DA­VID COG­GINS

La tien­da mul­ti­mar­ca Sil­ver Deer, en la Ciu­dad de Mé­xi­co, pre­sen­tó el nue­vo li­bro de es - ti­lo mas­cu­lino: Men and Sty­le de Da­vid Cog­gins. Pla­ti­ca­mos con el es­cri­tor y edi­tor de es - ta gran obra, pa­ra co­no­cer más so­bre sus me­jo­res y peo­res ex - pe­rien­cias

Esquire (México) - - Es­ti­lo | Per­so­na­je - Por: Pao­la De Ve­las­co

Es­te li­bro es más que unas sim­ples re­glas de có­mo ves­tir o una guía de es­ti­lo. El au­tor bus­ca cam­biar y ha­cer con­cien­cia so­bre la vi­sión que te­ne­mos de la mo­da y po­der ver más allá de un lo­go, una mar­ca o el pre­cio de una pren­da. En el li­bro po­dre­mos en­con­trar en­sa­yos y en­tre­vis­tas de al­gu­nos íco­nos de es­ti­lo co­mo Lee Mar­vin, Mi­chael Cai­ne, Mi­les Da­vis y Den­nis Hop­per, en­tre otros, pa­ra co­no­cer sus anéc­do­tas de có­mo lle­ga­ron a ser per­so­na­jes que ins­pi­ran en la in­dus­tria de la mo­da, hoy en día.

ES­QUI­RE: Es­cri­bes de mu­chos te­mas, des­de es­ti­lo y via­jes, has­ta pes­ca, ¿cuál es el te­ma que más te apa­sio­na?

DA­VID COG­GINS: Mi hobby fa­vo­ri­to es la pes­ca con mos­ca. La ma­yor par­te de mi in­fan­cia la pa­sé en una ca­ba­ña que tie­ne mi fa­mi­lia, dón­de so­lía pes­car, de ahí na­ció mi gus­to por es­ta prác­ti­ca. Me gus­ta es­tar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za y no pen­sar en na­da, es la es­ca­pa­da per­fec­ta fue­ra de la ciu­dad.

ESQ: ¿Có­mo de­fi­nes la pa­la­bra “es­ti­lo”?

DC: Creo que la pa­la­bra re­fle­ja quién eres y có­mo ves al mun­do. Es ver más allá de la ro­pa.

ESQ: ¿Có­mo des­cri­bi­rías el tu­yo? ¿Tie­nes al­gu­na ins­pi­ra­ción?

DC: Un buen tra­je sas­tre con un cor­te clásico, con un to­que di­fe­ren­te es mi out­fit per­fec­to. Los co­lo­res y tex­tu­ras que uti­li­zan los ita­lia­nos son una gran ins­pi­ra­ción pa­ra mí, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te un per­so­na-

“LA PA­LA­BRA ES­TI­LO RE­FLE­JA QUIÉN ERES Y CÓ­MO VES AL MUN­DO”.

je al cual ad­mi­ro es Lu­ciano Bar­be­ra.

ESQ: ¿En qué lu­gar del mun­do crees que es­tán los hom­bres con me­jor sen­ti­do de la mo­da?

DC: Es una muy bue­na pre­gun­ta, creo que en Ná­po­les, Ita­lia. Ahí es en don­de es­tán los hom­bres con más es­ti­lo, no es cues­tión de di­ne­ro o fa­ma, es una cues­tión de cul­tu­ra. Aun­que ten­go que de­cir que tam­bién me gus­ta co­mo se vis­ten en Pa­rís, To­kio y Nue­va York, pe­ro mi co­ra­zón de­fi­ni­ti­va­men­te es­tá en Ita­lia.

ESQ: ¿Cuá­les son tus re­glas o con­se­jos pa­ra el buen ves­tir?

DC: Creo que hay bas­tan­tes re­glas, pe­ro nor­mal­men­te el hom­bre me­jor ves­ti­do las rom­pe. In­de­pen­dien­te­men­te de es­to, siem­pre de­bes in­ten­tar pre­sen­tar la me­jor ver­sión de ti.

ESQ: ¿Cuál es el error de mo­da más me­mo­ra­ble que has co­me­ti­do?

