CA­PRI

La des­lum­bran­te is­la de la Cos­ta Amal­fi­ta­na ha si­do fa­mo­sa por su ele­gan­cia e in­dul­gen­cia des­de la An­ti­gua Ro­ma has­ta hoy.

Esquire (México) - - Chec­klist - Por: Tom Bar­ber

Bri­git­te Bar­dot y su bi­ki­ni hi­cie­ron fa­mo­so a Saint-Tro­pez en los cin­cuen­ta, pe­ro Ca­pri es la is­la chic de Italia que ha lo­gra­do que el imán de ce­le­bri­da­des que es la Cos­ta Azul de Fran­cia pa­se a se­gun­do plano den­tro de los spots más gla­mu­ro­sos del Me­di­te­rrá­neo. Ca­pri lle­va la de­lan­te­ra des­de ha­ce 2,000 años, cuan­do se vol­vió la atrac­ción a la que Cé­sar Au­gus­to iba a va­ca­cio­nar en su to­ga en el año 29 a.C. Un su­ce­sor, el em­pe­ra­dor Ti­be­rio, lo lle­vó un pa­so más allá cuan­do de­ci­dió go­ber­nar (con un pre­fec­to en Ro­ma) des­de la is­la. Sen­ta­da en la Bahía de Ná­po­les, Ca­pri ha se­gui­do atra­yen­do a gran­des per­so­na­jes en épo­cas re­cien­tes, des­de Jac­kie Onas­sis has­ta Leo DiCa­prio, y es­pe­re­mos que tam­bién a ti.

¿Dón­de co­mer?

Una ins­ti­tu­ción ca­pre­se. El res­tau­ran­te Fon­te­li­na se en­cuen­tra si­guien­do un sen­de­ro ser­pen­tean­te has­ta aba­jo de un acan­ti­la­do y sen­ta­do al bor­de del océano, con una im­pre­sio­nan­te vis­ta ha­cia las ro­cas Fa­ra­glio­ni que sur­gen so­lem­ne­men­te del mar a unos po­cos me­tros de la cos­ta. A pe­sar de su vi­bra ca­sual y aus­te­ra (te­cho de pa­ja, es­pa­cio abier­to, som­bri­llas), es tan po­pu­lar que tie­ne dos ho­ra­rios de co­mi­da. Or­de­na el spa­guet­ti von­go­le y una ja­rra de san­gría de la ca­sa y, cuan­do ter­mi­nes, ve a na­dar un ra­to al­re­de­dor de las ro­cas.

¿Dón­de to­mar?

Di­rí­ge­te a la Piaz­zet­ta, el des­tino fi­nal de la tra­di­cio­nal pas­seg­gia­ta, la ca­mi­na­ta obli­ga­da al­re­de­dor del pue­blo y per­fec­ta pa­ra ob­ser­var a la gen­te. La pe­que­ña pla­za es la ca­sa de cua­tro di­ver­ti­dos ba­res, en­tre los que des­ta­ca el ori­gi­nal, Al Pic­co­lo. In­ten­ta re­ser­var una me­sa en el pri­mer pi­so de la te­rra­za y dis­fru­ta la vis­ta de la pla­za mien­tras te to­mas un be­lli­ni a ba­se de du­raz­nos fres­cos sem­bra­dos en la is­la (só­lo dis­po­ni­bles de ju­nio a sep­tiem­bre).

¿Dón­de ce­nar?

Pro­ba­ble­men­te la piz­ze­ría de ma­yor lu­jo de to­da Italia. Au­ro­ra es el ho­gar de la piz­za all’ac­qua (una ver­sión más li­ge­ra de la tra­di­cio­nal ma­sa na­po­li­ta­na) y de cual­quier vi­si­tan­te que dis­fru­ta del buen co­mer. Con­si­gue una me­sa afuera en la rui­do­sa Via Fuor­lo­va­do y no ol­vi­des or­de­nar de la enor­me lis­ta de vi­nos ita­lia­nos que ofre­cen.

¿Dón­de que­dar­se?

