CON­FRON­TA A DIOS

La so­bre­vi­vien­te del ge­no­ci­dio de Ruan­da es­ta­rá en Ti­jua­na el pró­xi­mo mes.

Frontera - Estilos GH - - | IMMACULÉE ILIBAGIZA | - TEX­TO: REDACCIÓN ES­TI­LOS

Saber que al­guien te va a ase­si­nar, que la muer­te es­tá a po­cos mi­nu­tos de ti, te ha­ce con­fron­tar a Dios, yo lo con­fron­té, le di­je: si eres real, si exis­tes, no per­mi­tas que en­cuen­tren la puer­ta del ba­ño”, es­te es uno de los te­rri­bles mo­men­tos que vi­vió Im­ma­cu­lée Ili­ba­gi­za. La so­bre­vi­vien­te del ge­no­ci­dio en Ruan­da, y que ha to­ma­do co­mo ban­de­ra pa­ra pro­mo­ver por el mun­do la paz y el per­dón, es­ta­rá en Ti­jua­na el pró­xi­mo lu­nes 1 de abril en la Sa­la de Es­pec­tácu­los del Cen­tro Cul­tu­ral Ti­jua­na a las 19:00 ho­ras. Fue ha­ce 25 años, 6 de abril de 1994, cuan­do la pe­sa­di­lla ini­ció tras la muer­te del pre­si­den­te de Ruan­da al ser de­rri­ba­do su avión, dan­do ini­cio a la ma­sa­cre más gran­de de to­dos los tiem­pos. En me­nos de 100 días, más de un mi­llón de per­so­nas fue­ron ase­si­na­das, es­to de­bi­do a la ten­sión por dé­ca­das en­tre las tri­bus Tut­sis y Hu­tus. Im­ma­cu­lée no ima­gi­nó que aque­lla ma­ña­na, cuan­do su her­mano Da­mas­ce­ne la des­per­tó se­ría la úl­ti­ma vez que po­dría cam­biar­se de ro­pa y ver a su fa­mi­lia viva, pues tu­vo que co­rrer a re­fu­giar­se en la ca­da de al la­do don­de, es­con­di­da en un pe­que­ño ba­ño, per­ma­ne­ció por 91 días, mien­tras veía por un pe­que­ño ori­fi­co a cien­tos de hom­bres bus­can­do a los miem­bros de las “tri­bus enemi­gas” pa­ra aca­bar con ellos.

“Ellos bus­ca­ron por dos ho­ras y se fue­ron, pa­ra mí fue ese mo­men­to el que me re­gre­só la fe. Yo los odia­ba, por su­pues­to. Es­ta­ba muy enoja­da, el tiem­po que es­tu­ve en el ba­ño no po­día en­ten­der có­mo otro ser hu­mano pue­de cau­sar­te tan­to do­lor.

“Al na­cer no ele­gi­mos ser en quie­nes nos con­ver­ti­mos, ni ele­gi­mos nues­tros ca­mi­nos, ni nues­tra tri­bu, tam­po­co el país don­de na­ci­mos. Sen­tí de­seos de ven­gan­za, pe­ro pu­de dar­me cuen­ta de que eso no ser­vía de al­go, que só­lo iba a pro­lon­gar el do­lor y el odio en es­te mun­do”, na­rra a quien le fue en­tre­ga­do el Pre­mio In­ter­na­cio­nal Mahat­ma Ghan­di y ob­tu­vo cin­co tí­tu­los de doc­to­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.