TEM­PO­RA­DA DE IN­FLUEN­CERS

Mien­tras que los pe­sos de la pu­bli­ci­dad se mu­dan al reino di­gi­tal, las agen­cias de mer­ca­do­tec­nia de ni­cho co­mo “Squad So­cial” han en­con­tra­do nue­vas ma­ne­ras de ga­nar­se tu co­ra­zón y tus li­kes.

Esquire (México) - - Chec­klist - Por: Au­drey N. Car­pio

Cuan­do el tér­mino “in­fluen­cer” em­pe­zó a so­nar ha­ce unos años, gen­te de los me­dios tra­di­cio­na­les –es­cri­to­res, su­pon­go que se les pue­de lla­mar– se bur­la­ron, aun­que se­cre­ta­men­te sen­tían en­vi­dia por es­ta nue­va for­ma pa­ra ga­nar­se la vi­da. És­tas eran per­so­nas que de la na­da em­pe­za­ron a te­ner pre­sen­cia en las re­des so­cia­les. Sa­bían có­mo ves­tir­se, dón­de co­mer, y po­dían ha­cer ejer­ci­cios de Cross­fit co­mo bes­tias. To­ma­ban fo­tos de sus in­ter­mi­na­bles via­jes a la pla­ya, o de sus be­bés, o de sus be­bés en la pla­ya. Te­nían se­gui­do­res –mi­les de se­gui­do­res– por­que la gen­te tie­ne una de­bi­li­dad por la vi­da as­pi­ra­cio­nal. Al­gu­nos de ellos son ver­da­de­ros mo­de­los/chefs/di­se­ña­do­res en la vi­da real, pe­ro otros, pa­re­ce­ría, ad­qui­rie­ron fa­ma on­li­ne só­lo con la ayu­da de un es­po­so de Ins­ta­gram y do­mi­nan­do el flat lay. El de­par­ta­men­to de re­des so­cia­les de las agen­cias de mer­ca­do­tec­nia se dio cuen­ta de es­to, y así na­ció el “in­fluen­cer mar­ke­ting”, jus­to al mis­mo

tiem­po en que la pu­bli­ci­dad tra­di­cio­nal, co­mo los anun­cios im­pre­sos (que man­tie­nen con vi­da a re­vis­tas co­mo és­ta), em­pe­zó a tam­ba­lear.

KC Mon­te­ro, con­duc­tor con­su­ma­do y vie­jo VJ de MTV fue uno de los pri­me­ros en adop­tar, o ins­ti­gar, es­te fe­nó­meno en su agen­cia di­gi­tal fun­da­da en 2008. KC es­tu­vo de­trás de la cam­pa­ña #Pac­quiaoPo­si­ti­ve, que fue lan­za­da en Twit­ter en 2012, cuan­do el mis­mo Twit­ter to­da­vía era muy in­flu­yen­te. Des­pués de las acu­sa­cio­nes de que el bo­xea­dor se do­pa­ba, KC twit­teó: “No­ti­cia de úl­ti­ma ho­ra: ¡es ver­dad… no pue­do creer­lo!”. Rhian Ra­mos, la no­via de KC en aquel mo­men­to, le res­pon­dió, “OMG. #Pac­quiaoPo­si­ti­ve? No me di cuen­ta an­tes… pe­ro aho­ra... tie­ne sen­ti­do”. Es­to ini­ció una con­ver­sa­ción en­tre va­rias ce­le­bri­da­des, de las cua­les a 14 se les pa­gó por sem­brar in­tri­ga, pe­ro otras brin­ca­ron sin sa­ber lo que real­men­te es­ta­ba pa­san­do. Unos días des­pués, un co­mer­cial de te­le­vi­sión dis­fra­za­do co­mo una con­fe­ren­cia de pren­sa mos­tra­ba a un Manny con sem­blan­te som­brío a pun­to de di­ri­gir­se al pú­bli­co pa­ra acla­rar es­pe­cu­la­cio­nes. “Es ver­dad, soy po­si­ti­vo…” aquí una per­so­na apa­re­ce con una ma­ce­ta con una plan­ta… “de mo­rin­ga!”. Hu­bo to­do ti­po de reacciones, des­de per­so­nas que es­ta­ban twit­tean­do que se sen­tían en­ga­ña­dos, pe­ro la ma­yo­ría, en­ten­dió el chis­te.

