Con Mu­chos Pla­nes

Jua­nes nos ha­bla en ex­clu­si­va de Mis pla­nes son amar­te, su nue­vo dis­co.

Esquire (México) - - En­tra­da - POR: JO­SÉ ALE­JAN­DRO AN­TU­NES FO­TOS: JO­SÉ LUIS BE­NEY­TO ES­TI­LIS­MO: FER­NAN­DO FER­NÁN­DEZ

EX­PLO­RAR TU MEN­TE siem­pre lle­va a bue­nos re­sul­ta­dos, Jua­nes, den­tro del es­tu­dio de gra­ba­ción pu­so su la­do crea­ti­vo a dis­pa­rar sin pen­sar­lo. Pa­ra to­dos no­so­tros, fue­ron tres años en los que pen­sa­mos que es­ta­ba to­man­do unas me­re­ci­das y lar­gas va­ca­cio­nes… y no con­tá­ba­mos con to­do el tra­ba­jo que es­ta­ba pa­san­do no só­lo en el es­tu­dio, sino con un gran equi­po de pro­duc­ción que ha lo­gra­do ex­po­ner ca­da una de las can­cio­nes de su nue­vo ál­bum Mis Pla­nes Son Amar­te a la par de un vi­sual, ¿la ra­zón? Sen­ci­lla, un in­creí­ble pro­yec­to que pre­sen­ta –por com­ple­to– ca­da pa­la­bra que com­po­ne es­te nue­vo ma­te­rial iné­di­to y lo que que­ría trans­mi­tir. Es­ta es la en­tre­vis­ta to­tal so­bre la nue­va his­to­ria vi­sual de Jua­nes.

ES­QUI­RE: La ca­rre­ra to­tal del ál­bum, fue de dos años… ¿fue un pro­ce­so pa­ra es­cri­bir más, pa­ra ins­pi­rar­te? ¿Qué hi­cis­te du­ran­te ese tiem­po?

JUA­NES: En esos tres años gi­rá­ba­mos un po­co con Lo­co de Amor, el dis­co an­te­rior. Me de­di­qué a com­po­ner, y so­bre to­do a pen­sar a dón­de iba con el nue­vo ál­bum, qué so­ni­do que­ría. Des­pués de ha­ber da­do mu­chas vuel­tas por to­do el mun­do, y de ha­ber tra­ba­ja­do con mu­cha gen­te de to­dos la­dos, me en­con­tré con dos chi­cos de Me­de­llín, pro­duc­to­res del mun­do del hip hop y del ur­bano. Yo, al mis­mo tiem­po es­ta­ba bus­can­do pro­du­cir mi mú­si­ca, pe­ro no que­ría ha­cer­lo so­lo. Así que fue co­mo un en­cuen­tro de “va­mos a ver qué pa­sa”. Y em­pe­za­mos a tra­ba­jar.

ESQ: En­ton­ces, ¿es­ta es tu pri­me­ra vez co­mo pro­duc­tor?

J: Sí, es la pri­me­ra vez que pro­duz­co mi mú­si­ca. Y la ver­dad fue muy ché­ve­re por­que des­pués de mu­chos años de es­tar co-pro­du­cien­do, y de es­tar al la­do de los pro­duc­to­res apren­dien­do, me jun­té con es­tos chi­cos que son sú­per ta­len­to­sos y fue un apren­di­za­je mu­tuo, de mu­chas co­sas que ellos te­nían, mu­chas co­sas que yo te­nía, y en­con­tra­mos co­mo un ca­mino, un es­ti­lo, un so­ni­do es­pe­cial. Pri­me­ro fue la mú­si­ca, ob­via­men­te, lo que nos ins­pi­ró a ha­cer es­to. Tra­ba­ja­mos du­ran­te un año y me­dio en­tre la mú­si­ca, com­po­si­ción y gra­ba­ción. Y una vez que ter­mi­na­mos de gra­bar las can­cio­nes y que ter­mi­na­mos ca­si que li­te­ral­men­te el ál­bum en el es­tu­dio, di­ji­mos “es­to no lo po­de­mos pre­sen­tar de una for­ma nor­mal, es­to me­re­ce al­go dis­tin­to”.

ESQ: En­ton­ces, ¿la idea vi­sual vino cuan­do ya es­ta­ba to­do ter­mi­na­do?

