Tra­di­ción re­vo­lu­cio­na­ria

Esquire Watch Book (México) - - BLANCPAIN - Por Santiago Te­je­dor

La his­to­ria de la re­lo­je­ría no se­ría la mis­ma sin la pre­sen­cia de Blanc­pain, que ha sa­bi­do sor­tear los re­tos del mer­ca­do pa­ra cam­biar la for­ma en la que en­ten­de­mos la me­di­ción del tiem­po.

Cuan­do ha­bla­mos de alta re­lo­je­ría y pre­gun­ta­mos por mar­cas que ha­yan mar­ca­do hi­tos en la his­to­ria, ra­ra vez apa­re­ce el nom­bre de Blanc­pain. Si ha­bla­mos de las ma­nu­fac­tu­ras que tie­nen la ma­yor ca­pa­ci­dad de crea­ción de ca­li­bres es pro­ba­ble que nom­bre­mos unas cuan­tas y Blanc­pain no sea una de ellas. Y si enu­me­ra­mos mar­cas de vehícu­los de­por­ti­vos que tie­nen alian­zas con em­pre­sas re­lo­je­ras, no se­ría de ex­tra­ñar que tam­po­co sur­gie­ra el nom­bre de Blanc­pain. Sin em­bar­go, la firma tie­ne to­do eso y más. Lo ha­ce de ma­ne­ra tan ele­gan­te que só­lo los ver­da­de­ros co­no­ce­do­res de la re­lo­je­ría lo apre­cian.

Em­pe­ce­mos por de­cir que Blanc­pain es la ca­sa re­lo­je­ra más an­ti­gua del mun­do. Su fun­da­dor, Jehan-jac­ques Blanc­pain, es­ta­ble­ció su ta­ller de re­lo­je­ría en su ca­sa de Vi­lle­ret. Le fue tan bien que en 1735 Jehan-jac­ques fun­dó Blanc­pain y se con­vir­tió en la pie­dra fun­da­cio­nal de lo que se co­no­ce co­mo “el Va­lle de la Re­lo­je­ría”.

En la se­gun­da mi­tad del xix el mun­do em­pe­za­ba a de­jar de ser ar­te­sa­nal pa­ra pa­sar a ser in­dus­trial, sin em­bar­go Fré­dé­ric-louis Blanc­pain, bis­nie­to del fun­da­dor y di­rec­tor de la ha­bía mo­der­ni­za­do el ta­ller en 1815 y lo ha­bía con­ver­ti­do en una ma­nu­fac­tu­ra con pro­duc­ción en se­rie, por lo que la tran­si­ción fue más sen­ci­lla. En 1865 cons­tru­yó una fá­bri­ca de dos plan­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.