DC: E n mi g ra­dua­ción de p re­pa­ra­to­ria. Pla­neé mi out­fit con mu­cho cui­da­do y lo con­sul­té con va­rias per­so­nas. Usé un es­mo­quin con jeans, aho­ra no creo que ha­ya si­do una ma­la idea, pe­ro en ese mo­men­to no es­ta­ba lis­to pa­ra lle­var­lo a ca­bo.

ESQ: Una po­se­sión de la que nun­ca te des­ha­rías y ¿por qué?

DC: Ten­go un tra­je de mi abue­lo, no es na­da lu­jo­so, pe­ro cuan­do lo uti­li­za­ba, sen­tía una co­ne­xión con él. Pa­ra mí, el sig­ni­fi­ca­do que les da­mos a las pren­das es más im­por­tan­te que el nom­bre de una mar­ca, un lo­go o el pre­cio de la mis­ma.

ESQ: ¿Con­se­jos pa­ra ves­tir con es­ti­lo du­ran­te la tem­po­ra­da de ve­rano?

DC: Creo que un sa­co de­por­ti­vo blan­co es una pie­za in­dis­pen­sa­ble pa­ra el ve­rano, de es­ta for­ma re­fle­jas el look and feel de la tem­po­ra­da.

ESQ: Ade­más de la ro­pa, ¿qué te apa­sio­na?

DC: Me apa­sio­na la pin­tu­ra. Pe­ro en ge­ne­ral dis­fru­to de­ma­sia­do via­jar y com­par­tir his­to­rias con gen­te des­co­no­ci­da pa­ra des­pués po­der co­mu­ni­car un po­co de sus in­tere­ses.

ESQ: ¿Qué quie­res trans­mi­tir con el nue­vo li­bro?

DC: Es muy bue­na pre­gun­ta, qui­sie­ra que los hom­bres sien­tan cier­ta sim­pa­tía con los de­más y así ser me­jo­res se­res hu­ma­nos. Con es­te li­bro no só­lo quie­ro com­par­tir so­bre mo­da, sino tam­bién so­bre la so­li­da­ri­dad que se ne­ce­si­ta en­tre no­so­tros.

ESQ: ¿Có­mo de­ci­dis­te a cuá­les per­so­na­jes mos­trar en tu li­bro?

DC: Un fac­tor im­por­tan­te pa­ra la se­lec­ción fue una sen­ci­lla ra­zón. Ele­gí per­so­na­jes con di­fe­ren­tes es­ti­los y con los cua­les me in­ter­sa­ría to­mar un tra­go y com­par­tir his­to­rias.

ESQ: ¿Cuál ha si­do la ex­pe­rien­cia más di­fí­cil al es­cri­bir­lo?

DC: Tra­ba­jar en un li­bro es al­go dra­má­ti­co, es una com­bi­na­ción de mu­chas dis­ci­pli­nas de las cua­les tie­nes que es­tar al pen­dien­te; de ca­da una de ellas. Po­der cap­tu­rar la esen­cia de las per­so­nas al en­tre­vis­tar­las, es al­go in­creí­ble.

ESQ: ¿Có­mo fue que em­pe­zas­te en la in­dus­tria de la mo­da?

DC: Em­pe­cé es­cri­bien­do so­bre ar­te, pe­ro hu­bo un mo­men­to que que­ría ha­cer más que eso. Di un pa­so atrás y con­si­de­ré es­cri­bir so­bre otros te­mas que me im­por­tan co­mo la pes­ca, via­jes y mo­da mas­cu­li­na. Era un pa­so com­pli­ca­do en mi ca­rre­ra pe­ro así apren­dí a ser más ver­sá­til en mi es­cri­tu­ra. He co­la­bo­ra­do en re­vis­tas co­mo Es­qui­re US, y The Wall Street Jour­nal.

ESQ: ¿A qué di­se­ña­dor ad­mi­ras?

DC: Mas­si­mo Al­ba, Sal­va­to­re Pic­co­lo y Paul Smith. Pe­ro pa­ra no que­dar­me atra­pa­do en nom­bres de di­se­ña­do­res fa­mo­sos, siem­pre men­ciono a los ta­len­to­sos sas­tres que he co­no­ci­do al­re­de­dor del mun­do, aun­que nun­ca ter­mi­na­ría esa lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.