J: Exac­to, no­so­tros ha­bía­mos he­cho un ex­pe­ri­men­to en el dis­co an­te­rior, con el mis­mo di­rec­tor, un cor­to­me­tra­je de 20 mi­nu­tos que se lla­ma co­mo el ál­bum. Cuan­do ter­mi­na­mos el dis­co pen­sa­mos en in­ten­tar es­to pe­ro con ca­da can­ción, to­do vi­sual. Se lo co­men­ta­mos a Je­sús Ló­pez, el pre­si­den­te de la com­pa­ñía, y el ti­po lo mi­ró y di­jo “es­tán lo­cos, pe­ro me gus­ta es­ta idea. Va­mos a ha­cer­lo”. En­ton­ces con­tac­ta­mos a Ca­cho, em­pe­za­mos a ar­mar la his­to­ria de es­te as­tro­nau­ta que ate­rri­za­ba en la Tie­rra… to­do se fue ar­man­do de po­co a po­co; to­do mun­do da­ba ideas, y se fue ge­ne­ran­do una his­to­ria del amor eterno.

ESQ: ¿Es­tan­do en el es­tu­dio y al mo­men­to de es­cri­bir tus can­cio­nes, no van sur­gien­do las ideas de lo que quie­res mos­trar vi­sual­men­te?

J: Pues a ve­ces. En es­te ca­so yo no es­ta­ba pen­san­do en un vi­sual ni en na­da de eso. Pen­sa­mos en rom­per el mol­de, en bus­car una for­ma dis­tin­ta de ha­cer es­to, de ha­cer al­go que ya ha­bían he­cho los ame­ri­ca­nos co­mo Be­yon­cé, Frank Ocean, o Me­ta­lli­ca, que sa­can al mis­mo tiem­po su dis­co y to­dos los vi­deos. Que­ría­mos ha­cer eso pe­ro con una his­to­ria. En­ton­ces le pu­si­mos otra ca­pa, la de la his­to­ria, la na­rra­ti­va.

ESQ: ¿Por qué ini­cia con un via­je en el es­pa­cio?

J: El tí­tu­lo del ál­bum es Mis Pla­nes Son Amar­te, y hay una can­ción que di­ce “Mis pla­nes son amar­te y los tu­yos a la Lu­na”, y qui­se al­go di­ver­ti­do, co­mo mis pla­nes son “a Mar­te”, ju­gar con el pla­ne­ta y el ver­bo amar. No tie­ne na­da que ver con el es­pa­cio pe­ro nos me­ti­mos por ahí y em­pe­za­mos a crear to­da la his­to­ria del as­tro­nau­ta, el sue­ño, de la in­tui­ción, del ar­queó­lo­go, de to­da esa can­ti­dad de co­sas que hay.

ESQ: ¿Por qué es­co­gis­te la Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra ini­ciar el via­je te­rres­tre?

J: No­so­tros es­tá­ba­mos ha­blan­do de la his­to­ria, que te­nía el ele­men­to in­dí­ge­na muy mar­ca­do. Ca­si fue co­mo au­to­má­ti­co de­cir Mé­xi­co y Co­lom­bia. Ca­cho (el di­rec­tor) tie­ne un equi­po de pro­duc­ción tre­men­do en la Ciu­dad de Mé­xi­co, to­do el de­par­ta­men­to de ar­te y de vi­sual; la na­ve fue cons­trui­da ahí, los tra­jes tam­bién. Ca­cho tie­ne mu­cha con­fian­za en tra­ba­jar con la gen­te de Mé­xi­co pa­ra ha­cer­lo, así que na­tu­ral­men­te aquí se hi­zo.

ESQ: En cier­to pun­to lle­ga al ca­mino Fon­se­ca e ini­cia “Al­gu­na Vez”…

J: Que­ría­mos pre­sen­tar ese due­to de una ma­ne­ra muy na­tu­ral. Pen­sá­ba­mos que qué ché­ve­re que el ti­po es­ta­ba pi­dien­do aven­tón en la ca­rre­te­ra, se mon­ta al ca­rro, can­ta la can­ción con­mi­go, es co­mo un mo­men­to tran­si­to­rio, apa­re­ce y se va. Es un per­so­na­je que es­ta­ba por la ca­rre­te­ra, que no es­ta­ba vin­cu­la­do con la his­to­ria de los tres per­so­na­jes de la pe­lí­cu­la.

ESQ: De ahí lle­gas a Ve­ra­cruz, y ha­blas de pro­ble­mas de pa­re­ja. ¿esas ideas son ex­pe­rien­cias tu­yas? ¿Son escenarios que no son reales?

