Car­los Ri­ve­ra

El can­tan­te y ac­tor de la obra El Rey León, nos com­par­te có­mo ves­tir es­ta tem­po­ra­da.

Esquire (México) - - En­tra­da - Por: Ch­ris­tian Ro­drí­guez Fo­tos: Ro Pal­ma Es­ti­lis­mo: Fer­nan­do Fer­nán­dez

Las nue­vas ten­den­cias se ri­gen por te­ji­dos li­ge­ros, si­lue­tas im­po­si­bles y es­tam­pa­dos enér­gi­cos. Co­no­ce las pren­das cla­ve de es­ta tem­po­ra­da de la mano de Car­los Ri­ve­ra, ar­tis­ta po­li­fa­cé­ti­co, cap­ta­do en ex­clu­si­va des­de Ho­tel Ca­sa Awolly.

Su ca­rre­ra na­ció ba­jo el fo­co te­le­vi­si­vo y su con­so­li­da­ción pro­fe­sio­nal se for­jó en las ta­blas del siem­pre es­tric­to tea­tro, don­de triun­fó con la acla­ma­da obra de Brod­way El Rey León, dan­do vi­da al per­so­na­je de Sim­ba tan­to en Es­pa­ña co­mo en Mé­xi­co. En es­tos mo­men­tos, su ca­rre­ra se cen­tra co­mo can­tan­te tras su úl­ti­mo tra­ba­jo dis­co­grá­fi­co Yo creo (2016) y de pa­so nos en­se­ña có­mo com­bi­nar las ten­den­cias de pri­ma­ve­ra-ve­rano 2017.

ES­QUI­RE: Cuén­ta­nos, ¿quién es tu ícono de mo­da?

CAR­LOS RI­VE­RA: Da­vid Gandy es un re­fe­ren­te pa­ra mu­chos hom­bres que ve­mos có­mo y con qué pren­das se vis­te. Ser mo­de­lo le ayu­da, pe­ro si­gue sien­do un ícono.

ESQ: ¿Al­gu­na ru­ti­na de cui­da­do per­so­nal fue­ra de lo co­mún?

CR: Lo nor­mal pa­ra mi pro­fe­sión. De re­pen­te me to­ca mu­cho ma­qui­lla­je, ya que al ha­cer tea­tro te lle­nan de co­lo­res y de pin­tu­ra, en­ton­ces eso ha­ce que me ten­ga que cui­dar un po­co más. Sí uso al­gu­na que otra cre­ma, pe­ro lo ha­go por una cues­tión de sa­lud pa­ra la piel más que de ima­gen.

ESQ: Un tru­co de es­ti­lo in­fa­li­ble…

CR: Usar ne­gro siem­pre va a ser si­nó­ni­mo de éxi­to. Asi­mis­mo, re­co­mien­do te­ner una pla­ye­ra blan­ca y ne­gra pa­ra com­bi­nar con cual­quier out­fit, mien­tras que unos te­nis blan­cos tam­bién son un bá­si­co en mi guar­da­rro­pa. En mi día a día soy muy sen­ci­llo: jeans, pla­ye­ra y za­pa­tos có­mo­dos.

ESQ: ¿Có­mo fue que lo­gras­te es­tar en for­ma pa­ra tu pa­pel en El Rey León?

CR: La ver­dad es que sí tie­nes que ha­cer mu­cho ejer­ci­cio. Me pre­pa­ré es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra es­te per­so­na­je en el gim­na­sio, al cual ya iba des­de ha­ce años, pe­ro pa­ra es­te pa­pel re­que­rí de un en­tre­na­dor y una nu­trió­lo­ga que me ayu­da­ron de for­ma du­ra a al­can­zar la ma­sa su­fi­cien­te que re­que­ría Sim­ba.

