STAR WARS

Su­man ya cua­tro dé­ca­das des­de que La Fuer­za nos acom­pa­ña gra­cias al vas­to uni­ver­so que nos re­ga­ló Geor­ge Lu­cas. Es­te es un ho­me­na­je a los pri­me­ros hé­roes que nos hi­cie­ron vi­vir una gran his­to­ria que ocu­rrió ha­ce mu­cho tiem­po, en una ga­la­xia muy muy le­ja­na

Esquire (México) - - Por­ta­da - POR: MA­RIO P. SZÉ­KELY

STAR WARS ES PAR­TE DE NO­SO­TROS. HA­CE CUA­TRO DÉ­CA­DAS, GEOR­GE LU­CAS APUN­TÓ SU CÁ­MA­RA AL HO­RI­ZON­TE Y SIN SA­BER­LO EN­CUA­DRÓ LA HU­MA­NI­DAD DEL FU­TU­RO, AHÍ DON­DE SE­GUI­RÍAN HA­CIEN­DO FAL­TA LOS SUE­ÑOS. CON 33 AÑOS EN ESE EN­TON­CES, EL CI­NEAS­TA NA­CI­DO EN EL PO­BLA­DO DE MO­DES­TO, CA­LI­FOR­NIA, NO SOS­PE­CHA­BA QUE AUN ÍBA­MOS A ES­TAR AQUÍ, TO­DOS, ES­PE­RAN­DO QUE SUS PER­SO­NA­JES NOS SI­GAN CO­LO­CAN­DO EN EL PUER­TO DE DES­PE­GUE DE LA SA­LA DE CI­NE, APUN­TAN­DO A LAS ES­TRE­LLAS, PA­RA DE­CIR­NOS UNA VEZ MÁS, QUE EL PO­DER DE LOS CUEN­TOS DE HA­DAS ES IN­FI­NI­TO.

Les Im­pre­sio­nan­te! 'Star Wars' ha si­do mi vi­da. ¿Quién se hu­bie­ra ima­gi­na­do que es­ta pe­lí­cu­la hu­bie­ra te­ni­do tan­to im­pac­to en mí y en la de mi­les? Cam­bió tan­tas co­sas del mun­do pa­ra siem­pre”, di­ce Ste­ve Sans­weet a Es­qui­re Mé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca, di­rec­tor de la ofi­ci­na de re­la­ción con fans por par­te de Lu­cas­film LTD.

Na­da mal pa­ra una his­to­ria que ca­si no lle­ga a fil­mar­se. Cuan­do Lu­cas, sur­gi­do de las pri­me­ras fi­las de la uni­ver­si­dad, USC, po­see­dor del tí­tu­lo de di­rec­tor de ci­ne, de­ci­dió es­cri­bir so­bre cohe­tes y hé­roes con pis­to­la lá­ser, su idea era ha­cer una adap­ta­ción del se­rial do­mi­ni­cal Flash Gor­don (1936), to­pán­do­se con que los de­re­chos de los per­so­na­jes no es­ta­ban dis­po­ni­bles en ese mo­men­to.

Al mis­mo tiem­po, Lu­cas era con­si­de­ra­do por su men­tor Fran­cis Ford Cop­po­la ( El Pa­drino, 1972) pa­ra en­car­gar­se de su vi­sión de la gue­rra de Viet­nam, Apo­ca­lip­sis Aho­ra, la cual en un pun­to en­gu­lló al pro­duc­tor y obli­gó a Geor­ge a re­gre­sar a la me­sa de es­cri­tu­ra a ha­cer su pro­yec­to per­so­nal. Ahí le aguar­da­ban tra­zos a lá­piz en su li­bre­ta de apun­tes, con nom­bres de per­so­na­jes co­mo Lu­ke Star­ki­ller, la prin­ce­sa de On­dos y Je­di Ben­du, que lue­go se con­ver­ti­rían en Lu­ke Sky­wal­ker, la prin­ce­sa Leia y ObiWan Ke­no­bi.

