Un día eres al otro, quién sa­be

Ser in­fluen­cer se ha con­ver­ti­do en un ofi­cio en­fo­ca­do a la pro­mo­ción de pro­duc­tos y ser­vi­cios que pa­re­cie­ra fá­cil de desem­pe­ñar y muy re­di­tua­ble.

Frontera - Estilos GH - - | REDES SOCIALES | - POR: DI­VA LO­MAS

De un tiem­po acá, ni un buen pues­to en el tra­ba­jo te de­fi­ne tan­to co­mo el nú­me­ro de se­gui­do­res en re­des so­cia­les. Hoy, ese nú­me­ro es si­nó­ni­mo de es­ta­tus en una so­cie­dad di­gi­ta­li­za­da en la cual, quie­nes me­jor ad­mi­nis­tran su se­gun­da vi­da, son los más exi­to­sos y ad­mi­ra­dos por las ma­sas.

Ha­ce dos años que reac­ti­ve mi Ins­ta­gram co­mo un ejer­ci­cio pa­ra pro­bar es­tra­te­gias de mer­ca­deo di­gi­tal que des­pués im­ple­men­ta­ría con las cuen­tas de mo­da y be­lle­za que ad­mi­nis­tro y hoy, la­men­ta­ble­men­te, pa­se de ser una con­sul­to­ra de co­mu­ni­ca­ción a sim­ple­men­te un “in­fluen­cer”.

Años atrás, es­te tí­tu­lo es­ta­ba do­ta­do de po­de­río. Era si­nó­ni­mo de li­de­raz­go y ex­per­ti­se en un te­ma en es­pe­cí­fi­co. Hoy es un nú­me­ro de “fo­llo­wers” de­jan­do atrás la “con­di­ción” y, mu­chas ve­ces, el rea­lis­mo.

Ser in­fluen­cer se ha con­ver­ti­do en un ofi­cio en­fo­ca­do a la pro­mo­ción de pro­duc­tos y ser­vi­cios que pa­re­cie­ra fá­cil de desem­pe­ñar y muy re­di­tua­ble vis­to a tra­vés de los usua­rios de las re­des so­cia­les. La red fa­vo­ri­ta pa­ra el desa­rro­llo de és­te nue­vo em­pleo es Ins­ta­gram. Pe­ro ¿Qué pa­sa­ría si un día esa cuen­ta que ali­men­tas­te por años ya no exis­te? ¿De­ja­ría de ser un In­fluen­cia­dor? De­sa­for­tu­na­da­men­te, sí. Ins­ta­gram, la red de mo­da, es tam­bién la más es­tric­ta en cuan­to a re­gu­la­cio­nes y des­de la caí­da de In­ven­ta­das. In­ven­ta­das, el se­cues­tro de las cuen­tas gran­des o el re­por­tar­las a tra­vés de múl­ti­ples cuen­tas con la fi­na­li­dad de des­apa­re­cer­las, ca­da vez es mas re­cu­rren­te. De­sa­for­tu­na­da­men­te, el tra­ba­jo co­mo “in­fluen­cer” se ha vuel­to muy arries­ga­do y apos­tar­le el to­do por el to­do a una cuen­ta que vi­ve en la red ya no es lo óp­ti­mo. Lle­go el mo­men­to de ca­pi­ta­li­zar esa “in­fluen­cia” y di­ver­si­fi­car los “ne­go­cios”. Tal y co­mo su­ce­de en la vi­da real, así co­mo lo hi­cie­ron nues­tros pa­dres y abue­los, el “in­ver­tir” ya sea tu tiem­po o tus ingresos en di­ver­sos pro­yec­tos se­rá lo más in­te­li­gen­te. Co­mo cual­quier mo­da que de­sa­pa­re­ce con el tiem­po, los hoy lla­ma­dos “in­fluen­cers” des­apa­re­ce­rán o que­da­rán en el ol­vi­do y so­lo los as­tu­tos y rea­lis­tas tras­cen­de­rán pa­ra con­ti­nuar im­po­nién­do­se en­tre las ma­sas. Agen­cias de re­pre­sen­ta­ción y mar­ke­ting, cons­cien­tes de es­ta si­tua­ción, han desa­rro­lla­do pro­duc­tos y ser­vi­cios re­la­cio­na­dos con es­tos lí­de­res de opi­nión con el ob­je­ti­vo de ca­pi­ta­li­zar la po­pu­la­ri­dad de los in­fluen­cers tal es el ca­so de Chia­ra y Yu­ya a ni­vel na­cio­nal o Her Fa­ve que, co­mo mar­ca lo­cal, ha tra­ba­ja­do de la mano de Mon­tse­rrat Mu­ri­llo y con una ser­vi­do­ra pa­ra crear lí­neas de jo­ye­ría bien acep­ta­das por los mer­ca­dos me­ta. Me­lis­sa Fres­ne­do, es otro ca­so re­la­cio­na­do con el te­ma que ha sa­bi­do ca­pi­ta­li­zar de ma­ne­ra exi­to­sa La Bou­ti­ke­ria y to­do su im­pe­rio de be­lle­za. Tal y co­mo lo di­ría Co­co Cha­nel, “la mo­da pa­sa…” así que, si es­tas con­ven­ci­do o con­ven­ci­da de que ser in­fluen­cer es tu mi­sión de vi­da, no te ol­vi­des de abrir bien los ojos y ca­pi­ta­li­zar to­do lo que ha­gas.

Ca­ro­li­na Lo­mas es Blog­ger de mo­da y be­lle­za co­mo par­te de su es­ti­lo de vi­da. Pu­bli­rre­la­cio­nis­ta es­pe­cia­li­za­da en Fas­hion Mkt y en el po­si­cio­na­mien­to de mar­cas de be­lle­za en el mer­ca­do me­xi­cano. Re­des So­cia­les: Di­va Lo­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.