CÁ­SA­TE TÚ, a mí me DE­JAS EN PAZ

Esquire (México) - - Co­lum­na - Por: Ro­dri­go Mo­reno

El ma­tri­mo­nio se em­pie­za a con­ver­tir en una es­pe­cie de ta­bú pa­ra nues­tra so­cie­dad, al­go que re­sul­ta más in­có­mo­do de ha­blar (in­de­pen­dien­te­men­te de tu pre­fe­ren­cia) que cual­quier otro te­ma. Es ese te­ma que na­die quie­re to­car. Tan­to mi pa­pá co­mo mi abue­lo ya es­ta­ban ca­sa­dos a mi edad. Yo voy ca­mino a los trein­ta sin si­quie­ra es­tar cer­ca de una bo­da. Es más, lo veo tan le­jano que an­tes me preo­cu­pa una co­lo­nos­co­pia que el ma­tri­mo­nio.

Te­ner una “no­via” en el mis­mo sen­ti­do en que tu pa­pá y tu abue­lo la te­nían en sus épo­cas, es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble hoy. Cuan­do ellos te­nían una “no­via” era por­que exis­tía una al­ta pro­ba­bi­li­dad de que se ca­sa­ran. Mi abue­lo me ha con­ta­do que só­lo tu­vo dos (sí, en plu­ral): la pri­me­ra y con la que se ca­só. La ge­ne­ra­ción de mi pa­pá fue di­fe­ren­te, él pre­su­me unas cuan­tas más. En mi ca­so, van seis “no­vias” for­ma­les, más al­gu­nas in­for­ma­les y se­gui­mos con­tan­do. En­tre más re­cien­te la ge­ne­ra­ción, me­nos va­lor se le da a la sa­gra­da ins­ti­tu­ción del no­viaz­go. És­ta ha ido de ser un pa­so an­tes del ma­tri­mo­nio, en el que de ma­ne­ra res­pon­sa­ble se co­no­cen y pon­de­ran el for­mar un víncu­lo eterno, a uno an­tes de te­ner re­la­cio­nes se­xua­les y de ma­ne­ra res­pon­sa­ble pla­near un via­je en pa­re­ja a la pla­ya -no le di­gan a mi abue­la que di­je eso, por fa­vor.

Años atrás se es­pe­ra­ba que una mu­jer se ca­sa­ra jo­ven. Mien­tras más atrás te va­yas, más jo­ven se es­pe­ra­ba es­to su­ce­die­ra. Si pa­sa­ba el tiem­po y no ha­bía ani­llo en el de­do anu­lar de la mano iz­quier­da, una ni­ña em­pe­za­ba a ser iden­ti­fi­ca­da co­mo “la tía que­da­da”. Se­gún una es­ta­dís­ti­ca, en­con­tra­da en una du­do­sa pá­gi­na de in­ter­net, en 1950 el pro­me­dio de edad al ca­sar­se era de 22 años en los hom­bres y 20 en las mu­je­res. Y an­tes de eso pre­fie­ro no in­ves­ti­gar por­que ten­go la te­rri­ble sos­pe­cha de que los 16 años eran can­cha re­gla­men­ta­ria.

Si yo hu­bie­ra si­do una man­za­na a los 22, no ha­bría es­ta­do ni ri­ca, ni cer­ca de caer­me de la ra­mi­ta. Bá­si­ca­men­te aca­ba­ban la pre­pa y se ca­sa­ban. Una im­pro­vi­sa­da en­cues­ta en­tre mis co- no­ci­dos me di­ce que la es­ta­dís­ti­ca en es­tos días es­tá en los 28 pa­ra la mu­jer y 30 pa­ra el hom­bre. En con­clu­sión: la edad pro­me­dio de ma­tri­mo­nio tie­ne una ten­den­cia a au­men­tar con el pa­so del tiem­po.

¿Qué es lo que va cam­bian­do con el tiem­po, que avien­ta la edad pro­me­dio de ma­tri­mo­nio ca­da vez más al­to? De­fi­ni­ti­va­men­te el re­co­no­ci­mien­to de la igual­dad de la mu­jer fren­te al hom­bre es una de las ra­zo­nes. An­tes, los hom­bres es­pe­ra­ban una mu­jer lis­ta pa­ra cui­dar a los hi­jos, la­var la ro­pa y pre­pa­rar la ce­na. Aho­ra a las mu­je­res no les in­tere­sa la pro­fe­sión de “ama de ca­sa”. No que sea ma­lo de­di­car­se a la ca­sa, pe­ro aho­ra es una la­bor más com­par­ti­da que an­tes, y de­fi­ni­ti­va­men­te pue­de es­pe­rar an­te otras prio­ri­da­des en la vi­da.

