Re­des­cu­bre des­ti­nos lo­ca­les

Me pa­só que es­tu­ve un tiem­po sin via­jar den­tro de So­no­ra, pre­fe­ría sa­lir a otras par­tes del país o des­ti­nos que no co­no­cía pa­ra sen­tir que es­ta­ba "via­jan­do".

El Imparcial - Estilos GH - - VIAJANDO POR SONORA - POR: ADRIÁN XAVIER TE­NA

Con el tiem­po co­men­cé a re­gre­sar a esos lu­ga­res que más jo­ven fre­cuen­ta­ba, co­mo San Car­los, Bahía de Kino, al­gu­nos pue­blos co­mo Mag­da­le­na y de la sie­rra so­no­ren­se, in­clu­so a las afue­ras de la ciudad, co­mo San Pe­dro el Sau­ci­to. Des­pués de co­no­cer otras par­tes, te ale­jas un po­co de lo que creías co­no­cer o ha­ber vi­si­ta­do va­rias ve­ces y que ya no te pa­re­ce atrac­ti­vo; su­ce­dió que

al re­gre­sar a es­tos si­tios, co­men­cé a ver­los con otros ojos.

Me fi­ja­ba más en el lu­gar, en el con­tex­to, en las edi­fi­ca­cio­nes, los co­mer­cios, có­mo es que vi­ven y se re­la­cio­nan los lo­ca­les y en lu­gar de en­con­trar las ca­ren­cias o de­fi­cien­cias, co­men­cé a apre­ciar es­to que an­tes no me pa­re­cía atrac­ti­vo.

NUE­VAS EX­PE­RIEN­CIAS

Co­men­cé a re­des­cu­brir esos pai­sa­jes que fue­ron par­te de mi ni­ñez: cerros con ver­des mez­qui­tes en el ve­rano; cie­los que se pin­tan de ro­sa y na­ran­ja, co­mo si fue­ran pin­ce­la­das de una pin­tu­ra; du­nas de blan­ca are­na, que com­bi­nan con el co­lor del cie­lo. Em­pe­cé a apre­ciar la co­mi­da ca­lle­je­ra y tra­di­cio­nal, co­mo lo fue en la reciente Fe­ria Gas­tro­nó­mi­ca de San Pe­dro (el pa­sa­do mes de abril), don­de los es­ta­ble­ci­mien­tos del co­rre­dor gas­tro­nó­mi­co ofre­cie­ron sus pla­ti­llos tí­pi­cos

co­mo el me­jor bu­rro de car­ne asa­da, el me­jor po­zo­le, el me­jor ta­mal de car­ne con chi­le, entre otras.

Así me pa­só re­cien­te­men­te cuan­do fui a San Car­los y to­ma­mos un pa­seo en ya­te: su­ce­dió que no re­cor­da­ba lo im­pre­sio­nan­tes que se ven los ro­jos y ma­rro­nes pe­ñas­cos en el Mar de Cor­tés, con­tras­tan­do con el azul rey de sus cal­ma­das aguas y to­do es­to, vien­do có­mo el cie­lo iba pa­san­do del ama­ri­llo y na­ran­ja al in­ten­so azul del cie­lo. Em­pie­zas a volverte un em­ba­ja­dor de tu ciudad, de tu es­ta­do y quie­res com­par­tir es­to que nos ha­ce ser au­tén­ti­cos: nues­tros co­lo­res, nues­tros sa­bo­res, nues­tras cos­tum­bres y tra­di­cio­nes que son úni­cas y que en otra par­te del mun­do no hay otras igua­les. Se vuel­ven ver­da­de­ra­men­te ex­pe­rien­cias me­mo­ra­bles pa­ra el tu­ris­ta, que vie­ne y se ma­ra­vi­lla con es­to que nos ha­ce ser quie­nes so­mos.

Te­na. Cor­te­sía Xavier FO­TOS:

Adrián Xavier es ar­qui­tec­to, do­cen­te, blog­ger, en­tu­sias­ta del ar­te del di­se­ño y es­ti­los de vi­da. Cuén­ta­le lo que bus­cas al sa­lir: adrian­xa­[email protected]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.