Sé tu­ris­ta EN CA­SA

Úl­ti­ma­men­te he vis­to re­cu­rren­te el tér­mino 'stay­ca­tion' en va­rias pu­bli­ca­cio­nes en re­des so­cia­les y que po­dría de­fi­nir­se co­mo va­ca­cio­nar en ca­sa, don­de en lu­gar de sa­lir de la ciu­dad de­ci­des que­dar­te en la mis­ma pa­ra co­no­cer o vi­vir nue­vas ex­pe­rien­cias.

La Crónica - Estilos GH - - EXPERIENCI­AS LOCALES - POR: ADRIÁN XA­VIER TE­NA

Mu­chas ve­ces el tra­ba­jo, la ru­ti­na o to­dos esos posts de via­jes y des­ti­nos que se ven in­creí­bles en Ins­ta­gram nos ha­cen que­rer sa­lir de la ciu­dad, y se nos ol­vi­da voltear a ver lo que te­ne­mos al­re­de­dor.

Al­gu­nas de las ven­ta­jas de va­ca­cio­nar en ca­sa o de ser un tu­ris­ta lo­cal son que hay mu­cho me­nos que pla­ni­fi­car, me­nos dis­tan­cia que re­co­rrer, me­nos gas­tos y so­bre to­do me­nos es­trés.

Nues­tra lo­ca­li­dad tie­ne mu­cho por ofre­cer, co­mo cual­quier otro des­tino ex­tran­je­ro: la cla­ve aquí es ver qué tan crea­ti­vo eres o qué tan in­vo­lu­cra­do es­tás en las ac­ti­vi­da­des de tu lo­ca­li­dad pa­ra des­cu­brir to­do lo que hay por ha­cer y dis­fru­tar; aquí al­gu­nos ejem­plos.

FOTO: @lu­vald2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.