do los ár­bo­les dan sus fru­tos y la cor­di­lle­ra, por úni­ca vez en el año, ce­le­bra su ri­que­za ma­te­ria­li­za­da en for­ma de ce­re­zas, cha­ba­ca­nos y man­za­nas. El res-

to de las ho­jas del ca­len­da­rio se des­pren­de en­tre sen­de­ros sil­ves­tres, mu­las car­gue­ras y sue­ños aje­nos de con­quis­tas ce­les­tia­les. En tér­mi­nos es­ta­dís­ti­cos, no son mu­chas las vi­si­tas que lle­gan a Ma­rrue­cos en bus­ca de las Atlas. Sin em­bar­go, quie­nes lo ha­cen com­par­ten inequí­vo­ca­men­te un gus­to: amor por el ca­mino. En la sie­rra, el queha­cer se es­con­de en­tre sen­de­ros im­pre­de­ci­bles. No im­por­ta si se tra­ta de un as­cen­so al pi­co más al­to de la cor­di­lle­ra o de una ex­plo­ra­ción cor­ta pa­ra des­cu­brir el rum­bo de un río, to­do ha­llaz­go re­quie­re un par de bo­tas có­mo­das, un po­co de con­di­ción fí­si­ca y ca­si siem­pre un guía. Es por eso que Ab­dul cam­bió el fran­cés por el in­glés y tie­ne en sus pier­nas el pa­se di­rec­to al cie­lo. Pa­ra ga­nar­se la vi­da en la mon­ta­ña, cuan­do en los pla­nes no se con­tem­plan los ca­pri­chos de un huer­to, ha­ce fal­ta en­ten­der el ca­mino co­mo fin an­tes que me­dio.

“Te­ne­mos que cru­zar ese pa­so de mon­ta­ña pa­ra lle­gar al re­fu­gio”, anun­cia Ab­dul con un in­glés en el que se cue­lan las vo­ca­les gu­tu­ra­les que de­nun­cian su pro­ce­den­cia. Lue­go de ca­mi­nar por dos ho­ras, es­ta­mos cer­ca de Ti­zi-n-Mzig, el pun­to más al­to de una ca­mi­na­ta de dos días que con­tem­pla co­mi­das en co­lla­dos apar­ta­dos, cru­ces por al­deas que no apa­re­cen en Goo­gle Maps y más en­cuen­tros con ca­bras que con otras per­so­nas. La idea ori­gi­nal es es­ca­lar la cum­bre más al­ta del Ma­greb, pe­ro la ci­ma del Toub­kal no es pa­ra to­dos y en au­sen­cia de cram­po­nes y lu­gar pa­ra dor­mir, el cir­cui­to por el va­lle es la me­jor al­ter­na­ti­va. A cam­bio de sa­cri­fi­car el pi­co ne­va­do, la sie­rra com­par­te con no­so­tros una co­ti­dia­ni­dad en­mar­ca­da por re­ba­ños sin ata­du­ras, in­vi­ta­cio­nes de ta­zas de té y mi­na­re­tes in­ti­mi­da­dos por la al­tu­ra de las mon­ta­ñas. El pai­sa­je, en más de un sen­ti­do, se es­pe­cia­li­za en ro­bar el alien­to. Con el re­fu­gio a la vis­ta y la lu­na al ace­cho el can­san­cio es evi­den­te. “Fal­ta po­co”, di­ce Ab­dul con un buen tra­mo de ven­ta­ja y una ca­ra de des­can­so que es­con­de los más de mil me­tros de al­tu­ra ga­na­dos. Pa­ra él, la ca­mi­na­ta no su­po­ne na­da ex­tra­or­di­na­rio. Así co­mo unos tra­ba­jan de­trás de un es­cri­to­rio, Ab­dul tra­ba­ja en las nu­bes.

“TE­NE­MOS QUE CRU­ZAR ESE PA­SO DE MON­TA­ÑA PA­RA LLE­GAR AL RE­FU­GIO”.

