DE SU ME­SA PA­RA EL MUN­DO

En­tu­sias­ta de de­gus­tar su desa­yuno con tran­qui­li­dad y que és­te in­clu­ya hue­vos, ca­fé de olla y pan dul­ce, la chef Pa­ti Ji­nich cons­tru­ye puen­tes a tra­vés de la co­ci­na me­xi­ca­na.

La Crónica - Estilos GH - - PERFILES: PATI JINICH - POR: BÁR­BA­RA HUIPE

Con una apa­bu­llan­te au­dien­cia que su­pera los 31 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res en to­do el mun­do, la po­li­tó­lo­ga me­xi­ca­na Pa­ti Ji­nich es aho­ra tam­bién una em­ba­ja­do­ra de la gas­tro­no­mía y la cultura me­xi­ca­nas a tra­vés de su pro­gra­ma “Pa­ti's Me­xi­can Ta­ble”. Emi­ti­do por PBS y re­trans­mi­ti­do al­re­de­dor del mun­do

por di­ver­sas ca­de­nas, la se­rie es un ho­me­na­je a la nos­tal­gia de las co­ci­nas me­xi­ca­nas y al mis­mo tiem­po, una re­vi­sión de lo que su­ce­de en el pre­sen­te en la gas­tro­no­mía na­cio­nal.

“Aun­que yo te­nía una dé­ca­da de­di­ca­da a es­tu­diar la his­to­ria, la po­lí­ti­ca, la geo­gra­fía de nues­tro país y ha­bía via­ja­do bas­tan­te por Mé­xi­co, fue has­ta que es­tu­ve en Da­llas (Te­xas) que em­pe­cé a co­no­cer a gen­te de to­do el país, la co­mu­ni­dad in­mi­gran­tes de me­xi­ca­nos”, ex­pre­só Pa­ti en en­tre­vis­ta ex­clu­si­va pa­ra Es­ti­los GH. Des­de su afi­la­da vi­sión so­cio­ló­gi­ca co­mo me­xi­ca­na vi­vien­do en los Es­ta­dos Uni­dos, así co­mo co­no­ce­do­ra pro­fun­da de las re­la­cio­nes en­tre am­bos paí­ses, la tam­bién au­to­ra de dos li­bros dio en el cla­vo con su pro­gra­ma, pro­yec­to que ini­ció a pla­near ha­ce do­ce años. “Me di cuen­ta que la co­ci­na es una es­pa­cio tan no­ble, tan abier­to, a tra­vés del cual uno pue­de cons­truir puen­tes y edu­car a la gen­te so­bre quié­nes somos”, re­la­tó; “en­ton­ces re­nun­cié y me me­tí a es­tu­diar co­ci­na”.

LA IDEN­TI­DAD NO SE NE­GO­CIA

Al­can­zan­do has­ta el mo­men­to la cum­bre más al­ta en su au­dien­cia con su sex­ta tem­po­ra­da y es­tre­nan­do la sép­ti­ma (so­bre la gas­tro­no­mía de la pe­nín­su­la de Ba­ja Ca­li­for­nia), Pa­ti re­co­no­ció que el pro­yec­to no siem­pre fue pan co­mi­do. “Uno tie­ne que sa­ber qué co­sas no vas a po­ner en la me­sa de ne­go­cia­ción: yo nun­ca es­tu­ve dis­pues­ta a ne­go­ciar ni mi iden­ti­dad, ni mi acen­to, ni quién soy; yo, muy ter­ca siem­pre, le apos­té a lar­go pla­zo y a es­tar muy or­gu­llo­sa de mi con­te­ni­do, no ha si­do fá­cil, pe­ro es­toy muy or­gu­llo­sa”, zan­jó.

En­fo­ca­da en la co­mi­da ca­se­ra que se sir­ve dia­ria­men­te en las me­sas me­xi­ca­nas, la chef mues­tra en su pro­gra­ma sa­be­res, téc­ni­cas e in­gre­dien­tes con mi­ras a que en­ri­quez­can tam­bién la prác­ti­ca cu­li­na­ria de sus se­gui­do­res al­re­de­dor del orbe. Más allá de la de­gus­ta­ción, Pa­ti es una or­gu­llo­sa aban­de­ra­da del ri­tual que se com­par­te ca­da vez que una fa­mi­lia me­xi­ca­na se dis­po­ne a la me­sa. “Pa­ra los me­xi­ca­nos no es nada más lo que te co­mes, es sen­tar­se to­dos a la me­sa, es el mo­men­to en que la fa­mi­lia es­tá jun­ta; si in­vi­tas a co­mer a gen­te, en el mo­men­to que en­tran a tu co­ci­na, por más chi­qui­ta que sea, son tu fa­mi­lia”, se­ña­ló.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.