EX­PLO­SIÓN DE PÍL­DO­RAS

Te has tra­ga­do la ob­se­sión por las vi­ta­mi­nas?

Esquire (México) - - Chec­klist - Por: Mark Ja­nows­ki

Por qué mi­llo­nes de per­so­nas al­re­de­dor del mun­do in­gie­ren vi­ta­mi­nas ex­tra de for­ma co­ti­dia­na? Sos­pe­cho que es por la com­bi­na­ción de la bús­que­da de una sa­li­da rá­pi­da y bue­na mer­ca­do­tec­nia. Las vi­ta­mi­nas y su­ple­men­tos son un ne­go­cio mul­ti­mi­llo­na­rio y las com­pa­ñías gas­tan mu­chí­si­mo di­ne­ro tra­tan­do de con­ven­cer­nos de que ne­ce­si­ta­mos sus pro­duc­tos. Y es una ven­ta fá­cil. En nues­tras men­tes, es una ecua­ción sim­ple: ¿ a quién no le gus­ta­ría echar­se una pas­ti­lli­ta al día y es­tar au­to­má­ti­ca­men­te sano?

Pe­ro, ¿es­tán lo­gran­do los con­su­mi­do­res sus ob­je­ti­vos? Pa­ra mí, la es­ta­dís­ti­ca más cla­ra es­tá en un es­tu­dio en el Jour­nal of the Ame­ri­can Me­di­cal As­so­cia­tion, que en­con­tró que só­lo al 23% de las per­so­nas que con­su­men vi­ta­mi­nas con re­gu­la­ri­dad le fue­ron re­co­men­da­das por un ex­per­to en el cui­da­do de la sa­lud, por lo que es di­fí­cil sa­ber real­men­te si es­tán te­nien­do efec­to o no. Así que, ¿hay al­gún be­ne­fi­cio tan­gi­ble?

Una se­rie de es­tu­dios pu­bli­ca­dos por el An­nals In­ter­nal Me­di­ci­ne en años re­cien­tes muestra que no se ha en­con­tra­do nin­gu­na evi­den­cia de que el con­su­mo de vi­ta­mi­nas a lar­go pla­zo me­jo­re la sa­lud car­día­ca o el ren­di­mien­to cog­ni­ti­vo. Un es­cri­to que acom­pa­ña­ba es­tos ha­llaz­gos lle­va­ba co­mo tí­tu­lo: “¡Su­fi­cien­te! De­ja de gas­tar di­ne­ro en vi­ta­mi­nas y su­ple­men­tos”. Co­mo si eso no fue­ra lo su­fi­cien­te­men­te acu­sa­dor, el Doc­tor Tim Byers del Cancer Cen­ter de la Uni­ver­si­dad de Co­lo­ra­do pre­sen­tó una in­ves­ti­ga­ción en el 2015 que afir­ma­ba que, cuan­do con­su­mi­dos en do­sis ma­yo­res a las re­co­men­da­das, los su­ple­men­tos vi­ta­mí­ni­cos pue­den au­men­tar el ries­go de cáncer. Es­to fue res­pal­da­do por in­ves­ti­ga­do­res del Co­pen­ha­gen Uni­ver­sity Hos­pi­tal, quie­nes con­clu­ye­ron que “el be­ta­ca­ro­teno, la vi­ta­mi­na E y gran­des can­ti­da­des de vi­ta­mi­na A pue­den aso­ciar­se con ca­sos de mor­ta­li­dad”.

És­ta no es una lla­ma­da pa­ra re­cha­zar por com­ple­to los su­ple­men­tos ali­men­ti­cios. Un es­tu­dio del 2015 en­con­tró que las cáp­su­las de zinc pue­den ser muy efec­ti­vas pa­ra tra­tar un res­fria­do co­mún. Su­ple­men­tos de acei­te de pes­ca­do tam­bién apa­re­cen en va­rios es­tu­dios co­mo be­né­fi­cos pa­ra la sa­lud car­día­ca. Así que la pre­gun­ta no es si “¿las vi­ta­mi­nas son bue­nas o ma­las?, sino “¿es­ta­mos in­gi­rien­do pas­ti­llas de for­ma responsable, de ma­ne­ra que pue­dan be­ne­fi­ciar nues­tra sa­lud?”.

