UNA NUE­VA ERA

Que no te en­ga­ñe su ima­gen vin­ta­ge. El Glo­be­mas­ter de Ome­ga es el pri­mer re­loj del mun­do en con­se­guir el nue­vo y pres­ti­gio­so cer­ti­fi­ca­do Mas­ter Ch­ro­no­me­ter. Así es co­mo co­mien­za una le­yen­da.

Esquire Watch Book (México) - - CONTENIDO - Por An­drés Mo­reno

Ome­ga vuel­ve a sor­pren­der­nos: su nue­vo Glo­be­mas­ter es el pri­me­ro en el mun­do en con­se­guir el pres­ti­gio­so cer­ti­fi­ca­do Mas­ter Ch­ro­no­me­ter.

Le­gi­ti­mi­dad es una pa­la­bra que ha co­bra­do un gran va­lor en la re­lo­je­ría du­ran­te los úl­ti­mos años. El con­cep­to es am­plio e in­clu­ye to­dos aque­llos fac­to­res que do­tan de un va­lor real a los pro­duc­tos de ca­ra al clien­te. Ha­bla­mos de le­gi­ti­mi­dad al re­fe­rir­nos al ni­vel de aca­ba­do de un re­loj, su ori­gen o la his­to­ria que hay de­trás de su nom­bre. To­dos es­tos as­pec­tos han si­do cui­da­dos por Ome­ga en sus pro­duc­tos de los úl­ti­mos años. La par­te his­tó­ri­ca que­da re­fle­ja­da en la apues­ta por la re­edi­ción de mo­de­los an­ti­guos, así co­mo en un gus­to por la es­té­ti­ca vin­ta­ge en los mo­de­los de nue­va crea­ción. En lo que res­pec­ta a ca­li­dad del re­loj, po­cas fir­mas a ni­vel glo­bal han in­ver­ti­do tan­to co­mo Ome­ga en la evo­lu­ción de sus ca­li­bres has­ta con­ver­tir­se en una de las más in­no­va­do­ras del mercado.

La ca­rre­ra tec­no­ló­gi­ca tu­vo un im­por­tan­te hi­to en la in­tro­duc­ción del es­ca­pe Co-axial en 1999. Pro­si­guió en los años si­guien­tes con la lle­ga­da de los es­pi­ra­les de si­li­cio y la apli­ca­ción de ma­te­ria­les en la fa­bri­ca­ción de los mo­vi­mien­tos que ha­cía a los me­ca­nis­mos inal­te­ra­bles a los cam­pos mag­né­ti­cos de gran in­ten­si­dad. La bús­que­da de la to­tal con­fian­za del clien­te en el pro­duc­to que rea­li­zan — al­go que tam­bién se ha vis­to re­fle­ja­do en la in­tro­duc­ción de los cua­tro años de ga­ran­tía— se ex­ten­dió en di­ciem­bre del año pa­sa­do con la pre­sen­ta­ción del nue­vo cer­ti­fi­ca­do Mas­ter Ch­ro­no­me­ter, rea­li­za­do en co­la­bo­ra­ción con el Ins­ti­tu­to Fe­de­ral Sui­zo de Me­tro­lo­gía, co­no­ci­do por las si­glas me­tas. La fe­ria Ba­sel­world ha vis­to el pri­mer fru­to de es­te acuer­do y su nom­bre es Glo­be­mas­ter.

Hay que in­ves­ti­gar un po­co pa­ra ave­ri­guar de dón­de pro­ce­de Glo­be­mas­ter, aun­que los re­sul­ta­dos ayu­dan a ex­pli­car la es­té­ti­ca ele­gi­da pa­ra el nue­vo re­loj. Los pro­ble­mas de au­to­ri­dad in­te­lec­tual de los nom­bres han si­do co­mu­nes a lo lar­go de la his­to­ria de la re­lo­je­ría. Mu­chas fir­mas se veían obli­ga­das a cam­biar la de­no­mi­na­ción de sus mo­de­los (in­clu­so de las pro­pias ca­sas) al lle­gar a un mercado co­mo el

“En lo que res­pec­ta a la ca­li­dad, po­cas fir­mas han in­ver­ti­do tan­to co­mo Ome­ga en la evo­lu­ción de sus ca­li­bres, has­ta con­ver­tir­se en una de las más in­no­va­do­ras del mercado.”

es­ta­dou­ni­den­se y en­con­trar que los ele­gi­dos ya es­ta­ban re­gis­tra­dos. Ome­ga lan­zó en 1952 el Cons­te­lla­tion en el mercado eu­ro­peo y po­co des­pués lo lle­vó a Es­ta­dos Uni­dos. Du­ran­te los pri­me­ros años de co­mer­cia­li­za­ción se em­plea­ron si­mul­tá­nea­men­te Glo­be­mas­ter y Cons­te­lla­tion pa­ra es­ta nue­va co­lec­ción a la vez que se dispu­taba su uso con Dou­glas Air­craft y Lock­heed, que fa­bri­ca­ban en aque­llos mo­men­tos avio­nes con es­tos mis­mos nom­bres. Con el pa­so del tiem­po se ins­ti­tu­cio­na­li­zó la de­no­mi­na­ción Cons­te­lla­tion y Glo­be­mas­ter ca­yó en desuso has­ta que Ome­ga de­ci­dió re­cu­pe­rar­lo pa­ra es­te nue­vo re­loj. La elec­ción no só­lo de­mues­tra el víncu­lo del re­loj con la hoy fa­mo­sa co­lec­ción Cons­te­lla­tion, sino el ca­rác­ter re­tro de la pie­za. Lo ve­mos en dos de sus ele­men­tos más sig­ni­fi­ca­ti­vos: el bi­sel y la es­fe­ra. El pri­me­ro pre­sen­ta un aca­ba­do es­tria­do que re­mi­te a los an­ti­guos Cons­te­lla­tion. En cuan­to a la es­fe­ra, tam­bién fue em­plea­da por Ome­ga en la dé­ca­da de los cin­cuen­ta y es fá­cil­men­te iden­ti­fi­ca­ble por su abom­ba­mien­to fa­ce­ta­do, que le ha lle­va­do a ser co­no­ci­da en­tre los afi­cio­na­dos co­mo pie-pan, que se pue­de tra­du­cir al es­pañol co­mo ‘mol­de pa­ra tar­tas’.

El nue­vo re­loj se pre­sen­tó en un for­ma­to úni­co de ca­ja y mo­vi­mien­to. Tie­ne un diá­me­tro de 39 mm y una am­plia va­rie­dad de ma­te­ria­les, ya que a par­tir del pró­xi­mo no­viem­bre es­ta­rá dis­po­ni­ble en el mercado en oro ama­ri­llo, Sed­na (la alea­ción de oro ro­sa ex­clu­si­va de Ome­ga), ace­ro y bi­co­lor. In­clu­so se ha pre­pa­ra­do una ex­clu­si­va edi­ción de só­lo 352 pie­zas en pla­tino. Los mo­de­los en oro y pla­tino se en­tre­gan con co­rrea en piel de co­co­dri­lo, mien­tras las ver­sio­nes en ace­ro y bi­co­lor (en ace­ro y Sed­na) tam­bién dis­po­nen de la op­ción bra­za­le­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.