Era 1973 y Lu­cas hi­zo lo que me­nos le gus­ta­ba del pro­ce­so de fil­mar: es­cri­bir. Ba­jo la creen­cia de po­seer “una bue­na idea en bus­ca de una his­to­ria”, ello lo lle­vó a ama­rrar­se a su si­lla por ocho ho­ras dia­rias. Si al fi­nal de la jor­na­da lle­ga­ba a es­cri­bir más de una pá­gi­na, él se da­ba de pre­mio po­der es­cu­char al­go en su to­ca­dis­cos. El pro­ce­so fue len­to y frus­tran­te, por mu­chos días en esa ofi­ci­na no se es­cu­chó no­ta mu­si­cal al­gu­na.

Co­mo ya mu­chos sa­ben aho­ra y el mis­mo mu­seo Smith­so­nian lo ha com­par­ti­do en su ex­po­si­ción “El Po­der del Mi­to”, Star Wars es­tá he­cho de mu­chas co­sas; pe­ro so­bre to­do de la ima­gi­na­ción de Lu­cas a sus 12 años, quien dis­fru­tó de los có­mics, las ma­ti­nés y el idea­lis­mo de la post-gue­rra, don­de no hu­bo du­da de quie­nes eran las fuer­zas del mal y que és­te po­dría ser en­fren­ta­do por un ba­ta­llón de in­tré­pi­dos pi­lo­tos en el Pa­cí­fi­co.

Ba­jo la con­vic­ción de que los ni­ños de los años 70 me­re­cían una his­to­ria don­de se apre­cia­ra cla­ra esa lu­cha en­tre el bien y el mal, Lu­cas no so­la­men­te es­cul­có su baúl de los re­cuer­dos, sino fue a la bi­blio­te­ca y re­le­yó los mi­tos clá­si­cos, ins­pi­ra­do por de­tec­tar los ar­que­ti­pos que Jo­seph Camp­bell anun­cia­ba que se re­pe­tían una y otra vez –y que ha­bla­ban di­rec­ta­men­te al sub­cons­cien­te de la hu­ma­ni­dad- en su li­bro de 1949, El Hé­roe de los Mil Ros­tros.

Star Wars trae­ría el sa­bor de mi­tos des­de El Rey Ar­tu­ro has­ta Pro­me­teo, cen­trán­do­se en el jo­ven Lu­ke Sky­wal­ker, lla­ma­do a la aven­tu­ra en su pla­ne­ta de­sér­ti­co Ta­tooi­ne, don­de se­ría ele­gi­do y en­tre­na­do por el ca­ba­lle­ro Je­di des­te­rra­do, Obi-Wan Ke­no­bi, pa­ra jun­tos tra­tar de res­ca­tar a la Prin­ce­sa Leia, se­cues­tra­da por el Im­pe­rio Ga­lác­ti­co y cu­yos de­sig­nios fas­cis­tas ate­mo­ri­za­ban a la

“STAR WARS SIEM­PRE HA SI­DO SO­BRE LA HIS­TO­RIA DE LA FA­MI­LIA SKY­WAL­KER”.

ga­la­xia con la es­ta­ción es­pa­cial bau­ti­za­da co­mo la Es­tre­lla de la Muer­te.

Y mien­tras el Em­pe­ra­dor desea­ba do­mi­nio y obe­dien­cia, su súb­di­to Darth Va­der usa­ba el mie­do pa­ra per­se­guir los úl­ti­mos es­bo­zos de es­pe­ran­za por par­te de la Alian­za Re­bel­de. Lu­cas con­ci­bió una gue­rra ci­vil es­pa­cial a dos ban­dos. Los Je­di re­pre­sen­ta­rían la pro­mo­ción de que el es­pí­ri­tu y la ge­ne­ro­si­dad pue­den ven­cer al fi­nal del día, con­tra el egoís­mo y co­rrup­ción de los Sith y del Im­pe­rio.

