Eu­ro­via­jes

Cuán­tas ve­ces no he­mos fan­ta­sea­do con via­jar por Eu­ro­pa… en lo per­so­nal des­de los 10 años, pa­ra ser exac­ta, so­ña­ba con fes­te­jar mis quin­ce pri­ma­ve­ras en ese ma­ra­vi­llo­so con­ti­nen­te.

El Imparcial - Estilos GH - - CONTENIDO - POR: ES­TE­FA­NÍA LA­GAR­DA

Cum­ple tu fan­ta­sía por Eu­ro­pa

Por lo que veía en fo­tos y vi­deos, po­día no­tar que era un lu­gar lleno de paí­ses ma­ra­vi­llo­sos, con cul­tu­ras asom­bro­sas y co­mi­da inigua­la­ble; pe­ro a fin de cuen­tas, só­lo lo veía co­mo un sue­ño al­go le­jano que tar­da­ría en cum­plir. Aquí es cuan­do vie­ne la fra­se "El que per­se­ve­ra al­can­za", ya que con un po­co de pa­cien­cia, or­ga­ni­za­ción fi­nan­cie­ra, per­so­nas con quie­nes com­par­tir la aven­tu­ra y pla­nea­ción pre­via, lo­gré cum­plir uno de mis más gran­des sue­ños, 16 años des­pués; sin­ce­ra­men­te, me atre­vo a des­cri­bir un "eu­ro­trip" co­mo la me­jor in­ver­sión que

al­guien pue­da ha­cer. Lo pri­me­ro que uno pien­sa es que pue­de ser cos­to­so; yo des­mien­to eso di­cién­do­les que no lo es (a me­nos que tú lo quie­ras): el gas­to más fuer­te es el vue­lo y pue­de sa­lir a mu­cho me­jor pre­cio de lo que crees, si lo com­pras con an­ti­ci­pa­ción. Pa­ra ha­cer un via­je a Eu­ro­pa tie­nes dos op­cio­nes: con agen­cia y sin agen­cia; no hay una ver­dad ab­so­lu­ta con res­pec­to a es­to ya que las dos tie­nen sus pros y con­tras.

DE LA MANO

Si via­jas con agen­cia, te quita un pe­so de en­ci­ma al mo­men­to de or­ga­ni­zar to­do: bo­le­tos de avio­nes, tre­nes, hos­pe­da­jes, ru­tas exac­tas, tours, et­cé­te­ra; no

se­rá la op­ción más eco­nó­mi­ca, ya que una agen­cia bus­ca ase­gu­rar que sus clien­tes que­den 100% sa­tis­fe­chos, con las op­cio­nes más có­mo­das y de me­jor ca­li­dad.

Por otro la­do, si via­jas sin agen­cia tie­nes la li­ber­tad de ele­gir lu­ga­res, por lo tan­to, vi­ves ex­pe­rien­cias y co­sas que qui­zás con un tour or­ga­ni­za­do no es­tés ex­pues­to a vi­vir, lo cual ha­ce que tu via­je se con­vier­ta en al­go que ja­más ima­gi­nas­te.

Si el ma­yor mie­do de or­ga­ni­zar­lo por tu cuen­ta es la po­si­bi­li­dad de equi­vo­car­te, per­der­te o creer que no es­tás apro­ve­chan­do el tiem­po, la ver­dad es que es par­te de la ex­pe­rien­cia y lo que ha­ce tu via­je aún más es­pe­cial.

HA­CIA DÓN­DE

Una vez que ele­gis­te co­mo pre­fie­res via­jar, es­tás lis­to pa­ra ele­gir; lo ideal es to­mar un ma­pa y sub­ra­yar a dón­de quie­res ir (ob­via­men­te, de­pen­de del tiem­po y por su­pues­to, si vas a via­jar en avión, tren o bar­co).

A diferencia de cual­quier otro con­ti­nen­te, via­jar a Eu­ro­pa tie­ne mu­chas ven­ta­jas ya que los des­ti­nos es­tán sor­pren­den­te­men­te cer­ca, y tras­la­dar­se de un país a otro cues­ta lo mis­mo o más ba­ra­to que via­jar, por ejem­plo, de un es­ta­do a otro den­tro de México. To­das las ca­pi­ta­les eu­ro­peas ne­ce­si­tan mí­ni­mo dos días com­ple­tos pa­ra si­quie­ra to­mar­te una fo­to con los mo­nu­men­tos prin­ci­pa­les; si úni­ca­men­te tie­nes 15 días de via­je y pien­sas vi­si­tar cin­co des­ti­nos, ca­da tres días o me­nos ten­drás que mo­ver­te, sin con­si­de­rar el tiem­po de tras­la­dos.

Los paí­ses eu­ro­peos que lo­gré co­no­cer en apro­xi­ma­da­men­te 3 se­ma­nas fue­ron: Es­pa­ña, Italia, Fran­cia, Sui­za, Ho­lan­da e In­gla­te­rra; creo que va­le la pe­na vi­si­tar­los y em­pa­par­se un po­co de su cul­tu­ra, ya que ca­da uno cuen­ta con tra­di­cio­nes, ar­qui­tec­tu­ra, mo­nu­men­tos, gas­tro­no­mía y co­sas muy pe­cu­lia­res que ha­rán que te enamo­res de ca­da país.

Sin em­bar­go, exis­ten al­gu­nos otros paí­ses que por lo que he leí­do y vis­to en pe­lí­cu­las, re­vis­tas o fo­tos en In­ter­net de­bes co­no­cer, co­mo lo son: Ale­ma­nia, Ir­lan­da, Por­tu­gal, Bél­gi­ca y Aus­tria, ca­da país con pai­sa­jes de pos­ta­les, co­mi­da de­li­cio­sa y cos­tum­bres real­men­te asom­bro­sas.

Un via­je no de­be ser una sim­ple co­lec­ción de fo­to­gra­fías de mo­nu­men­tos o ciu­da­des: se tra­ta de ha­llar ex­pe­rien­cias y que te de­je en­se­ñan­zas; pre­ci­sa­men­te eso es lo en­ri­que­ce­dor de via­jar, ya que al fi­nal de to­do, la vi­da -co­mo los via­jes- se tra­ta de apren­di­za­je y ex­pe­rien­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.