ESQ: ¿Te ani­ma­rías a ha­cer un te­ma más ur­bano tras el éxi­to de la ver­sión span­glish de la can­ción “Des­pa­ci­to”? CR: Aca­bo de ha­cer una co­la­bo­ra­ción con Gen­te de Zo­na ba­jo el nom­bre “Lo di­go”, que no es reg­gae­ton co­mo tal, por­que lo que ellos ha­cen es más un so­ni­do tro­pi­cal con ba­se ur­ba­na. No qui­se en­fo­car­lo ha­cia un tono se­xual, sino más bien a una ac­ti­tud de fies­ta y po­si­ti­vis­mo. Gra­ba­mos en La Ha­ba­na y me to­có vi­vir la si­tua­ción ac­tual en Cu­ba. Dis­fru­té ha­cer es­ta co­la­bo­ra­ción, ya que den­tro de to­do es­te mo­vi­mien­to mu­si­cal ur­bano, ellos lo ha­cen des­de las raí­ces ori­gi­na­rias de su país.

ESQ: ¿Cuál es el men­sa­je que quie­res trans­mi­tir con tu mú­si­ca? CR: Aho­ra mis­mo me cen­tro en po­der co­mu­ni­car un men­sa­je po­si­ti­vo a quien me si­gue. En ge­ne­ral, creo que el mun­do atra­vie­sa un mo­men­to de­li­ca­do, lo que ha­ce que la gen­te ten­ga mu­cho más mie­do en atre­ver­se y bus­car sus sue­ños. El he­cho de no sa­ber qué pa­sa­ría si de­ci­des cam­biar de país pa­ra cre­cer, te ge­ne­ra li­mi­ta­cio­nes, cuan­do se su­po­ne que el mun­do de­be­ría de ser mu­cho más abier­to. Tra­to de que mi mú­si­ca lle­ve ese men­sa­je, ya que pien­so que hay mu­chas per­so­nas que ne­ce­si­tan es­cu­char­lo, co­mo yo, que me lo re­pi­to a mí mis­mo una y otra vez. Quie­ro sa­car a la gen­te a bai­lar, pe­ro so­bre to­do sa­car­les una son­ri­sa.

ESQ: ¿Qué lle­vas con­ti­go cuan­do sa­les de via­je? CR: Ro­pa pa­ra ha­cer de­por­te, aun­que a ve­ces no lo ha­ga, me ha­ce sen­tir bien (ríe). Te­nis, shorts, pla­ye­ras de­por­ti­vas, jeans e in­clu­so una plan­cha de va­por pa­ra lu­cir bien don­de va­ya.

ESQ: Al­gún gus­to cul­po­so mu­si­cal… CR: Me gus­ta bai­lar reg­gae­ton. Cuan­do es­ta ola mu­si­cal em­pe­zó a cre­cer, ha­bla­ba con otros can­tan­tes, que co­mo yo, ha­ce­mos rit­mos más me­ló­di­cos y pen­sa­mos en los so­ni­dos co­mo poe­mas mu­si­ca­li­za­dos, y só­lo es­cu­cha­ba crí­ti­cas. Pe­ro yo voy al gim­na­sio y pon­go la lis­ta de “éxi­tos la­ti­nos” que me da to­da la ener­gía pa­ra com­ple­tar mi ru­ti­na. Sien­to que tie­ne que ha­ber mú­si­ca pa­ra to­dos los gus­tos y no pue­do es­tar en con­tra de nin­gu­na. No es ca­sua­li­dad que la mú­si­ca la­ti­na es­té tan de mo­da si nos en­con­tra­mos en un mo­men­to tan di­fí­cil en el mun­do, la gen­te lo que quie­re es dis­traer­se de sus pro­ble­mas y sa­cu­dir­se de to­do lo ma­lo.

Cha­ma­rra ti­po bom­ber de Lan­vin en Sil­ver Deer, t-shirt de Pra­da y pan­ta­lón de Pal Zi­le­ri.

Ca­mi­sa, jeans y za­pa­tos de Dol­ce & Gab­ba­na y re­loj Di­vers Sixty Fi­ve Sil­ver Dial de Oris.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.