LAS RE­GLAS Y LOS REGLAZOS

Esto - - ESTO -

Por Eduar­do Bri­zio

ebri­zio@hot­mail.com AL­GUIEN MIEN­TE

No de­jo de asom­brar­me al ver a prác­ti­ca­men­te to­dos los co­men­ta­ris­tas y afi­cio­na­dos al fut­bol, en ca­da ju­ga­da, emi­tir opi­nio­nes ar­bi­tra­les, cual si fue­sen unos ex­per­tos en la ma­te­ria, cuan­do lo cier­to y más pro­ba­ble es que, ja­más ha­yan leí­do la re­gla de jue­go.

Lo peor de to­do, es que los jui­cios su­ma­rios que emi­ten, ca­si siem­pre los ha­cen, en­fun­da­dos en la ca­sa­ca de los co­lo­res de su pre­fe­ren­cia, per­dien­do ob­je­ti­vi­dad.

Pien­so que, pa­ra po­der cri­ti­car la de­ci­sión to­ma­da por el sil­ban­te, de­be exis­tir una evi­den­cia te­le­vi­si­va que de­mues­tre irre­fu­ta­ble­men­te que se equi­vo­có. Si a pe­sar de la re­pe­ti­ción, la du­da pre­va­le­ce, por su­pues­to que se tie­ne que ava­lar lo que el juez dic­ta­mi­nó en pri­me­ra ins­tan­cia, sin ayu­da de la tec­no­lo­gía.

Pe­ro en la actualidad, ju­ga­das muy apre­ta­das y po­lé­mi­cas, re­ci­ben des­me­su­ra­dos ca­li­fi­ca­ti­vos, al ca­lor de la pa­sión, res­pal­da­dos por la ig­no­ran­cia.

To­das es­tas re­fle­xio­nes vie­nen a cuenta, pa­ra re­fe­rir­me a una ju­ga­da ocu­rri­da al mi­nu­to 45, el pa­sa­do sá­ba­do en el Co­lo­so de San­ta Úr­su­la, cuan­do se en­fren­ta­ron Amé­ri­ca y Mon­te­rrey, en don­de los afi­cio­na­dos re­gios pe­dían pe­nal en con­tra de los de Coa­pa, cuan­do “cho­ca­ron” den­tro del área: Bruno Val­déz y Avi­lés Hur­ta­do.

Por prin­ci­pio de cuen­tas de­be­mos se­ña­lar que, el de­lan­te­ro ra­ya­do, Avi­lés Hur­ta­do, es­ta­ba en po­si­ción fue­ra de jue­go, que inex­pli­ca­ble­men­te pa­ra mi gus­to, no fue san­cio­na­do por el Asis­ten­te de Lí­nea.

A don­de quie­ro lle­gar es a ex­pli­car­les que exis­ten si­tua­cio­nes que es­tán acep­ta­das por la re­gla de jue­go, co­mo lo es el he­cho de que exis­ta “contacto” al lu­char por el es­pa­cio, cuan­do el ba­lón es­tá a dis­tan­cia de jue­go.

En la ju­ga­da que hoy nos ocu­pa, efec­ti­va­men­te, Bruno Val­déz tie­ne “un contacto” con Avi­lés Hur­ta­do, an­tes de que lle­gue el ba­lón; sin em­bar­go, ya es­ta­ba a dis­tan­cia de jue­go. Sin men­cio­nar que, quien jue­ga lim­pia­men­te la pe­lo­ta es el de­fen­sor ame­ri­ca­nis­ta.

Del mis­mo mo­do, bueno se­ría re­sal­tar que “contacto” no es si­nó­ni­mo de fal­ta, se de­be ha­cer una mi­nu­cio­sa eva­lua­ción del “contacto” pa­ra de­ter­mi­nar si se tra­tó de una in­frac­ción; es de­cir, un em­pu­jón, una car­ga por la es­pal­da e in­clu­so una car­ga (hom­bro a hom­bro) que se co­me­ta en for­ma: im­pru­den­te, te­me­ra­ria o con el uso de una fuer­za ex­ce­si­va.

Lue­go en­ton­ces, po­de­mos de­du­cir, que “no son en­chi­la­das” y aun­que to­do el mun­do tie­ne de­re­cho a emi­tir su opinión cuan­do de fut­bol se tra­ta, bueno se­ría que los pun­tos de vis­ta fue­ran fun­da­men­ta­dos y ra­zo­na­dos ba­jo los aus­pi­cios de la re­gla de jue­go, in­clu­so to­man­do en cuenta la ex­pe­rien­cia per­so­nal al res­pec­to; pe­ro ja­más, guia­dos por el em­pi­ris­mo y por el he­cho de que­rer ga­nar a to­da cos­ta. Y lo más gra­ve, cul­pan­do, co­mo siem­pre, al sil­ban­te de to­dos los ma­les que aque­jan a su equi­po.

Mil ve­ces he es­cu­cha­do a “vi­lla­me­lo­nes y ma­los de­por­tis­tas de­cir: “Per­di­mos por cul­pa del ár­bi­tro”, lo ló­gi­co se­ría que los ven­ce­do­res hu­bie­ran di­cho: “ga­na­mos gra­cias al ár­bi­tro”; pe­ro no, ja­más ha ocu­rri­do, ni ocu­rri­rá… ¡Al­guien mien­te!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.