“Una co­sa que me pa­re­ció es­pec­ta­cu­lar de la pri­me­ra tri­lo­gía de Star Wars fue que Lu­ke no era na­die es­pe­cial, era só­lo un jo­ven gran­je­ro. Era al­guien que que­ría triun­far, en­con­tró al maes­tro in­di­ca­do, si­guió sus en­se­ñan­zas y fue ca­paz de sal­var a la ga­la­xia. Es exa­ge­ra­do, y fan­ta­sio­so, pe­ro muy ins­pi­ra­dor. Fue per­fec­ta pa­ra la épo­ca, cuan­do to­dos éra­mos cí­ni­cos en los años 70. Es asom­bro­so que no mu­cho ha cam­bia­do des­de en­ton­ces y és­ta es una opor­tu­ni­dad pa­ra es­ca­par de to­do eso, y al mis­mo tiem­po apren­der al­gu­nas lec­cio­nes de vi­da”, com­par­tió Mark Ha­mill cuan­do Lu­cas­film lo lla­mó de nue­va cuen­ta en el 2015 pa­ra ha­cer una nue­va tri­lo­gía de fil­mes ca­ta­pul­ta­dos por Star Wars, Epi­so­dio VII: El des­per­tar de la fuer­za.

Lo que nos lle­va a la in­elu­di­ble cuen­ta de có­mo Lu­cas ha con­ta­do su sa­ga es­pa­cial. En 1977, la tec­no­lo­gía no da­ba pa­ra po­der ma­te­ria­li­zar los an­te­ce­den­tes de la fa­mi­lia Sky­wal­ker, lle­van­do a Geor­ge a par­tir la his­to­ria en dos. “La pri­me­ra tri­lo­gía (epi­so­dios IV, V y VI) es so­bre los hi­jos, y las pre­cue­las (epi­so­dios I, II y III) so­bre los pa­dres”, ex­pli­có el di­rec­tor, escritor y pro­duc­tor al lan­zar sus tres cin­tas so­bre Ana­kin Sky­wal­ker, fu­tu­ro pa­dre de Lu­ke y lue­go ángel caí­do que se con­vier­te en el ma­lé­vo­lo Darth Va­der.

Cuan­do Lu­cas re­es­tre­nó Star Wars pre­vio al lan­za­mien­to de Star Wars: El Im­pe­rio Con­traa­ta­ca (1980), la au­dien­cia sa­lió ras­cán­do­se la ca­be­za pues el tí­tu­lo ve­nía acom­pa­ña­do del tex­to “Epi­so­dio IV”, con­fir­man­do que lo que se ha­bía pro­yec­ta­do tres años an­tes era una his­to­ria con­ta­da des­de la mi­tad ha­cia el fi­nal, lle­gan­do a cul­mi­nar en Star Wars, Epi­so­dio VI: El Re­gre­so del Je­di (1983). Lue­go ven­drían las pre­cue­las con La ame­na­za fantasma (1999), El ata­que de los clo­nes (2002) y La ven­gan­za de los Sith (2005), pa­ra com­ple­tar los epi­so­dios I al III.

“Star Wars siem­pre ha si­do so­bre la his­to­ria de la fa­mi­lia Sky­wal­ker y en el epi­so­dio VI con­clu­ye con la re­den­ción de Darth Va­der sal­va­do por su hi­jo”, ase­gu­ró Lu­cas al dar­le pun­to fi­nal a su tra­ba­jo de di­rec­tor con el Epi­so­dio III que co­lo­ca a la his­to­ria jus­to cuan­do na­ce Lu­ke Sky­wal­ker, a 20 años de los even­tos que

pre­sen­cia­mos en la ori­gi­nal y re­bau­ti­za­da Star Wars, Epi­so­dio IV: Una nue­va es­pe­ran­za (1977).

