EL ADN MÁS DEL­GA­DO

Esquire Watch Book (México) - - CONTENIDO - Por Ma­nuel Mar­tí­nez y Fran­cis­co Cue­vas

Vi­si­ta­mos las ma­nu­fac­tu­ras de Piaget en Sui­za, don­de se ges­tó la re­vo­lu­ción de los re­lo­jes ul­tra­pla­nos.

Vi­si­ta­mos las ma­nu­fac­tu­ras de Piaget en Sui­za, don­de se ges­tó una de las gran­des re­vo­lu­cio­nes de la in­dus­tria en las úl­ti­mas dé­ca­das: la re­vo­lu­ción de los re­lo­jes ul­tra­pla­nos.

Al valle de la Bré­vi­ne se le co­no­ce co­mo la Si­be­ria de Sui­za. La ra­zón es jus­to la que se ima­gi­nan: el 12 de enero de 1987, los ter­mó­me­tros en ese lu­gar des­cen­die­ron a -41.8˚ C, la tem­pe­ra­tu­ra más ba­ja re­gis­tra­da en el país. Es­te valle se lo­ca­li­za a po­co más de 1,000 me­tros de al­ti­tud en la ca­de­na mon­ta­ño­sa del Ju­ra y for­ma par­te del dis­tri­to de Le Lo­cle en el can­tón de Neu­châ­tel. Es un pa­raí­so pa­ra quie­nes aman el es­quí de fon­do y el pa­ti­na­je so­bre hie­lo, y pa­ra cual­quie­ra que sien­ta de­bi­li­dad por los pai­sa­jes es­pec­ta­cu­la­res. En el área de la Bré­vi­ne se en­cuen­tra el pe­que­ño po­bla­do de La Cô­te-aux-fées. Por pe­que­ño que­re­mos de­cir que allí vi­ven me­nos de 500 per­so­nas, que ca­mi­nar por su ca­lle prin­ci­pal —la es­tre­cha ca­rre­te­ra de dos ca­rri­les que atra­vie­sa la zo­na— de pun­ta a pun­ta to­ma 15 mi­nu­tos a lo má­xi­mo y que, co­mo bue­nos suizos, sus ha­bi­tan­tes cie­rran sus ne­go­cios y se me­ten a sus ca­sas en las pri­me­ras ho­ras de la tar­de.

Así que La Cô­te-aux-fées po­dría ser un pue­bli­to fan­tas­ma sui­zo más en una re­gión her­mo­sa pe­ro ino­cua. Lo cual es to­tal­men­te fal­so. Pri­me­ro, por­que Neu­châ­tel es la cu­na de la re­lo­je­ría sui­za. Y se­gun­do, por­que en La Cô­te-aux-fées es­tá una de las ma­nu­fac­tu­ras de Piaget. Fue en ese lu­gar don­de en 1874, Geor­ges Edouard Piaget fun­dó su pri­mer ta­ller en la gran­ja fa­mi­liar y se en­fo­có en el de­sa­rro­llo de mo­vi­mien­tos de al­ta pre­ci­sión pa­ra ter­ce­ros con gran éxi­to.

Tras el es­ta­ble­ci­mien­to de la mar­ca en 1943 y la decisión de crear re­lo­jes fir­ma­dos y co­mer­cia­li­za­dos con su nom­bre, los nie­tos del fun­da­dor, Gé­rald y Va­len­tin, fun­da­ron una fá­bri­ca más gran­de en 1945, mis­ma que, has­ta la fe­cha, es don­de se pro­du­cen los ca­li­bres pa­ra los guar­da­tiem­pos. Es un edi­fi­cio aus­te­ro, de dos plan­tas y con te­cho de dos aguas. Si no fue­ra por el letrero de Piaget co­lo­ca­do arri­ba de la en­tra­da prin­ci­pal, pa­sa­ría des­aper­ci­bi­do.

Los pi­sos y las pa­re­des blan­cas del in­te­rior, el am­bien­te asép­ti­co y el si­len­cio se­pul­cral ne­ce­sa­rio pa­ra que los em­plea­dos se con­cen­tren en su la­bor, no son muy di­fe­ren­tes

a los de otras ma­nu­fac­tu­ras de es­ta zo­na ben­de­ci­da por el dios del tiem­po. Pe­ro de nue­vo es­ta per­cep­ción es su­per­fi­cial. Es en­tre es­tas pa­re­des, de la mano de es­te equi­po y sus pre­de­ce­so­res, don­de se ha ges­ta­do una de las gran­des re­vo­lu­cio­nes de la re­lo­je­ría en la se­gun­da mi­tad del si­glo XX y lo que va del si­glo XXI: la re­vo­lu­ción de los re­lo­jes ul­tra­pla­nos.