Una elec­ción fá­cil, ya que JK Pla­ce Ca­pri pro­ba­ble­men­te sea mi ho­tel fa­vo­ri­to en to­da Eu­ro­pa, gra­cias a su mag­ní­fi­ca ubi­ca­ción y la im­pre­sio­nan­te vis­ta ha­cia el puer­to prin­ci­pal de Ca­pri y la Cos­ta Amal­fi­ta­na; el re­fi­na­do di­se­ño de in­te­rio­res; la ex­ce­len­te co­mi­da del res­tau­ran­te JKit­chen con vis­ta al mar y su Ne­gro­ni di Se­ra ( gin Hen­drick’s, Car­pano An­ti­gua For­mu­la, Cam­pa­ri y li­cor de na­ran­ja); coc­te­les en el JK Loun­ge Bar. Im­pe­ca­ble.

¿Qué ver?

La Gru­ta Azul de Ca­pri tie­ne un mis­te­rio­so bri­llo atur­que­sa­do, co­mo si la luz pro­vi­nie­ra del pi­so de la cue­va. En el día, es­tá lleno de tu­ris­tas que lle­gan en pe­que­ños bar­cos de re­mo des­de la Cos­ta Amal­fi­ta­na. Más tar­de y con me­nos gen­te, pue­des pe­dir que te lle­ven a la en­tra­da de la cue­va pa­ra na­dar en el má­gi­co in­te­rior.

¿Qué ha­cer?

Co­mo par­te del día ideal en Ca­pri, des­pués de co­mer en el Fon­te­li­na y de un cha­pu­zón re­vi­ta­li­zan­te, qué tal un pa­seo en bar­co (de pre­fe­ren­cia una Ri­va vin­ta­ge de madera) al­re­de­dor de la cos­ta. Tu ca­pi­tán te man­ten­drá hi­dra­ta­do con Pe­ro­nis con hie­lo mien­tras pa­sas en­tre las ma­jes­tuo­sas Fa­ra­glio­ni ( lo­ca­ción del sen­sual en­cuen­tro en­tre Da­vid Gandy y Bian­ca Bal­ti pa­ra el anun­cio de Light Blue de Dol­ce & Gab­ba­na).

¿Qué no pue­de fal­tar?

Vís­te­te de blan­co. Y lle­va tus len­tes de sol. To­do el tiem­po.

¿Dón­de ir de fies­ta?

La Ta­ver­na Ane­ma e Co­re téc­ni­ca­men­te es un res­tau­ran­te -has­ta la me­dia­no­che­cuan­do el due­ño, Gui­do Lem­bo, se sube al es­ce­na­rio con su ban­da y ame­ni­za a los co­men­sa­les con éxi­tos del pop y sket­ches, obli­gan­do a to­dos los pre­sen­tes y has­ta a las es­tre­llas (co­mo Be­yon­ce o Gi­se­le) a unir­se a sus can­tos.

¿Dón­de com­prar?

Los pan­ta­lo­nes Ca­pri (pes­que­ros) son la ma­yor con­tri­bu­ción de la is­la al mun­do de la mo­da, pe­ro no creas que de­bes apli­car ese look. Me­jor bus­ca la bou­ti­que La­bo­ra­to­rio pa­ra que te ha­gan unos pan­ta­lo­nes (que lle­guen has­ta los to­bi­llos) a la me­di­da.

¿Qué evi­tar?

Las gran­des mul­ti­tu­des que vi­si­tan el se­gun­do pue­blo más gran­de de la is­la, Ana­ca­pri, el cual, por ubi­car­se en una zo­na más ele­va­da, tie­ne aún me­jo­res vis­tas. La is­la es­tá mar­ca­da por nu­me­ro­sos sen­de­ros que lle­van a dis­tin­tos mi­ra­do­res, al­gu­nos tan em­pi­na­dos que te ayu­da­rán a que­mar el ex­ce­so de pas­ta.

Se­gún las ma­ne­ci­llas del re­loj: JK Pla­ce Ca­pri.; bo­tes de la Gru­ta Azul; las ro­cas Fa­ra­glio­ni; Bri­git­te Bar­dot y Sam Frey dan­do un pa­seo en 1953.

Ma­ris­cos fres­cos en el Fon­te­li­na La Gru­ta Azul Ba­res y res­tau­ran­tes en La Piaz­zet­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.