LADY­CHAT­TER­LEY’S LO­VER, DEDH­LAW­REN­CE (1928)

Esquire (México) - - Cul­tu­ra -

He aquí un li­bro que ha si­do más ve­ces ob­je­to de bur­la que leí­do, fá­cil­men­te ca­ri­ca­tu­ri­za­do co­mo una historia de mano ca­lien­te don­de la no­via aris­tó­cra­ta co­no­ce un po­co de ru­de­za. Cons­tan­ce Chat­ter­ley de he­cho re­ci­be edu­ca­ción se­xual del guar­da­bos­que Oli­ver Me­llors, a quien re­cu­rre cuan­do su es­po­so, he­ri­do de gue­rra, ya es in­ca­paz de rea­li­zar la ta­rea.

Me­llors, sin em­bar­go, no es só­lo un bru­to, y tam­po­co lo era Law­ren­ce. Es im­por­tan­te pa­ra el guar­da­bos­que que él y su aman­te “ter­mi­na­ran jun­tos”, y Law­ren­ce jue­ga a evo­car el or­gas­mo de Connie (“co­mo una su­per­po­si­ción de ale­teo de sua­ves fla­mas, sua­ves co­mo plu­mas, co­rrien­do ha­cia pun­tos de bri­llan­tez”).

Law­ren­ce fue va­lien­te al es­cri­bir de se­xo y su­frió por eso. The Rain­bow (1915) don­de se atre­vió a tra­tar una re­la­ción lés­bi­ca, fue per­se­gui­da con éxi­to y la mi­tad de su ti­ra­je fue que­ma­da en pú­bli­co. Lady Chat­ter­ley no apa­re­ció has­ta 1960, con­si­guién­do­le ins­tan­tá­nea­men­te a su edi­to­rial, Pen­guin, un jui­cio de obs­ce­ni­dad que hi­zo épo­ca, don­de los abogados pe­lea­ron con los crí­ti­cos li­te­ra­rios acer­ca de si Law­ren­ce era lo su­fi­cien­te­men­te “re­ve­ren­te” cuan­do ala­bó “el pe­so de las bo­las de un hom­bre”. Pe­ro Pen­guin ga­nó el ca­so, des­pués del cual, Fanny Hill in­clu­so fue fi­nal­men­te pu­bli­ca­da de for­ma ade­cua­da. To­dos te­ne­mos una deu­da con Law­ren­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.