Re­gre­sa­mos a la ac­tua­li­dad, don­de las au­dien­cias tie­nen más ca­llo pa­ra iden­ti­fi­car pro­mo­cio­nes pa­ga­das y cam­pa­ñas vi­ra­les ( pe­ro, ex­tra­ña­men­te, no las no­ti­cias fal­sas) y ge­ne­ral­men­te se su­ben al tren. KC se unió a Vi­rus (com­pa­ñía de mar­ke­ting di­gi­tal en Fi­li­pi­nas) pa­ra for­mar Squad So­cial. Con los con­tac­tos de KC en el show­biz y los re­cur­sos de Vi­rus (o sea, dos pi­sos de ofi­ci­na en­te­ros con mi­llen­nials en compu­tado­ras), pla­nean lle­var el mar­ke­ting de in­fluen­cers a otros ni­ve­les de en­tre­te­ni­mien­to y ac­ti­vis­mo es­te año, so­bre­pa­san­do la tí­pi­ca pu­bli­ca­ción pa­tro­ci­na­da o en­tra­das de blog. “Lo úl­ti­mo que quie­ren los in­fluen­cers es que los acu­sen de ma­rio­ne­tas, así que de­be­rán asu­mir su pa­pel y ser di­ver­ti­dos. Cual­quie­ra pue­de re­co­no­cer a al­guien fal­so”, di­ce Miguel Que­sa­da, pre­si­den­te de Vi­rus.

¿Qué ha­ce que un in­fluen­cer sea in­flu­yen­te? “No só­lo es el nú­me­ro de se­gui­do­res”, di­ce An­dre Ta­ni, so­cio de Vi­rus. “Mu- chas ve­ces pue­den te­ner me­nos de 5,000 pe­ro ser más efec­ti­vos por di­ri­gir­se so­la­men­te a un ni­cho”. Efec­ti­va­men­te, yo po­dría sen­tir­me más atraí­do a un post de Da­vid Ong (3,819 se­gui­do­res en IG) so­bre gin ar­te­sa­nal que a uno de An­ne Cur­tis (7.1 mi­llo­nes de se­gui­do­res en IG) so­bre có­mo pre­pa­rar pas­ta orien­tal ins­tan­tá­nea (ami­ga, sa­be­mos que real­men­te no co­mes esas co­sas). Te da­rás cuen­ta que hay con­si­de­ra­ble­men­te me­nos li­kes, sha­res, y co­men­ta­rios en es­te ti­po de pu­bli­ca­cio­nes de pro­mo­cio­nes que en sel­fies o vi­deos de An­ne sien­do ella mis­ma. Por otro la­do, te­ner gran pre­sen­cia en re­des so­cia­les no siem­pre equi­va­le a te­ner mu­cha ac­ti­vi­dad, pues un so­lo post en uno o va­rios ca­na­les pue­de al­can­zar a mi­llo­nes de per­so­nas, y cos­tar­le a los clien­tes mu­cho me­nos de lo que pa­ga­rían por un co­mer­cial en te­le­vi­sión.

“Con to­do lo que su­ce­de hoy en día es im­por­tan­te lo­grar que nues­tros posts y cam­pa­ñas re­sal­ten por en­ci­ma de otros”, di­ce KC. “Hay que di­ver­tir­nos, re­cor­dar­le a la gen­te qué es­ta­mos ha­cien­do”. Su afi­ción por lo ab­sur­do es con­ta­gio­sa, o por lo me­nos eso in­ten­ta – in­fluen­cers y clien­tes con los que tra­ba­ja tie­nen li­cen­cia de ha­cer cual­quier lo­cu­ra que les plaz­ca. Miguel acep­ta que só­lo una per­so­na co­mo KC po­dría lo­grar que una chi­ca gua­pa fin­ja un nip­ple slip.

Más que sim­ple­men­te men­cio­nar un pro­duc­to, un in­fluen­cer de­be crear va­lor pa­ra la au­dien­cia, ya sea a tra­vés de una bro­ma ton­ta, o una se­rie in­for­ma­ti­va so­bre se­gu­ros de vi­da. Su cam­pa­ña pa­ra In­su­lar Li­fe lle­vó a la ven­ta de la pri­me­ra pó­li­za en lí­nea en Fi­li­pi­nas, a tra­vés de una pla­ta­for­ma de e-com­mer­ce crea­da por Vi­rus. Na­tu­ral­men­te, los in­fluen­cers con los que pre­fie­ren tra­ba­jar po­cas ve­ces pro­vie­nen de gran­des es­tu­dios con gran­des ta­len­tos que cos­tan una mi­llo­na­da.

“Con his­to­rias de Fa­ce­book e Ins­ta­gram, to­do mun­do es­tá ha­cien­do un re­cuen­to de sus vi­das en las úl­ti­mas 24 ho­ras. Ca­da usua­rio pue­de con­ver­tir­se en un crea­dor de con­te­ni­do”, di­ce Miguel. “Es­ta­mos apro­ve­chan­do es­ta evo­lu­ción del mar­ke­ting di­gi­tal”. Aho­ra, dis­cúl­pen­me que de­bo ir a em­pe­zar mi li­ve feed, en el que pro­ba­ré dis­tin­tas mas­ca­ri­llas or­gá­ni­cas he­chas en ca­sa. Ah no, só­lo es vo­mi­ta­da de be­bé. #Bles­sed

“UN SO­LO POST EN UNO O VA­RIOS CA­NA­LES PUE­DE AL­CAN­ZAR A MI­LLO­NES DE PER­SO­NAS Y COS­TAR­LE A LOS CLIEN­TES MU­CHO ME­NOS DE LO QUE PA­GA­RÍAN POR UN CO­MER­CIAL EN TE­LE­VI­SIÓN”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.