J: En Ve­ra­cruz fue don­de en­con­tra­mos las lo­ca­cio­nes más idea­les. Ahí pa­sa de to­do. Es un po­co la ima­gi­na­ción, un po­co lo que la gen­te te cuen­ta, un po­co lo que has vi­vi­do en el pa­sa­do. De to­das esas co­sas que son sú­per co­ti­dia­nas, que por eso las po­ne­mos ahí, por­que te pa­san a ti, a mí, a cual­quier per­so­na en su co­ti­dia­ni­dad. Es­te ti­po, en es­te ca­so que es el ar­queó­lo­go (yo) que es­tá tra­ba­jan­do, pues tie­ne no­via pe­ro es­tá me­dio pe­lea­do con ella, la lla­ma pe­ro no pue­den ha­blar, y al mis­mo tiem­po es­tá ob­se­sio­na­do con ese sue­ño que es­tá te­nien­do y con es­ta chi­ca in­dí­ge­na, es­tá me­ti­do en su tra­ba­jo. En­ton­ces son de esas si­tua­cio­nes que son tan co­ti­dia­nas y a to­dos nos pa­san. Y di­ga­mos que en gran por­cen­ta­je son co­sas de la vi­da per­so­nal o co­sas que te han con­ta­do. De pron­to lle­ga al­guien que te cuen­ta una his­to­ria, de pron­to leo un li­bro, hay una pe­lí­cu­la. Eso es lo ché­ve­re de la mú­si­ca, del pro­ce­so de crear, que pue­des ha­cer lo que te dé la ima­gi­na­ción.

ESQ: Jus­to aquí apa­re­ce un cha­mán, y hay una fra­se que di­ce “él te va a guiar a otro ca­mino”. ¿Él es, en al­gún sen­ti­do, un guía pa­ra ti, tu mú­si­ca o el ál­bum?

J: Sí. Di­ga­mos que, en el vi­sual, el sig­ni­fi­ca­do del cha­mán tie­ne que ver con la co­ne­xión con el in­dí­ge­na pe­ro, lo que pa­sa es que en el sue­ño que tie­ne él, se en­cuen­tra un pe­rro en el bos­que, que es del cha­mán. Es cuan­do él se que­da dor­mi­do en la playa,

des­pier­ta y se en­cuen­tra con el cha­mán, que le di­ce ‘no hu­yas. Yo sé que de mí no te acuer­das pe­ro de mi pe­rro sí’. En­ton­ces él le di­ce ‘ah sí, és­te pe­rro es el de mis sue­ños. Ya te­nía re­la­ción con­mi­go en al­gún mo­men­to’. Y se va a un via­je de ayahuas­ca que es sú­per per­so­nal, sú­per in­terno, pa­ra acla­rar mu­chas co­sas y ha­llar res­pues­tas. Y en esas res­pues­tas es­tá esa, de ‘es­tás en un lu­gar equi­vo­ca­do, tie­nes que mi­rar­te ha­cia aden­tro, tie­nes que bus­car tu esen­cia’. En­ton­ces él di­ce ‘ah, ok. Ten­go que ir­me a Co­lom­bia’, que es el país del per­so­na­je. Se va pa­ra Co­lom­bia y fi­nal­men­te es ahí don­de en­cuen­tra a la chi­ca.

ESQ: Pa­ra pre­sen­tar la can­ción “Ben­de­ci­do”, to­cas fue­go, co­mo el re­fle­jo que da el sol; es­tás den­tro del agua; des­pués sa­les y hay una to­ma que es­tás en la tie­rra y en el ai­re. ¿Tie­nen esos cua­tro ele­men­tos al­gu­na re­la­ción con la pa­la­bra “ben­de­ci­do”?