Lo que Lu­cas no con­tem­pló, es que aún cuan­do el uni­ver­so que ha­bía crea­do se ha des­bor­da­do en no­ve­las, có­mics, se­ries ani­ma­das co­mo Clo­ne Wars y Re­bels, ade­más de de­ce­nas de vi­deo­jue­gos y atrac­cio­nes has­ta en Dis­ney­lan­dia (in­clu­so no fal­tó el que fun­dó la re­li­gión Je­di); la in­men­si­dad de la pan­ta­lla del ci­ne si­gue sien­do el lien­zo na­tu­ral pa­ra vi­si­tar esa his­to­ria que su­ce­dió “ha­ce tiem­po, mu­cho tiem­po, en una ga­la­xia muy le­ja­na…”

Star Wars sal­tó a nues­tro si­glo XXI en di­ciem­bre del 2015, su­man­do el Epi­so­dio VII: El des­per­tar de la fuer­za a su le­ga­do, só­lo que es­ta vez Lu­cas no es­ta­ría pa­ra se­guir los pa­sos de los Sky­wal­ker. Tres años an­tes, el mi­llo­na­rio pro­duc­tor, ven­dió Lu­cas­film por 4.05 mil mi­llo­nes de dó­la­res, ce­dien­do el des­tino de los Sky­wal­ker y ami­gos a nue­vos es­cri­to­res y di­rec­to­res.

El triun­fo de la ven­ta de Lu­cas a la ca­sa de Mic­key Mou­se, fue la con­clu­sión de un ca­mino que ini­cia­ra cuan­do ade­más de ser afi­cio­na­do de Dis­ney por sus pe­lí­cu­las y pro­gra­mas de te­le­vi­sión, apren­dió del pro­duc­tor vi­sio­na­rio que el “mer­chan­di­sing” era la su­ma de la­dri­llos pa­ra cons­truir un reino. Mien­tras Walt res­ca­tó su em­pre­sa ven­dien­do re­lo­jes de su ra­tón, Geor­ge lo hi­zo ven­dien­do car­te­les de Star Wars, la no­ve­li­za­ción y el sound­track, pa­ra des­pués es­ta­llar con la ven­ta de los ju­gue­tes: per­so­na­jes y na­ves.

“En enero de 1977, Lu­cas­film man­dó a los due­ños de los ci­nes un afi­che a co­lor de Star Wars, pa­ra que se en­tu­sias­ma­ran al pro­gra­mar la pe­lí­cu­la ese ve­rano. El car­ton­ci­to lle­gó por co­rreo a mi ofi­ci­na del Wall Street Jour­nal; pe­ro el crí­ti­co de ci­ne del pe­rió­di­co lo ti­ró al ba­su­re­ro des­pués de ver­lo. Yo, pa­cien­te, al fi­nal del día lo sa­qué de ahí y ese se con­vir­tió en mi pri­mer co­lec­cio­na­ble de la pe­lí­cu­la”, re­cuer­da Sans­weet, quien por esos años era pe­rio­dis­ta neo­yor­quino y co­lec­cio­nis­ta de ju­gue­tes es­pa­cia­les, pa­ra des­pués aban­do­nar­lo to­do y de­di­car­se a la me­ra cons­truc­ción de su co­lec­ción.

Sans­weet, aho­ra de 72 años, es au­tor y co-au­tor de 16 li­bros de me­mo­ra­bi­lia de Star Wars, edi­fi­can­do el lla­ma­do Ran­cho Obi-Wan (alu­sión del cuar­tel de Lu­cas por mu­chos años en Ca­li­for­nia, Sky­wal­ker Ranch), en una su­per­fi­cie de 930 mil me­tros cua­dra­dos (ca­si una hec­tá­rea), don­de dos edi­fi­cios ti­po gra­ne­ro con­tie­nen 400 mil ob­je­tos del uni­ver­so de Star Wars.

