ES­TAR A LA AL­TU­RA

Ja­mes Fe­rra­ga­mo, de 45 años, ha pa­sa­do su vi­da in­mer­so en la le­yen­da de la em­pre­sa de su abue­lo. Aquí nos ha­bla de su pro­pio gus­to pa­ra los za­pa­tos, sus re­glas pa­ra ves­tir y por qué los es­ta­dou­ni­den­ses pue­den ser más “ex­pe­ri­men­ta­les”.

Esquire (México) - - Es­ti­lo | Le­ga­do -

ESQ: ¿Có­mo fue cre­cer en la fa­mi­lia Fe­rra­ga­mo?

JA­MES FE­RRA­GA­MO: Me crié en la ca­sa con­ti­gua a la de mi abue­la. Así que de ni­ño pu­de pa­sar mu­cho tiem­po con ella. Es nues­tra pre­si­den­ta ho­no­ra­ria y a sus 95 años aún vie­ne a la ofi­ci­na. Gra­cias a ella Fe­rra­ga­mo hoy es­tá don­de es­tá. Cuan­do su es­po­so fa­lle­ció, ella re­cu­rrió a sus seis hi­jos pa­ra que hi­cie­ran reali­dad el sue­ño de Sal­va­to­re. En­ten­der los sa­cri­fi­cios que ella hi­zo fue un ejem­plo ro­tun­do de có­mo ser par­te del le­ga­do fa­mi­liar.

ESQ: ¿En dón­de em­pe­zas­te a tra­ba­jar?

JF: En­tre los 9 y los 13 años mi her­mano ge­me­lo y yo pa­sá­ba­mos nues­tras va­ca­cio­nes de ve­rano en­sam­blan­do za­pa­tos. In­ten­ta­mos ha­cer el me­nor da­ño po­si­ble, pe­ro no éra­mos los me­jo­res. Tal vez éra­mos de­ma­sia­do jó­ve­nes. Se re­quie­ren más de 120 eta­pas pa­ra en­sam­blar un za­pa­to. Es un pro­ce­so com­ple­jo, ¿sa­bes?

ESQ: ¿Las co­sas han cam­bia­do des­de en­ton­ces?

JF: Soy em­plea­do de Fe­rra­ga­mo pe­se a que soy miem­bro de la fa­mi­lia. Aún me re­por­to al CEO. Só­lo tres miem­bros de la fa­mi­lia de ca­da nue­va ge­ne­ra­ción pue­den for­mar par­te de la em­pre­sa. Pe­ro in­clu­so en las va­ca­cio­nes de la uni­ver­si­dad, era de­pen­dien­te en nues­tra tien­da en Be­verly Hills. Es im­por­tan­te en­ten­der al clien­te de esa for­ma: ver qué desea.

ESQ: ¿Por qué la re­gla de tres?

JF: Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo na­ce de una fa­mi­lia en un mi­llón y eso es irre­pe­ti­ble. Una em­pre­sa de­be­ría po­der re­es­truc­tu­rar­se y que­ría­mos lo­grar un equi­li­brio sano en­tre los miem­bros de la fa­mi­lia y una di­rec­ción de pro­fe­sio­na­les.

ESQ: ¿Por qué Fe­rra­ga­mo es tan va­lo­ra­do en­tre los fa­mo­sos?

JF: Siem­pre he­mos te­ni­do mu­cha pre­sen­cia en Holly­wood. El pri­mer tra­ba­jo im­por­tan­te de mi abue­lo fue con­fec­cio­nar za­pa­tos pa­ra las pri­me­ras pe­lí­cu­las de la in­dus­tria. Tam­bién era un ven­de­dor as­tu­to. Sus clien­tes fa­mo­sos vi­si­ta­ban la tien­da y ca­sual­men­te él es­ta­ba acom­pa­ña­do de un fo­tó­gra­fo pro­fe­sio­nal. Las fo­tos eran co­mo co­lo­car un pro­duc­to. Hoy aún co­la­bo­ra­mos con es­te ti­po de per­so­na­jes. He­mos tra­ba­ja­do con Tom Hanks, Tom Crui­se o Ro­bert Dow­ney Jr.

