ES­PA­CIOS VI­SUA­LES

El ar­tis­ta Al­do Cha­pa­rro va si­guien­do (y crean­do) un pro­ce­so pro­pio, ese don­de el ar­tis­ta se en­tre­ga a sí mis­mo en el pre­sen­te, pa­ra rea­li­zar su tra­ba­jo.

Esquire (México) - - Chec­klist - Por: Ce­ci­lia de Maria y Cam­pos

Lo­gra­mos ha­cer un aná­li­sis del tra­ba­jo del ar­tis­ta, quien es­ta tem­po­ra­da sa­lió un po­co de su ru­ti­na y –sin ho­ra­rio de tra­ba­jo rí­gi­do- lo­gró in­ter­ve­nir al­gu­nos de los es­pa­cios del ho­tel El Gan­zo en Los Ca­bos, crean­do pie­zas que se die­ron de la me­jor ma­ne­ra: con­for­me a su re­la­ción con el lu­gar y el es­pa­cio, ba­jo si­tua­cio­nes idea­les que per­mi­ten crear des­de ce­ro.

IDEAS:

Pro­vie­nen del tra­ba­jo mis­mo. Cuan­do ter­mino una pie­za ha­go un aná­li­sis y pien­so en las co­sas que me in­tere­sa­ron de ese pro­ce­so o re­sul­ta­do, de ahí ge­ne­ro una nue­va pie­za o un gru­po de obras, de las cua­les ha­go el mis­mo aná­li­sis. ¿Qué me gus­tó de aquí? ¿Qué fun­cio­nó de aquí? ¿Qué va­le la pe­na se­guir ex­plo­ran­do? No son co­sas que se me ocu­rren de re­pen­te. Es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­das con mis pro­pios pro­ce­sos. Mis me­jo­res mo­men­tos son cuan­do to­do va bien, cuan­do es­toy con­ten­to, enamo­ra­do, ejer­ci­tán­do­me, co­mien­do. Pa­ra mí es muy com­ple­jo te­ner un mo­men­to inspirado por­que ne­ce­si­to es­tar así, ten­go que arre­glar to­do eso por­que sé que me va a per­mi­tir es­tar en el pre­sen­te, es­tar en­fo­ca­do.

CREA­CIÓN:

En ge­ne­ral hay tres pa­sos. El pri­me­ro es la idea y lue­go, es­co­ger un ma­te­rial. Si pien­so en un már­mol, no pue­de ser he­cha en vi­drio o ma­de­ra. Des­pués, si­gue el tiem­po de re­so­lu­ción, si la pie­za es­ta­ba he­cha pa­ra ser tra­ba­ja­da en una ho­ra y yo la ha­go en 30 mi­nu­tos, no fun­cio­na. Apren­dí que cuan­do do­mi­nas una téc­ni­ca, eso ha­ce que es­tés muy pre­sen­te. Es una lu­cha en­tre el ma­te­rial y tú, él tra­tan­do de do­mi­nar­te a ti y tú tra­tan­do de do­mi­nar­lo a él. Cuan­do do­mi­nas una téc­ni­ca son pro­ce­sos lar­gos, es tu man­do el que es­tá ha­cien­do el tra­ba­jo so­lo y tu ca­be­za pue­de es­tar en cual­quier otro la­do.

PIE­ZAS:

En las que son más icó­ni­cas de mi tra­ba­jo, las lá­mi­nas arru­ga­das de ace­ro inoxi­da­ble, pue­do tar­dar 30 mi­nu­tos en

MÉ­XI­CO:

só­lo una. Me in­tere­sa esa in­me­dia­tez. Mi es­ta­do de áni­mo o fí­si­co, la for­ma en la que me sien­to ese día, mi hu­mor, to­do se trans­mi­te en la pie­za.

MA­TE­RIA­LES:

Mis es­tu­dios son una es­pe­cie de la­bo­ra­to­rio. Es­ta­mos cons­tan­te­men­te tra­ba­jan­do con dis­tin­tos ma­te­ria­les y creo que he co­la­bo­ra­do con to­do: már­mol, bron­ce, neón, co­bre, ace­ro inoxi­da­ble, ce­rá­mi­ca, ma­de­ra, pin­tu­ra, vi­deo, luz. Con­si­de­ro que a ca­da idea le co­rres­pon­de un ma­te­rial es­pe­cí­fi­co y hay que te­ner esa sen­si­bi­li­dad pa­ra iden­ti­fi­car esa co­rres­pon­den­cia.

Pri­me­ro ten­go una ex­pe­rien­cia con el lu­gar, a par­tir de eso em­pie­zo a ge­ne­rar una pro­pues­ta, por eso es que to­do lo que hi­ce en El Gan­zo son co­sas que nun­ca ha­bía he­cho o ex­plo­ra­do: no sa­ber a qué lle­gas, vi­brar el es­pa­cio, sen­tir qué es lo que pue­des pro­po­ner­le al lu­gar que lo de­co­re, que real­men­te es­té in­te­gra­do. No lle­gar

IN­TER­VEN­CIO­NES:

con una co­sa que ya te­nía de otro la­do pa­ra echar­la a la pa­red, que eso siem­pre me pa­re­ce tris­te y ar­bi­tra­rio.

Una pla­ta­for­ma in­ter­na­cio­nal que no le de­be na­da a nin­gu­na de las gran­des. Tie­ne una can­ti­dad de mu­seos im­pre­sio­nan­te, y ex­tra­or­di­na­rios ar­tis­tas co­mo Fran­cis Alÿs o San­tia­go Sie­rra cu­ya ca­rre­ra de­to­nó aquí.

11. Una de las icó­ni­cas lá­mi­nas arru­ga­das de ace­ro inoxi­da­ble del ar­tis­ta pe­ruano.2. El ar­tis­ta Al­do Cha­pa­rro.3. La obra de Al­do Cha­pa­rro rea­li­za­da du­ran­te su estancia en el Ho­tel El Gan­zo en Los Ca­bos.

3

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.