“Mi co­lec­ción mues­tra la pa­sión de los fans ha­cia Star Wars y mues­tra tam­bién có­mo las co­sas han cam­bia­do du­ran­te es­tos 40 años. Y tam­bién hay mu­chos ítems y ar­te crea­do por fans. Hay una co­lec­ción de tan­tas co­sas: al­gu­nas que te ha­rán son­reír, otras in­clu­so sa­car­te una car­ca­ja­da y co­sas que real­men­te van a ir di­rec­ta­men­te a tu co­ra­zón”, com­par­te San­weet, quien in­vier­te tres ho­ras de su tiem­po pa­ra dar el tour a sus vi­si­tan­tes del Ran­cho Obi-Wan, la cual des­de 2014, fue re­co­no­ci­da por el Li­bro Guin­ness de los ré­cords co­mo la má­xi­ma co­lec­ción en el pla­ne­ta de una so­la per­so­na. En­tre su ex­po­si­ción se en­cuen­tra una pi­ña­ta me­xi­ca­na de una cria­tu­ra Bant­ha con to­do y su ji­ne­te Tus­ken.

El en­tu­sias­mo de Sans­weet es com­par­ti­do por mi­les de afi­cio­na­dos en el mun­do, quie­nes si pu­die­ran via­jar en el tiem­po, se­gu­ro lo ha­rían a ma­yo 25 de 1977, cuan­do la mú­si­ca de John Wi­lliams los cim­bró en su asien­to y los arro­jó a un si­tio don­de mu­chos qui­sie­ron que­dar­se a vi­vir pa­ra siem­pre.

Sans­weet, te­nien­do en las ma­nos la ci­fra que al­re­de­dor de 33.5 mil mi­llo­nes de dó­la­res se han re­cau­da­do por la fas­ci­na­ción a la má­xi­ma pro­pie­dad de Lu­cas­film, con­clu­ye con en­tu­sias­mo: “creo que he­mos for­ma­do ya una co­mu­ni­dad al­re­de­dor de Star Wars. Mu­chas per­so­nas aman to­do so­bre es­tas pe­lí­cu­las, otras no to­do y lo re­cla­man pú­bli­ca­men­te; pe­ro to­dos sien­ten ese es­pí­ri­tu de ser due­ños de es­ta ma­ra­vi­llo­sa his­to­ria de lu­cha en­tre el bien y el mal. Lo que su­ce­de con el “mer­chan­di­sing” es que pue­des lle­var­te

CUAN­DO LU­CAS PRE­SEN­TÓ EL PRI­MER COR­TE DE STAR WARS A SUS AMI­GOS EN UNA REUNIÓN, EL ÚNI­CO QUE LO CE­LE­BRÓ FUE SPIEL­BERG.

a tu ca­sa un pe­da­ci­to de es­tos gran­des per­so­na­jes y uni­ver­so. Es un mun­do in­men­so que creó Geor­ge Lu­cas, en el que po­de­mos ir a don­de que­ra­mos, jun­to con él, ha­cia el fu­tu­ro.”

LA RE­BE­LIÓN DE LU­CAS

Se­guir la odi­sea de Geor­ge Lu­cas por ges­tar su Star Wars, es con­tar la his­to­ria del Holly­wood mo­derno, que se abrió pa­so cual Darth Va­der en­tran­do a una as­tro­na­ve sin pe­dir per­mi­so.

Lu­cas y su ami­go Ste­ven Spiel­berg ( En­cuen­tros cer­ca­nos del ter­cer ti­po), así co­mo Fran­cis Ford Cop­po­la ( El Pa­drino), Brian de Pal­ma ( Ca­rrie), John Mi­lius ( Co­nan, el bár­ba­ro), y Matt­hew Rob­bins (escritor de The Su­gar­land Ex­press pa­ra Spiel­berg), li­de­ra­ron a la ban­da que to­mó a Holly­wood por sor­pre­sa, vis­tien­do jeans y te­nis. La vie­ja guar­dia de los es­tu­dios tu­vo que ce­der, por pri­me­ra vez, va­rios de sus pues­tos a re­cién egre­sa­dos de es­cue­las de ci­ne co­mo USC, UCLA, NYU y Co­lom­bia Uni­ver­sity.