La res­pues­ta a esa pre­gun­ta, en ge­ne­ral, es no. Pa­ra em­pe­zar, de­be­ría­mos es­tar ob­te­nien­do nues­tras vi­ta­mi­nas de la co­mi­da. Un ejem­plo ob­vio es el pes­ca­do. Es al­to en ome­ga 3, que se co­no­ce por ser bueno pa­ra re­du­cir la pre­sen­cia de coá­gu­los en la san­gre, ba­jar la pre­sión ar­te­rial y dis­mi­nuir el ries­go de en­fer­me­da­des del co­ra­zón. Al­gu­nos es­tu­dios tam­bién in­di­can que sir­ve pa­ra au­men­tar la ma­sa ósea.

To­das las vi­ta­mi­nas esen­cia­les que ne­ce­si­ta­mos las po­de­mos en­con­trar en una die­ta ba­lan­cea­da: vi­ta­mi­na A en za­naho­rias y plan­tas; vi­ta­mi­na B en plá­tano, len­te­jas y fri­jo­les; vi­ta­mi­na C en cí­tri­cos; vi­ta­mi­na E en nue­ces y se­mi­llas. No só­lo es­tas vi­ta­mi­nas son más po­ten­tes si pro­vie­nen de una fuen­te na­tu­ral, tam­bién vie­nen acom­pa­ña­das por otros nu­trien­tes, mi­ne­ra­les y an­ti­oxi­dan­tes que no en­con­tra­rás en otros su­ple­men­tos ali­men­ti­cios.

La die­ta no es la úni­ca for­ma na­tu­ral de re­gu­lar tus ni­ve­les de vi­ta­mi­nas. Es­tu­dios han en­con­tra­do evi­den­cia que su­gie­re que tres o más ho­ras de ejer­ci­cio a la se­ma­na po­drían au­men­tar los ni­ve­les de vi­ta­mi­na D. Otra in­ves­ti­ga­ción en­con­tró que el ejer­ci­cio tam­bién ayu­da­ba a au­men­tar ni­ve­les de vi­ta­mi­na B12, en un es­tu­dio con ra­tas de la­bo­ra­to­rio. Sin em­bar­go, si te en­cuen­tras ba­jo un ré­gi­men ali­men­ti­cio es­pe­cial o eres ve­gano, pro­ba­ble­men­te ne­ce­si­tes al­gún ti­po de su­ple­men­to, co­mo de B12. De igual ma­ne­ra, si tie­nes una con­di­ción mé­di­ca que pue­da oca­sio­nar que ten­gas de­fi­cien­cia vi­ta­mí­ni­ca, los su­ple­men­tos pue­den dar gran­des be­ne­fi­cios. El pun­to es que no de­be­rías te­ner un acer­ca­mien­to a las me­di­ci­nas “por si las du­das”. Si crees que eres de­fi­cien­te o te sien­tes dé­bil, ha­bla con un doc­tor. Ellos po­drán guiar­te con la me­jor ma­ne­ra de con­su­mir es­tos su­ple­men­tos, si es que los ne­ce­si­tas, y se ase­gu­ra­rán de que to­mes úni­ca­men­te lo que tu cuer­po ne­ce­si­ta.

“A QUIÉN NO LE GUS­TA­RÍA ECHAR­SE UNA PAS­TI­LLI­TA AL DÍA Y ES­TAR AU­TO­MÁ­TI­CA­MEN­TE SANO?”.

“Así que, ¿la pas­ti­lla azul me­jo­ra­rá mi piel, pe­ro la pas­ti­lla ro­ja me lle­va­rá al País de las Ma­ra­vi­llas Y me­jo­ra­rá mi piel?” - Neo (Kea­nu Ree­ves)en Ma­trix.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.