Hu­ma­nos y Go­ri­llaz

El pro­yec­to más pro­po­si­ti­vo de Da­mon Al­barn, re­gre­sa con ge­nia­les com­po­si­cio­nes y gran­des in­vi­ta­dos.

Esquire (México) - - En­tra­da -

Hu­manz apa­re­ce no só­lo co­mo in­me­jo­ra­ble pre­tex­to que los trae de­vuel­ta, sino tam­bién co­mo vál­vu­la de es­ca­pe por la cual ca­na­li­zan las ideas que bro­tan en me­dio de la tran­si­ción y la olea­da tur­bu­len­ta que sa­cu­de a nues­tro pla­ne­ta ca­si en cual­quier rin­cón. El sec­ta­ris­mo, las ten­sio­nes po­lí­ti­cas y un apa­ren­te re­tro­ce­so al áni­mo glo­ba­li­za­dor, se en­car­gan de pro­yec­tar un en­ra­re­ci­do pai­sa­je de pa­ra­noia cer­cano a la co­mi­ci­dad ab­sur­da. En­tre el har­taz­go, la con­fu­sión y la re­bel­día, se des­plie­ga un uni­ver­so pa­ra­le­lo que asu­me lo fan­tás­ti­co co­mo una po­si­bi­li­dad.

REALI­DAD PA­RA­LE­LA

A fi­nes del año pa­sa­do, Da­mon Al­barn ha­bía con­cen­tra­do una se­rie de 26 nue­vas can­cio­nes di­se­ña­das den­tro de ese am­bien­te al­terno lla­ma­do Go­ri­llaz. Tras la reunión de Blur y el lo­gro que sig­ni­fi­có el ál­bum The Ma­gic Whip (2015), el ar­tis­ta bri­tá­ni­co co­lo­có las ba­ses pa­ra la con­ti­nua­ción del pro­yec­to que ini­ció a fi­nes de los no­ven­ta con la in­ten­ción de re­crear una par­te de lo que sim­ple­men­te no tie­ne ca­bi­da en una ban­da de rock. Fue así co­mo el in­ge­nio pro­lí­fi­co y ca­rác­ter dis­ci­pli­na­do de Al­barn, de­ri­va­ron en lo que se­ría la quin­ta en­tre­ga de Go­ri­llaz.

Apo­ya­do en el tra­ba­jo vi­sual sa­li­do de la men­te del di­bu­jan­te Ja­mie Hew­lett, el cuar­te­to in­te­gra­do por per­so­na­jes fic­ti­cios sur­ge por una ne­ce­si­dad ini­cial mo­ti­va­da por el abu­rri­mien­to. Al no­tar el pro­me­dio es­ti­lís­ti­co con el que se rea­li­za­ba la ma­yo­ría de los vi­deo­clips, fue pre­ci­sa­men­te es­te his­to­rie­tis­ta quien pen­só en la po­si­bi­li­dad de crear un gru­po que fue­ra ca­paz de pres­cin­dir de un ros­tro de car­ne y hue­so pa­ra sus­ten­tar las can­cio­nes que el lí­der de Blur ha­bía es­cri­to con un en­fo­que en el ám­bi­to del hip hop y una elec­tró­ni­ca que po­día ser tan en­so­ña­do­ra co­mo vi­bran­te y en la cual tam­bién ha in­ter­ve­ni­do el pro­duc­tor Dan the Au­to­ma­tor.

El te­lón di­gi­tal se abrió en 2001 pa­ra de­jar­nos se­du­cir por el de­but pro­ta­go­ni­za­do por 2D, Nood­le, Mur­doc Nic­cals y Rus­sel Hobbs. Me­dian­te un jue­go es-

ta­ble­ci­do con el uso de di­fe­ren­tes téc­ni­cas de ani­ma­ción y co­la­bo­ra­cio­nes de otros mú­si­cos, Go­ri­llaz emer­ge co­mo un la­bo­ra­to­rio don­de la li­bre com­bi­na­ción de tex­tu­ras so­no­ras le per­mi­te de­li­near un per­fil pe­cu­liar­men­te res­ba­la­di­zo y go­zo­sa­men­te in­cla­si­fi­ca­ble. De ahí se des­pren­de la li­ber­tad con la que han des­fi­la­do par­ti­ci­pa­cio­nes de per­so­na­jes co­mo Ibrahim Fe­rrer, Lou Reed o Bobby Wo­mack, así co­mo los no me­nos ve­te­ra­nos de The Clash: Mick Jo­nes y Paul Si­mo­non.