La fra­ter­ni­dad y com­pli­ci­dad que en­con­tra­mos en Lu­ke, el pi­ra­ta Han So­lo y la prin­ce­sa Leia, ade­más del fiel co­pi­lo­to Chew­bac­ca y los droi­des R2-D2 y C-3PO, es re­fle­jo del sen­tir y el tam­bor ba­tien­te que Lu­cas te­nía co­mo es­tu­dian­te re­bel­de y más tar­de co­mo egre­sa­do de USC.

Los pa­sos de es­te gru­po de ci­neas­tas se han en­tre­cru­za­do va­rias ve­ces y Star Wars tie­ne la anéc­do­ta que su ofi­ci­na de re­clu­ta­mien­to de ac­to­res, “cas­ting”, fue com­par­ti­da con la de Ca­rrie de De Pal­ma. Ac­to­res co­mo John Tra­vol­ta, Christopher Wal­ken, Nick Nolte y Tommy Lee Jo­nes, lle­ga­ron a leer los ro­les de Han So­lo y Lu­ke, pa­ra ser des­car­ta­dos por Lu­cas du­ran­te agos­to de 1975.

Amy Ir­ving, por ejem­plo, fue con­si­de­ra­da co­mo la Prin­ce­sa Leia, pe­ro ter­mi­nó co­mo la me­jor ami­ga de Ca­rrie en la cin­ta ba­sa­da en la no­ve­la de Step­hen King. Lue­go es­tu­vo ca­sa­da con Spiel­berg en­tre 1985 y 1989.

Ca­rrie Fis­her, hi­ja de la le­gen­da­ria Deb­bie Rey­nolds ( Can­tan­do ba­jo la llu­via), te­nía 19 años y só­lo ha­bía he­cho la pe­lí­cu­la Sham­poo con Wa­rren Beatty; pe­ro Fred Roos –quien ha­bía tra­ba­ja­do en Ame­ri­can Graf­fi­ti (1973) de Lu­cas- le in­sis­tió a Geor­ge que ella po­dría ser su prin­ce­sa Leia.

La be­lle­za y can­dor de Fis­her, fue­ron su­ma­dos a su ca­rác­ter y li­de­raz­go. Lu­cas rom­pió pa­ra­dig­mas con ella, vol­vién­do­la una prin­ce­sa que res­ca­ta­ba a sus res­ca­ta­do­res Han So­lo y Lu­ke.

Du­ran­te el ro­da­je, Fis­her tu­vo que con­sen­tir que su busto fue­ra ama­rra­do con ven­das, pa­ra que su per­so­na­je no fue­ra se­xua­li­za­do en una fá­bu­la pa­ra ni­ños. Lue­go en 1983, Ca­rrie con­ven­ció a Lu­cas de po­der re­ve­lar tam­bién su rol fe­me­nino co­mo una mu­jer segura de sí mis­ma en el as­pec­to fí­si­co, vis­tien­do ese fa­mo­so bi­ki­ni ti­po es­cla­va del pa­la­cio del ma­fio­so Jab­ba.

Y aun­que el ge­la­ti­no­so y gu­sa­no­so Jab­ba pe­re­ce en las ma­nos de Leia, tres dé­ca­das des­pués, pa­ra el es­treno del Epi­so­dio VII, Fis­her le di­jo a la pro­ta­go­nis­ta Daisy Rid­ley (Rey) que nun­ca per­mi­tie­ra que su per­so­na­je fue­ra vul­ne­ra­ble a ser un ob­je­to se­xual.