ESQ: ¿Có­mo te vis­tes por la ma­ña­na?

JF: Em­pie­zo con al­go que pue­da se­pa­rar, a ve­ces un tra­je sin cor­ba­ta o in­clu­so un sué­ter de cue­llo en V con al­gún de­ta­lle pa­ra que no pa­rez­ca una pie­za muy sim­ple. Por su­pues­to, com­ple­men­to con el cal­za­do ade­cua­do. Nues­tro Tra­mez­za es muy có­mo­do por la vi­ra y la sue­la do­bles. Se amol­da a la for­ma de tu pie.

ESQ: Sue­na muy ca­sual

JF: Si te po­nes un tra­je, es sen­ci­llo. Se­lec­cio­nas un tra­je, una ca­mi­sa, una cor­ba­ta y unos za­pa­tos. Pe­ro pue­de sen­tir­se ex­tre -ma­da­men­te for­mal, no es pa­ra to­dos los días. El hom­bre mo­derno ne­ce­si­ta ver­se un po­co de­por­ti­vo, pe­ro re­fi­na­do. De­pen­de de la ca­li­dad de las pren­das. Pien­sa en el sa­co: p odría s er s in f orro, por ejem­plo, lo cual le brin­da esa tex­tu­ra sua­ve. Si te vis­tes ca­sual, de­bes ha­cer­lo bien.

ESQ: Aho­ra tra­ba­jas en Ita­lia, pe­ro vi­vis­te mu­chos años en Es­ta­dos Uni­dos. ¿Qué di­fe­ren­cias per­ci­bes?

JF: La dol­ce vi­ta: así se re­pre­sen­ta el es­ti­lo de vi­da ita­liano y así es. Es­tá en la his­to­ria del país, a par­tir del Im­pe­rio Ro­mano. Hay una be­lle­za que per­du­ra. Los es­ta­dou­ni­den­ses qui­zá son más ex­pe­ri­men­ta­les. Adop­tan las ten­den­cias más rá­pi­do que los eu­ro­peos. Creo que es un país muy nue­vo.

ESQ: ¿Cuál es tu me­jor con­se­jo de es­ti­lo?

JF: Pa­ra mí es fá­cil de­cir­lo, pe­ro nun­ca sa­cri­fi­ques los za­pa­tos: des­de el pun­to de vis­ta es­té­ti­co, pe­ro más im­por­tan­te, des­de la co­mo­di­dad. Se le de­be po­ner mu­cha aten­ción a al­go tan im­por­tan­te co­mo los pies, pues car­gan to­do el pe­so cor­po­ral. Los za­pa­tos de­ben ser her­mo­sos, sí, pe­ro al ter­mi­nar el día los pies no de­ben sen­tir­se can­sa­dos.

“SE RE­QUIE­REN MÁS DE 120 ETA­PAS PA­RA EN­SAM­BLAR UN ZA­PA­TO. ES UN PRO­CE­SO COM­PLE­JO, SA­BES?”

Fo­tos: Shut­ters­tock, Getty Images, Wi­rei­ma­ge, S tu­dio D y Film­ma­gic

Za­pa­tos Tra­mez­za de edi­ción es­pe­cial, te­nis, cin­tu­rón, cor­ba­ta ver­de oli­vo y cor­ba­ta cre­ma, to­do de Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo.Fe­rra­ga­mo es fa­vo­ri­to en­tre los hom­bres que ca­mi­nan por la al­fom­bra ro­ja con fre­cuen­cia. Des­de arri­ba: Brad Pitt, Ryan Gos­ling, Jo­seph Gor­don-Le­vitt, Ja­ke Gy­llen­haal y Bradley Coo­per.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.