LAS AL­FOM­BRAS DE FAT­TAH

De vuel­ta en el pue­blo, la ino­cen­cia de la mon­ta­ña se des­va­ne­ce con la lle­ga­da de los tu­ris­tas. Aun­que Im­lil na­da tie­ne que ver con las pla­zas ati­bo­rra­das y los mercados in­sis­ten­tes de Ma­rra­kech, su con­di­ción de ba­se pa­ra ex­plo­rar la re­gión lo tie­ne ma­lea­do. Es­tar de re­gre­so im­pli­ca ca­mas más có­mo­das, ma­yor va­rie­dad de op­cio­nes pa­ra co­mer y cas­ca­das que se pue­den vi­si­tar sin guía, pe­ro tam­bién de­ce­nas de lo­ca­les ávi­dos por po­ner a prue­ba la ha­bi­li­dad de re­ga­teo de to­da vi­si­ta. Ad­ver­ti­dos de la si­tua­ción, re­co­rre­mos las ca­lles de Im­lil a sal­vo. O al me­nos eso es lo que cree­mos des­pués de sa­lir bien li­bra­dos de tien­das de ar­te­sa­nías y pues­tos que ven­den uten­si­lios de ba­rro pa­ra pre­pa­rar ta­jín, el pla­ti­llo na­cio­nal ma­rro­quí que con­sis­te en un gui­so de ver­du­ras es­pe­cia­das con car­ne, po­llo o pes­ca­do co­ci­na­do en el mis­mo re­ci­pien­te que se sir­ve.

Lue­go de vi­si­tar un par de al­deas ve­ci­nas, es mo­men­to de re­gre­sar al ho­tel. El sol anun­cia su par­ti­da y la cuen­ta en la car­te­ra, con un ba­lan­ce de me­nos diez dir­hams oca­sio­na­do por un ju­go de na­ran­ja, prue­ba que va­mos por buen ca­mino. To­dos los ven­de­do­res ase­gu­ran que sus pro­duc­tos son fa­bri­ca­dos por coope­ra­ti­vas lo­ca­les y com­ple­men­tan la pre­sen­ta­ción con fra­ses que in­clu­yen mar­cas de tar­je­tas de cré­di­to y ser­vi­cios de pa­que­te­ría. Pe­ro eso no bas­ta pa­ra lla­mar la aten­ción. Fal­tan me­nos de 100 me­tros pa­ra lle­gar al ho­tel y en­ton­ces… en­ton­ces apa­re­ce un hom­bre con un tur­ban­te de colores y un par de ojos pí­ca­ros. Fat­tah es­tá sen­ta­do, re­car­ga­do so­bre un ce­tro ta­lla­do de madera, en una si­lla. “¿Sa­ben?”, di­ce, “es­ta es una si­lla por­tá­til de las tri­bus nó­ma­das de Ma­rrue­cos”. Ac­to se­gui­do, es­ta­mos den­tro de una tien­da ta­pi­za­da de al­fom­bras de mil colores, ma­te­ria­les y ta­ma­ños. “¿ Al­guno ta­pe­te te pia­ce?”, pre­gun­ta en un es­pa­ñol atra­ban­ca­do que no de­ja de ser en­ten­di­ble. 1,200 dír­hams me­nos y al­go de so­bre­pe­so des­pués, to­dos co­no­ce­mos la res­pues­ta. Lo que si­gue, en el ho­tel, es un ac­to vo­lun­ta­rio de si­tio. El po­co efec­ti­vo que queda, en au­sen­cia de ca­je­ros au­to­má­ti­cos, es pa­ra vol­ver a la ci­vi­li­za­ción al día si­guien­te. Por suer­te, cuan­do me­nos en las mon­ta­ñas, los ven­de­do­res des­can­san de no­che y los es­pec­tácu­los que ofre­cen las es­tre­llas no cues­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.