Pa­ra el pa­pel de Lu­ke Sky­wal­ker, el jo­ven de­bu­tan­te Mark Ha­mill re­ci­bió un gol­pe del des­tino, só­lo por­que le hi­zo ca­so a su ami­go Ro­bert En­glund (fu­tu­ro por­ta­dor de la más­ca­ra de Fred­die Krue­ger) de asis­tir a la au­di­ción de Star Wars.

Y pa­ra Han So­lo, su anéc­do­ta ya es le­yen­da en Holly­wood, al sa­ber­se que ha­bía he­cho un pe­que­ño rol en Ame­ri­ca Graf­fi­ti y de­ci­di­do a ga­nar­se unos dó­la­res, usó sus ha­bi­li­da­des de car­pin­te­ro pa­ra arre­glar la puer­ta de la ofi­ci­na don­de Lu­cas tra­ba­ja­ba.

Otra vez en­tró Roos a es­ce­na, em­pu­jan­do a Lu­cas a que sen­ta­ra a Ford en la me­sa de lectura de guión y ayu­da­ra a los ac­to­res que ha­cían au­di­ción co­mo ré­pli­ca de los diá­lo­gos. Así el crea­dor de Star Wars y lue­go de la se­rie de In­dia­na Jo­nes, se con­ven­ció que te­nía en Ha­rri­son al ca­pi­tán del Mi­lle­nium Falcon.

Con un ro­da­je en In­gla­te­rra, don­de el staff téc­ni­co pen­sa­ba es­ta­ba ha­cien­do la peor pe­lí­cu­la de la his­to­ria, Lu­cas vi­vió un ro­da­je ca­si frus­tra­do, li­mi­tan­do su di­rec­ción de ac­to­res a un: “¡más in­ten­so y más rá­pi­do!”

Los ac­to­res se reían tam­bién de los diá­lo­gos, mien­tras que en Ca­li­for­nia los efec­tos vi­sua­les no se com­ple­ta­ban e hi­cie­ron que el pre­su­pues­to cre­cie­ra. El ice­berg del Ti­ta­nic se aso­ma­ba an­te un Lu­cas que apos­tó por sus ar­tis­tas de la em­pre­sa ILM y la di­rec­ción de John Dyks­tra, pa­ra con­cluir la ha­za­ña. 20th Cen­tury Fox de­ci­dió en­ton­ces mo­ver el es­treno de la Na­vi­dad de 1976 al ve­rano del pró­xi­mo año.

Cuan­do Lu­cas pre­sen­tó el pri­mer cor­te de Star Wars a sus ami­gos en una reunión de fin de se­ma­na, el úni­co que lo ce­le­bró fue Spiel­berg. De Pal­ma, en­tre otros in­vi­ta­dos, le pre­gun­tó: “¿qué son esos se­res pe­lu­dos?”

Pe­ro el tiem­po le dio la ra­zón a Lu­cas. Star Wars es­ta­lló ese mes de ma­yo, tra­yen­do con­si­go la es­te­la de la me­jor ma­gia del ci­ne y de los me­jo­res hé­roes mi­to­ló­gi­cos. Na­da se­ría lo mis­mo pa­ra siem­pre en es­ta ciu­dad que co­lin­da con el Pa­cí­fi­co, co­mo pa­ra mi­les de ni­ños y jó­ve­nes que sin­tie­ron un lla­ma­do vo­ca­cio­nal al pre­sen­ciar a Lu­ke des­truir la Es­tre­lla de la Muer­te.