Des­de la dé­ca­da de 1950, Piaget ha tra­ba­ja­do en re­du­cir el gro­sor de sus ca­li­bres me­dian­te in­no­va­cio­nes que han re­sul­ta­do de­ci­si­vas pa­ra la mar­ca. En la ex­hi­bi­ción de Ba­sel de 1957, la fir­ma pre­sen­tó el 9P, un mo­vi­mien­to de cuer­da ma­nual de só­lo 2 mi­lí­me­tros de al­tu­ra. Al mis­mo tiem­po, Va­len­tin Piaget re­gis­tra­ba va­rias pa­ten­tes pa­ra un me­ca­nis­mo ul­tra­plano au­to­má­ti­co. El ca­li­bre 12P fue re­ve­la­do al pú­bli­co en 1960: me­día 2.3 mm de al­tu­ra y há­bil­men­te in­cluía un mi­cro ro­tor des­cen­tra­do. Fue el pri­mer ca­pí­tu­lo de lo que se vol­ve­ría en una sa­ga de su­pera­ción de ré­cords, pues el 12P se con­vir­tió en el mo­vi­mien­to au­to­má­ti­co más del­ga­do del mun­do.

Piaget si­guió de­mos­tran­do su maes­tría en la rea­li­za­ción de es­te ti­po de me­ca­nis­mos con el ca­li­bre 430P (2.1 mm) pre­sen­ta­do en 1998, y con el lan­za­mien­to, en 2003, del ca­li­bre 600P (3.5 mm), el tour­bi­llon de cuer­da ma­nual más es­bel­to del mun­do. To­dos los mo­vi­mien­tos que Piaget ha desa­rro­lla­do en los úl­ti­mos 15 años ejem­pli­fi­can, en sus ca­te­go­rías res­pec­ti­vas, la ele­gan­cia que se con­si­gue a tra­vés de la delgadez, ya sea en un re­loj con do­ble hu­so ho­ra­rio, cro­nó­gra­fo, ca­len­da­rio perpetuo o tour­bi­llon.

“Cree­mos que, si nos en­fo­ca­mos en pro­du­cir re­lo­jes ul­tra­del­ga­dos sin im­por­tar lo de­más, siem­pre ten­dre­mos re­lo­jes ele­gan­tes”, di­ce Frank Tou­zeau, di­rec­tor de mer­ca­do­tec­nia de Piaget. “Si com­pa­ras con la com­pe­ten­cia cual­quier re­loj de Piaget, des­de un sim­ple cro­nó­gra­fo has­ta un tour­bi­llon, cla­ra­men­te se ve­rá la di­fe­ren­cia: los más ele­gan­tes siem­pre se­rán más del­ga­dos. En Piaget ha­ce­mos re­lo­jes atem­po­ra­les, es de­cir, su di­se­ño se ve­rá bien en cual­quier épo­ca”.

“To­do lo que ha­ce­mos bus­ca te­ner las tres ‘C’s’: que sea crea­ti­vo, con­tem­po­rá­neo y clá­si­co”, di­ce Phi­lip­pe Léo­pold Metz­ger, ceo de Piaget. “Fi­nal­men­te, si vas a gas­tar en­tre 30 y 50 mil dó­la­res por al­go, más te va­le que sea al­go que pue­das he­re­dar a tus hi­jos y ellos a los su­yos, y que sea al­go que les si­ga gus­tan­do a pe­sar del tiem­po. Los re­lo­jes her­mo­sos si­guen sien­do her­mo­sos 100 años des­pués de ha­ber­se crea­do. Y eso no ne­ce­sa­ria­men­te su­ce­de pa­ra otras co­sas que com­pras a lo lar­go de tu vi­da… Y, bueno, tam­bién po­dría­mos ha­cer re­lo­jes enor­mes co­mo los que se han pues­to de mo­da. Sin em­bar­go, no lo ha­ce­mos por­que bus­ca­mos ha­cer re­lo­jes ele­gan­tes pa­ra hom­bres ele­gan­tes”.

OBRA MÁ­XI­MA

Cuan­do vi­si­ta­mos La Cô­te-aux-fées ha­ce unos me­ses, uno de los maes­tros re­lo­je­ros nos mos­tró fe­liz el má­xi­mo or­gu­llo de la

“Quien nos com­pra tie­ne un gus­to re­fi­na­do, ele­gan­te, por­que así son nues­tras pie­zas.”

ca­sa en ma­te­ria de ul­tra­pla­nos: el Al­ti­plano 900P. Con sus 3.65 mm de gro­sor to­tal, es­te guar­da­tiem­pos pre­sen­ta­do en 2014 es es­pe­cial por su ar­qui­tec­tu­ra, por una nue­va y re­vo­lu­cio­na­ria ma­ne­ra de en­sam­blar los com­po­nen­tes del re­loj. La cla­ve es­tri­ba en que la ca­ja y el mo­vi­mien­to for­man un to­do, co­mo un edi­fi­cio or­gá­ni­co en el que ca­da pie­za de­pen­de de la otra. La ca­ja ha­ce de ca­li­bre y el ca­li­bre es a su vez la ca­ja, con lo que el es­pa­cio se re­du­ce a la mí­ni­ma ex­pre­sión: la par­te pos­te­rior de la ca­ja sir­ve tam­bién de pla­ti­na y los puen­tes es­tán del la­do de la es­fe­ra. El me­ca­nis­mo y el sis­te­ma de ajus­te ma­nual es­tán con­te­ni­dos den­tro del es­pe­sor del vo­lan­te, con lo que se aho­rran mi­lí­me­tros, y un ba­rri­le­te sus­pen­di­do cuelga de un úni­co puen­te.