SOR­PRE­SA FI­NI­SE­CU­LAR

Des­pués de un re­ce­so de cin­co años y es­pe­cu­la­cio­nes pro­vo­ca­das por los mis­mos per­so­na­jes en torno al fu­tu­ro de la ban­da y de la trin­che­ra que re­pre­sen­ta Kong Stu­dios –otro in­ven­to que sus­ten­ta su enig­má­ti­ca his- to­ria–, sa­le a la luz Hu­manz in­mer­so en un es­ce­na­rio po­lí­ti­co cu­ya na­tu­ra­le­za im­pre­de­ci­ble sa­cu­dió al­gu­nas ideas ori­gi­na­les. Una vez que to­dos des­per­ta­mos con la no­ti­cia de Do­nald Trump co­mo nue­vo pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, Da­mon Al­barn tra­ba­jó so­bre al­gu­nos cam­bios. Las re­fe­ren­cias que en su mo­men­to ha­bían re­gis­tra­do alu­dien­do al en­ton­ces candidato por el par­ti­do re­pu­bli­cano, fue­ron eli­mi­na­das por com­ple­to. Las bo­rró de úl­ti­mo mo­men­to por la sen­ci­lla ra­zón de “no dar­le más fa­ma a la per­so­na más fa­mo­sa del mun­do”, de acuer­do con de­cla­ra­cio­nes he­chas al dia­rio bri­tá­ni­co The Guar­dian. Una de sus fuen­tes de ins­pi­ra­ción, des­pués de to­do, evi­tó con­ver­tir­se en asun­to ex­plí­ci­to pa­ra que­dar co­mo la pro­vo­ca­ción co­lo­ca­da en la pe­num­bra pe­ro que im­pul­só la com­po­si­ción de can­cio­nes co­mo “Bus­ted and Blue” y “Ha­lle­lu­jah Mo­ney” con la sin­gu­lar voz de Ben­ja­min Cle­men­ti­ne. Y den­tro del nue­vo es­pec­tro, la di­ná­mi­ca de in­vi­ta­dos que dis­tin­gue el pro­yec­to in­clu­ye a per­so­na­li­da­des va­rio­pin­tas co­mo las de Gra­ce Jo­nes y De La Soul, la co­lom­bia­na Ka­li Uchis y su an­ti­guo ri­val Noel Ga­llag­her en la em­ble­má­ti­ca “We Got the Po­wer”.

Si bien el ál­bum Plas­tic Beach (2010) sig­ni­fi­có en bue­na me­di­da un se­ña­la­mien­to eco­ló­gi­co, Hu­manz apun­ta di­rec­ta­men­te al ori­gen. El pen­sa­mien­to ac­tual de la hu­ma­ni­dad co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra el des­equi­li­brio y su ame­na­za por des­es­ta­bi­li­zar un sis­te­ma que de por sí ha mos­tra­do des­de ha­ce tiem­po sín­to­mas de des­gas­te. Así es co­mo Da­mon Al­barn y aso­cia­dos co­nec­tan los pun­tos de cier­ta de­ca­den­cia y de­sen­can­to. Pe­ro los co­lo­can de tal ma­ne­ra que es po­si­ble tam­bién la re­con­fi­gu­ra­ción, pa­ra evi­tar caer en el abis­mo de la de­silu­sión y así atraer sen­ti­mien­tos que pue­den so­por­tar aún ras­tros de op­ti­mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.