“Al fi­nal, la ex­pe­rien­cia de ca­da per­so­na no es so­bre las pa­la­bras es­cri­tas en el pa­pel, ni la pin­tu­ra o fil­me que se vio. Es so­bre su im­pre­sión emo­cio­nal de es­tar ahí. So­bre có­mo re­no­vó su fe y su es­pí­ri­tu. El ar­te es co­mu­ni­car­te con las emo­cio­nes de los se­res hu­ma­nos. Eso es lo que el ar­te rea­li­za, ya sea mú­si­ca, es­cri­tu­ra, gra­ba­dos o el mis­mo ci­ne. Con pe­lí­cu­las co­mo Star Wars, lo úni­co que es­tás ha­cien­do es con­tar una his­to­ria sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra cier­tas per­so­nas de una ma­ne­ra u otra, y to­cas una cuer­da emo­cio­nal que no po­drías ac­cio­nar con un ma­nual de ins­truc­cio­nes de­ta­lla­do, un aná­li­sis cien­tí­fi­co o una com­pli­ca­da ecua­ción ma­te­má­ti­ca”, com­par­tió Lu­cas en en­tre­vis­ta con quien es­cri­be, una ma­ña­na del 2002 en su ofi­ci­na del Sky­wal­ker Ranch, cuan­do en el um­bral del cam­bio del si­glo, Star Wars con­ti­nua- ba ahí. Y así lo se­gui­rá sien­do, mien­tras la an­tor­cha de la ima­gi­na­ción si­ga sien­do lle­va­da por ese ni­ño o ni­ña de 12 años.

“Star Wars es una his­to­ria uni­ver­sal

que ha­ce re­fe­ren­cia a de­ce­nas de cul­tu­ras, in­clu­so la me­xi­ca­na. Ha lo­gra­do ins­pi­rar a ge­ne­ra­cio­nes y a dos he­roi­cos me­xi­ca­nos sin quie­nes, la his­to­ria de Star Wars no exis­ti­ría: Ve­ró­ni­ca Segura que sal­vó la vi­da de Pad­me y Die­go Lu­na quien ro­bó los pla­nos de la Es­tre­lla de la Muer­te”, se­ña­la pun­tual­men­te Ju­lio Mo­reno, or­ga­ni­za­dor de las con­ven­cio­nes Star Wars en Mé­xi­co.

EL FU­TU­RO DEL FU­TU­RO

Mien­tras la em­pre­sa Dis­ney anun­cia que hay una cin­ta ga­ran­ti­za­da so­bre Star Wars por ca­da año has­ta el 2020, con el Epi­so­dio VIII a es­tre­nar­se es­te di­ciem­bre del 2017, pa­ra lue­go una aven­tu­ra de Han So­lo, el Epi­so­dio IV y una aven­tu­ra ex­tra cu­yo pro­ta­go­nis­ta es aún des­co­no­ci­do, los afi­cio­na­dos aun ce­le­bran el éxi­to de Ro­gue One: una his­to­ria de Star Wars, que ahon­da en la fra­ter­ni­dad y sa­cri­fi­cio de la Alian­za Re­bel­de.

Star Wars, epi­so­dio IX: Los úl­ti­mos Je­di, pon­drá el re­flec­tor nue­va­men­te en Lu­ke Sky­wal­ker, pe­ro es­ta vez co­mo un au­to-des­te­rra­do Je­di que usa a la Fuer­za pa­ra des­cu­brir ver­da­des con­tun­den­tes.

Star Wars si­gue for­jan­do au­dien­cias e in­flu­yen­do en el mis­mo ci­ne, acep­tan­do ple­na­men­te su rol en la cul­tu­ra pop des­de ha­ce cua­tro dé­ca­das e in­yec­tan­do el cos­qui­lleo a la re­be­lión.

O co­mo di­ría acer­ta­da­men­te la Prin­ce­sa Leia en la adap­ta­ción a no­ve­la de Star Wars (1977): “Es­ta­ban en el lu­gar y tiem­po equi­vo­ca­dos, na­tu­ral­men­te se con­vir­tie­ron en hé­roes”.

Fo­tos: Cortesía y Getty Images

Fo­tos: Is­tockp­ho­to y cortesía

Fo­tos: Getty Images y cortesía

Fo­tos: Getty Images y cortesía

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.