J: Lo ché­ve­re aquí es que ca­da quien in­ter­pre­te co­mo quie­ra. Por ejem­plo, yo siem­pre ha­bía te­ni­do... des­pués de ha­ber vis­to una pe­lí­cu­la que se lla­ma Lucy -la de Scar­lett Johans­son- hay una es­ce­na que ella es­tá en un mar de agua ne­gra. Ella se va me­tien­do en esa agua y se va hun­dien­do y des­pués sa­le. En­ton­ces yo un día le di­je a Ca­cho: “es­ta­ría ché­ve­re bus­car es­ta es­ce­na de Lucy y bus­car al­go por ese la­do; al­go en la pis­ci­na, con lu­ces ro­jas pa­ra que dé esa sen­sa­ción de que es­tás flo­tan­do en el ai­re, el es­pa­cio, las bur­bu­jas co­mo el uni­ver­so”. Pe­ro esa era la par­te más ar­tís­ti­ca y vi­sual de esa can­ción. Por­que la le­tra… cuan­do la com­pu­si­mos es­tá­ba­mos ha­blan­do de ello, de que es­ta can­ción va de­di­ca­da a la fa­mi­lia y a los fans, co­mo que en lo per­so­nal es lo que yo pen­sa­ba. Pe­ro ca­da quien lo in­ter­pre­ta co­mo que ca­da uno es ben­de­ci­do por ha­ber en­con­tra­do una per­so­na que quie­re. Es lo que re­pre­sen­ta esa per­so­na pa­ra ti. Es una co­sa más es­pi­ri­tual, más ce­les­tial. Des­pués de la sen­sa­ción del agua, des­de el vien­tre, des­de la po­si­bi­li­dad de flo­tar, los co­lo­res, ¿no?

ESQ: Y lo si­gue una to­ma es­pec­ta­cu­lar de ti vien­do ha­cia el mar, es un mo­men­to in­creí­ble del vi­sual.

J: Sí, sí. Ahí es cuan­do al per­so­na­je se le pa­sa el via­je de la ayahuas­ca y ya co­mo que “ok, ya sé lo que es­tá pa­san­do. Ya me ten­go que ir pa­ra Co­lom­bia”. Ahí es don­de el ti­po se da cuen­ta de esa par­te.

ESQ: Y lle­ga­mos a Me­de­llín, te ves fe­liz, con­ten­to, sa­lu­dan­do a la gen­te, te ves en tu ciu­dad, con tus ami­gos y es­tá lleno de po­der co­lom­biano, ve­mos a J Bal­vin y Ka­rol G, ¿có­mo los reunis­te? ¿Có­mo na­ció eso?

J: Era una idea que te­nía­mos des­de el prin­ci­pio. Es­tá­ba­mos bus­can­do in­vi­tar a al­gu­nos ami­gos pa­ra que hi­cie­ran ca­meos en el vi­sual, pe­ro de una for­ma sú­per su­til, na­da for­za­do o que no cua­dra­ra bien. Y co­mo sa­bía­mos que íba­mos a es­tar gra­ban­do en Me­de­llín, y to­dos ellos son de allá, fue sú­per ché­ve­re de­cir­les “ey, ¿es­tán acá, mu­cha­chos? Vén­gan­se a la gra­ba­ción y ha­ga­mos al­go”. Ca­si que en el lu­gar de la gra­ba­ción im­pro­vi­sa­mos qué iba a ha­cer ca­da uno, pe­ro de una for­ma na­tu­ral que si no los co­no­ces no te das cuen­ta de qué es­tá pa­san­do. Es­tán ahí me­ti­dos de una for­ma muy na­tu­ral.

ESQ: To­do es­to, ¿es co­mo ir en tu via­je de la vi­da?

J: Cla­ro que sí. To­do el te­ma de los in­dí­ge­nas, de via­jar en el tiem­po y de vol­ver a la esen­cia, es lo que es la vi­da. Es el co­mien­zo, es el fin de to­do. To­dos va­mos, da­mos mil vuel­tas, pe­ro al fi­nal re­gre­sa­mos a lo que so­mos. Y cuan­do pier­des la co­ne­xión con eso que eres tú, es­tás per­di­do y no en­cuen­tras el lu­gar. El lu­gar es cuan­do tú re­co­no­ces lo que tú eres, y cuan­do tú te co­nec­tas con tu esen­cia. Por eso los abra­zos con los in­dí­ge­nas, por ejem­plo, no re­pre­sen­tan so­la­men­te el abra­zo con el in­dí­ge­na sino que re­pre­sen­tan el res­pe­tar a nues­tros an­te­pa­sa­dos, res­pe­tar nues­tra esen­cia, y va­lo­rar eso, no mal­tra­tar­lo, que es lo que pa­sa hoy. En­ton­ces hay un mon­tón de men­sa­jes en­tre lí­neas con ca­da uno de los ges­tos que pa­san ahí.

ESQ: Pa­ra ti, ¿qué re­pre­sen­ta ella, la mu­jer que vas bus­can­do, que vas si­guien­do, que vas per­si­guien­do?

