¡To­do se tra­ta de amar!

El amor de­ja hue­lla, sin du­da... y Ra­yo Guz­mán ex­plo­ra el cla­robs­cu­ro de es­tas emo­cio­nes de la mano de los li­bros 'Cuan­do mamá las­ti­ma' y 'Cuan­do pa­pá las­ti­ma'.

Frontera - Estilos GH - - | LA APUESTA LITERARIA DE RAYO GUZMÁN | - TEX­TO: IVÁN MO­RENO

El ca­mino de la re­con­ci­lia­ción es lar­go, len­to y (ca­si) sen­ci­llo. La au­to­ra Ra­yo Guz­mán lo con­fie­sa: es fan del amor, pe­ro de ese amor que lo pue­de to­do, no co­mo una uto­pía ro­mán­ti­ca sino co­mo una ma­ne­ra de sa­nar las he­ri­das de un pa­dre au­sen­te; el des­cu­brir de los mie­dos en pri­me­ra per­so­na que una ma­dre le­gó; o las du­das que el ma­ña­na plan­tea cuan­do la som­bra del do­lor lle­va a re­pe­tir pa­tro­nes. De la mano de los tex­tos “Cuan­do pa­pá las­ti­ma” y “Cuan­do mamá las­ti­ma”, la es­cri­to­ra guanajuate­nse se em­bar­ca en el via­je de las emo­cio­nes pro­pias (y por su­pues­to pres­ta­das) pa­ra ofre­cer a los lec­to­res no un tex­to alec­cio­na­dor o un ma­nual de su­per­vi­ven­cia, pe­ro sí his­to­rias que des­de lo par­ti­cu­lar re­fle­jan sen­ti­mien­tos uni­ver­sa­les.

“Fue her­mo­so ser la voz de mu­chos ni­ños he­ri­dos… sin im­por­tar la edad que ten­ga­mos. Lo más bo­ni­to que me han de­ja­do (es­tos tex­tos) es po­der hu­ma­ni­zar los ro­les de pa­pá y mamá, de­jar­los de ver co­mo se­res per­fec­tos", ex­pli­ca en en­tre­vis­ta.

Y es que, sos­tie­ne la au­to­ra, ¿quién es el pri­mer amor de las hi­jas o el su­per­hé­roe de los hi­jos sino un pa­dre que en ins­tan­tes de la vi­da re­sul­ta lu­mi­no­so?¿o es que aca­so exis­te un víncu­lo más pro­fun­do y pro­tec­tor que el de una ma­dre con su re­to­ño?

Pa­ra Guz­mán, quien pri­me­ro vi­vi­ría la ca­tar­sis a tra­vés de un tex­to au­to­bio­grá­fi­co que la con­fron­tó co­mo ma­dre e hi­ja, es­tas pre­gun­tas se han res­pon­di­do al acer­car­se a re­cuer­dos (tan fres­cos co­mo hi­rien­tes), re­co­pi­la­dos a tra­vés de con­fe­ren­cias, char­las y re­des so­cia­les.

“Los li­bros no te dan lec­cio­nes de vi­da, no te di­cen có­mo no las­ti­mar a tus hi­jos. Mis li­bros só­lo cuen­tan his­to­rias con per­so­na­jes humanos, con­tun­den­tes. Te pue­des re­fle­jar ahí.

El li­bro te ha­bla de qué hi­zo una per­so­na en una si­tua­ción se­me­jan­te.

“La ma­yo­ría de las his­to­rias que lle­ga­ban te­nían que ver con el aban­dono, la in­jus­ti­cia o la hu­mi­lla­ción. O en el ca­so del pa­pá hay quie­nes ni chan­ce die­ron de aban­do­nar al hijo, pues se fue­ron du­ran­te la ges­ta­ción. El aban­dono de es­te ti­po es re­cu­rren­te”, pun­tua­li­za.

A sie­te años de ha­ber em­pren­di­do de lleno el via­je de la es­cri­tu­ra, Ra­yo Guz­mán tam­bién ex­plo­ra la ve­na de ro­les ma­ter­nos don­de la pre­sen­cia se con­vier­te en yu­go o mor­da­za ba­jo la mi­ra­da de ca­da uno de los hi­jos.

“Con­tar las ex­pe­rien­cias de los de­más re­sul­ta una res­pon­sa­bi­li­dad muy gran­de. Me hi­ce más sen­si­ble a con­tar lo de las otras per­so­nas de una ma­ne­ra que la gen­te sin­tie­ra lo mis­mo que cuan­do yo leía las mías.

"Ha­blar de ti mis­mo es un com­pro­mi­so muy gran­de, pe­ro de los de­más lo es el do­ble.

Las his­to­rias no juz­gan. Los per­so­na­jes re­pre­sen­tan el de­seo que te­ne­mos co­mo hi­jos de lle­gar a la re­con­ci­lia­ción. Así ter­mi­nan las his­to­rias, en el amor, en la re­con­ci­lia­ción", pun­tua­li­zó.

¿Y LOS HI­JOS LAS­TI­MAN?

Dan­do cie­rre a la trio­lo­gía, "Cuan­do los hi­jos las­ti­man" se­rá el pro­yec­to que aven­tu­re a Guz­mán por los des­en­cuen­tros de una ge­ne­ra­ción aje­na al mun­do de sus pa­dres.

“La crian­za es una ex­pe­rien­cia úni­ca. Es al­go muy di­fí­cil de ex­pli­car, en el sen­ti­do de que ca­da ser hu­mano es úni­co. El úni­co ca­mino es te­ner tiem­po y amor pa­ra ca­da uno de los hi­jos… pe­ro, en es­tos tiem­pos, pues nos fal­ta tiem­po y amor. Des­de ahí em­pie­zan un mon­tón de si­tua­cio­nes que tie­nen que con­tem­plar­se. “De­sa­for­tu­na­da­men­te, te­ne­mos una ge­ne­ra­ción de pa­pás muy jó­ve­nes, tie­nen 16 ó 17 años. Son pa­dres en la ado­les­cen­cia y ni si­quie­ra ter­mi­na­ron de for­mar­se ellos y ya tie­nen que for­mar a otro ser hu­mano. Es­ta­mos vi­vien­do una épo­ca muy com­ple­ja, pe­ro si­go sien­do fan del amor: creo que el amor lo pue­de to­do", ex­pli­có.

La apues­ta editorial aún no tie­ne fe­cha de­fi­ni­dia, pues la au­to­ra con­ti­núa tra­ba­jan­do en su ci­clo de con­fe­ren­cias, así co­mo el re­cien­te lan­za­mien­to de otros tex­tos, sin em­bar­go con­fía en se­guir apor­tan­do, a tra­vés de sus his­to­rias, al en­ten­di­mien­to y el des­per­tar de las emo­cio­nes. “Es­ta­mos vi­vien­do en un mun­do tan huér­fano de amor. Reac­ti­ve­mos el amor. Ne­ce­si­ta­mos reac­ti­var­lo y una ma­ne­ra es re­con­ci­lián­do­nos con las per­so­nas, dan­do el amor que se de­be”, con­clu­yó.

COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.