Es­te mi­la­gro no ha­bría si­do po­si­ble sin la par­ti­ci­pa­ción de la otra ma­nu­fac­tu­ra de Piaget, ubi­ca­da en Plan-les-oua­tes, a 122 ki­ló­me­tros de La Cô­te-aux-fées (apro­xi­ma­da­men­te a una ho­ra y me­dia en au­to, por la au­to­pis­ta A1). Fun­da­da en 2001 en las afue­ras de Ginebra, es­ta plan­ta es don­de se fa­bri­can las ca­jas pa­ra los re­lo­jes de Piaget (ela­bo­ra­das só­lo en me­ta­les pre­cio­sos), así co­mo los ex­ten­si­bles y la ma­yo­ría de las pie­zas con que se fa­bri­can los me­ca­nis­mos (des­de tor­ni­llos has­ta en­gra­nes).

En sus ins­ta­la­cio­nes nos to­ca pre­sen­ciar un es­pec­tácu­lo impresionante. Un hom­bre de ba­ta sos­tie­ne una ba­rra de oro ma­ci­zo de unos ocho ki­los de pe­so. Aun­que el lin­go­te tie­ne un va­lor apro­xi­ma­do de 150 mil dó­la­res, el hom­bre es­tá a pun­to de des­pe­da­zar­la. Lo in­tro­du­ce en un horno pa­ra fun­dir­lo y lue­go dar­le la for­ma desea­da. No son mu­chas las fir­mas que tie­nen su pro­pio horno in hou­se. Lue­go en­tra­rá en ac­ción un equi­po de unas 20 per­so­nas, ca­da una ar­ma­da con una mo­der­na má­qui­na di­se­ña­da pa­ra cor­tar, mol­dear o pu­lir. En unos cuan­tos me­ses, el lin­go­te for­ma­rá par­te de una so­fis­ti­ca­da obra de ar­te con un va­lor que su­pera por mu­cho el cos­to mo­ne­ta­rio de la ma­te­ria pri­ma.

La ma­nu­fac­tu­ra de Plan-les-oua­tes al­ber­ga las áreas ad­mi­nis­tra­ti­vas, de di­se­ño y de mer­ca­do­tec­nia, así co­mo el de­par­ta­men­to crea­ti­vo que desa­rro­lla to­das las lí­neas de jo­ye­ría de la ca­sa sui­za. Sí, la jo­ye­ría de Piaget, es de­cir, una de las más desea­das por las mu­je­res. En otras pa­la­bras, ade­más de ser aquí don­de se trans­for­ma la ma­te­ria pri­ma en los com­po­nen­tes pa­ra ela­bo­rar de los re­lo­jes, tam­bién es don­de se crean las jo­yas de en­sue­ño con que los prín­ci­pes mo­der­nos bus­can con­quis­tar a las prin­ce­sas con­tem­po­rá­neas.

His­to­ria de dos ma­nu­fac­tu­ras

En la pá­gi­na opues­ta, la impresionante fá­bri­ca de Piaget en Plan-les-oua­tes, a las afue­ras de Ginebra. Aba­jo, la otra ma­nu­fac­tu­ra se en­cuen­tra en La Cô­te-aux-fées.

Al­ti­plano 900P

Con só­lo 3.65 mm de gro­sor to­tal, es el re­loj

de cuer­da ma­nual más plano del mun­do. Es impresionante có­mo fu­sio­na el ca­li­bre y la ca­ja.

Ca­li­bre 12P

Fue re­ve­la­do al pú­bli­co en 1960: me­día 2.3 mm de al­tu­ra y há­bil­men­te in­cluía un mi­cro ro­tor des­cen­tra­do pa­ra la car­ga au­to­má­ti­ca.

Ca­li­bre 600P

En 2003, Piaget pre­sen­tó el mo­vi­mien­to de tour­bi­llon de cuer­da ma­nual más del­ga­do del mun­do,

con só­lo 3.5 mm de gro­sor.

PHI­LIP­PE LÉO­POLD

METZ­GER

“Los re­lo­jes her­mo­sos si­guen sien­do her­mo­sos 100 años des­pués

de ha­ber­se crea­do. Y eso no ne­ce­sa­ria­men­te su­ce­de pa­ra otras co­sas que com­pras a lo lar­go de la vi­da.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.