J: La mu­jer que es­tá ahí en ese vi­sual es la idea del amor eterno. Siem­pre nos pre­gun­ta­mos si el amor es eterno o no, ¿cier­to? Yo pien­so que el amor es eterno; pien­so que el amor es lo que nos trae aquí, lo que nos man­tie­ne vi­vos; que la bús­que­da por rea­li­zar­nos co­mo per­so­nas en ese as­pec­to es lo que nos man­tie­ne ca­da día. Es­tar lu­chan­do por tu tra­ba­jo, por ser fe­liz, por en­con­trar tu fa­mi­lia, por te­ner a tus hi­jos… siem­pre es­tás en ese ca­mino. Yo creo que la cla­ve es po­der dis­fru­tar de ese pro­ce­so. Pe­ro siem­pre hay ese al­go que te man­tie­ne vi­vo, que es el mi­la­gro de la vi­da.

ESQ: Ca­si al fi­nal nos pre­sen­tas una can­ción en in­glés. ¿Qué nos pue­des pla­ti­car so­bre es­te tí­tu­lo?

J: Ese fue un re­to que me to­mó mu­chos años. Siem­pre ha­bía que­ri­do in­ten­tar­lo, pe­ro era – es– di­fí­cil. Hi­ce va­rios ejer­ci­cios du­ran­te cin­co años; me me­tía al es­tu­dio, gra­ba­ba un par de co­sas pe­ro des­pués no que­da­ban muy bien por­que hay pro­nun­cia­cio­nes di­fí­ci­les de lo­grar, que sa­len con el tiem­po y prác­ti­ca. Des­pués de va­rios años lle­gó esa opor­tu­ni­dad y la can­ción me en­can­tó, por eso me de­ci­dí a in­cluir­la. Se­gui­ré ha­cien­do mi mú­si­ca en es­pa­ñol pe­ro even­tual­men­te po­dría ha­cer una que otra can­ción co­mo en es­te ca­so.

ESQ: Se­gu­ra­men­te tie­nes una can­ción que es más es­pe­cial pa­ra ti que las de­más, al­gu­na que ten­ga un sen­ti­mien­to ex­tra per­so­nal. ¿Tie­nes al­gu­na en ese ál­bum?

J: Sí, bueno, hay dos can­cio­nes que son es­pe­cia­les por di­fe­ren­tes mo­ti­vos. Por ejem­plo, “Ac­ti­tud” es una can­ción que siem­pre me da mu­cha ale­gría por­que los co­ros los hi­cie­ron mis hi­jos. En­ton­ces los co­lo­res es­tán siem­pre ahí de mis tres ne­nes, y siem­pre que es­cu­cho esa can­ción ten­go la ima­gen de mis tres hi­jos en el es­tu­dio gra­ban­do; es muy ché­ve­re. Ade­más tie­ne un men­sa­je que es bo­ni­to; el mun­do ne­ce­si­ta amor, ac­ti­tud. Des­pués es­tá la can­ción de “Al­gu­na Vez”, la ba­la­da que hi­ce con Juan Fer­nan­do. Es una can­ción que le com­pu­se a mi hi­ja Pa­lo­ma, y se me ha­ce muy es­pe­cial. En ge­ne­ral to­das las can­cio­nes, ob­via­men­te. Pe­ro si ten­go que es­co­ger dos can­cio­nes que son muy per­so­na­les, esas dos pue­den ser.

ESQ: Ade­más del vi­sual ¿Có­mo pien­sas ex­plo­tar to­do es­te nue­vo ma­te­rial? ¿Qué pla­nes hay pa­ra to­do es­te año?

J: Aho­ra va­mos a ha­cer una gi­ra de pro­mo­ción, ini­cial­men­te, por di­fe­ren­tes paí­ses, ha­cien­do show­ca­ses, fes­ti­va­les, en­tre­vis­tas, scree­nings, y des­pués va­mos a em­pe­zar en ve­rano de es­te año a to­car, a ha­cer con­cier­tos nues­tros por to­dos la­dos. Ese es nues­tro plan. La gi­ra yo creo que se­rá es­te año y al­go más en 2018. Sin­ce­ra­men­te, creo que lo que más me gus­ta es to­car en vi­vo, y eso es lo que ha­re­mos el res­to del tiem­po, si Dios quie­re.

Ca­mi­sa y pan­ta­lón, de Er­me­ne­gil­do Zeg­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.