Pe­ro tam­bién el hom­bre ha cam­bia­do. Te­ner que man­te­ner una fa­mi­lia só­lo por­que es lo que tu so­cie­dad man­da es una de las co­sas que ya no per­mi­ti­mos y si la mu­jer quie­re apor­tar in­gre­so y pa­ra ello tra­ba­jar, ya es per­mi­ti­do. A los 22 años yo no es­ta­ba lis­to pa­ra man­te­ner una fa­mi­lia. Hoy, a los 28, si­go sin es­tar lis­to pa­ra ha­cer­lo. Si me vie­ra obli­ga­do, sin lu­gar a du­das ten­dría que “ma­du­rar” al ins­tan­te (si eso es po­si­ble). Pe­ro ¿por qué chin­ga­dos ten­go que echar­me a la es­pal­da res­pon­sa­bi­li­da­des que no quie­ro car­gar to­da­vía? An­tes de eso quie­ro via­jar, co­no­cer, arries­gar mi vi­da ha­cien­do pen­de­ja­das y gas­tar mi di­ne­ro en lo que yo quie­ra, aun­que eso sea un ca­ba­llo per­che­rón que no ca­be en mi de­par­ta­men­to y que la po­li­cía de trán­si­to no me de­ja mon­tar en el se­gun­do pi­so del Pe­ri­fé­ri­co aun­que trai­ga mi TAG.

No sé si la edad pro­me­dio pa­ra con­traer ma­tri­mo­nio se­gui­rá cre­cien­do. Su­pon­go, por la ten­den­cia his­tó­ri­ca, que así su­ce­de­rá. Lo que de­fi­ni­ti­va­men­te no va a su­ce­der es que la ins­ti­tu­ción del ma­tri­mo­nio si­ga sien­do la mis­ma. De en­tra­da, hoy en día ya pue­den ca­sar­se dos per­so­nas del mis­mo se­xo, cues­tión que an­te­rior­men­te no era po­si­ble. Igual y en el fu­tu­ro ni si­quie­ra exis­ta el ma­tri­mo­nio, o igual y las le­yes in­ven­tan una fi­gu­ra nue­va que pro­te­ja los de­re­chos de pa­re­ja/fa­mi­lia sin la ne­ce­si­dad de crear un víncu­lo in­di­so­lu­ble y de tan­ta res­pon­sa­bi­li­dad co­mo el ma­tri­mo­nio.

Ha­blan­do de los ma­tri­mo­nios que sí su­ce­den, la can­ti­dad de di­vor­cios que exis­te es muy po­co alen­ta­do­ra. To­dos co­no­ce­mos la tí­pi­ca his­to­ria de los que se ca­sa­ron jó­ve­nes por amor y al año se di­vor­cia­ron, por amor a sí mis­mos. Si les pre­gun­tas a los di­vor­cia­dos, voy ga­nan­do. Su con­se­jo siem­pre va a ser “nun­ca te ca­ses” o -ju­ro, és­te sí fue con­se­jo de al­guien- “cá­sa­te jo­ven pa­ra di­vor­ciar­te tam­bién jo­ven y vol­ver a la sol­te­ría a bue­na edad”, pre­sien­to que en ello hay una sa­bi­du­ría in­trín­se­ca a la ex­pe­rien­cia. Cla­ro, hay otro sec­tor de­mo­grá­fi­co que in­clu­ye a mi pá­rro­co, mis pa­pás y abue­los, quie­nes con­si­de­ran voy per­dien­do en la ca­rre­ra de la vi­da. A ellos siem­pre les digo, si pre­gun­tan pa’ cuan­do el nie­to: “¿Quie­res que ten­ga un hi­jo? Óra­le, lo ten­go, pe­ro lo man­tie­nes tú”.

Si ab­so­lu­ta­men­te to­dos to­má­ra­mos con más se­rie­dad el ma­tri­mo­nio y la pa­ter­ni­dad, de­fi­ni­ti­va­men­te ten­dría­mos un mun­do me­jor. A ma­ne­ra de con­clu­sión, un sa­bio con­se­jo de mi tío Gu­me, fe­liz­men­te sol­te­ro a sus cin­cuen­ta y tan­tos: Pri­me­ro con­sí­gue­te un cac­tus. Si des­pués de un año no lo has ma­ta­do y la re­la­ción si­gue sien­do igual que al prin­ci­pio, ya pue­des pen­sar en cui­dar un ani­mal… y des­pués una per­so­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.