Va­lo­res que rin­den fru­tos

Esto - - ESTO - POR GUI­LLER­MO MAR­TÍ­NEZ FO­TOS: MAR­TÍN MON­TIEL

Au­nos días de re­ci­bir el Premio Na­cio­nal del De­por­te, la en­tre­na­do­ra Adria­na Loftus se en­cuen­tra emo­cio­na­da, pe­ro ade­más, sa­tis­fe­cha por los lo­gros que ha ob­te­ni­do y apor­ta­do du­ran­te su ca­rre­ra de 30 años.

Re­fle­xio­na, es­cu­cha a su mú­si­co pre­fe­ri­do, Chai­kovs­ki, en­ton­ces “El la­go de los cis­nes” la re­gre­sa al agua. A ese si­tio don­de pri­me­ro se for­mó en el na­do sin­cro­ni­za­do, pa­ra des­pués con­ver­tir­se en la me­jor es­tra­te­ga des­de los Jue­gos Olím­pi­cos de Seúl en 1988 has­ta Río 2016, don­de es la pro­ta­go­nis­ta, la cau­san­te de que sus pu­pi­las ha­yan des­per­ta­do co­mo “La be­lla dur­mien­te” y es­tén aho­ra en los me­jo­res pla­nos in­ter­na­cio­na­les.

“No es­pe­ra­ba tan gran­de dis­tin­ción. Lle­ga en un buen mo­men­to de mi vi­da, de mis sue­ños y es­pe­ran­zas cum­pli­das. Con­si­de­ro im­por­tan­te el ser re­co­no­ci­da co­mo la me­jor en­tre­na­do­ra, pe­ro ade­más sé que es una gran res­pon­sa­bi­li­dad por­que mi ca­rre­ra de­por­ti­va vie­ne en as­cen­so. Es un es­tí­mu­lo más”.

El ta­len­to bri­lla a tra­vés de la sin­fo­nía de sus ojos. De la ar­mo­nía que trans­mi­te du­ran­te su plá­ti­ca al ex­pre­sar­le al mun­do que Mé­xi­co cuenta con ta­len­to pa­ra la na­ta­ción.

“Soy muy so­ña­do­ra. Mis alle­ga­dos di­cen que bus­co las ci­mas en las que no es fá­cil lle­gar, pe­ro entre más al­to sue­ñes, pue­des con­se­guir tus ob­je­ti­vos. Siem­pre he si­do lu­cha­do­ra, dis­ci­pli­na­da, co­sas que me trans­mi­tie­ron mis pa­dres. Mi pa­pá Fran­klin Al­ber­to –qepd-, un de­por­tis­ta de ame­ri­cano y básquetbol, y mi ma­dre Ma­ría Eu­la­lia in­cul­cán­do­nos el de­por­te jun­to a mis cin­co her­ma­nos co­mo par­te de nues­tra co­ti­dia­ni­dad. Una de­di­ca­ción con va­lo­res que rin­die­ron sus fru­tos”.

Su ri­sa tras­pa­sa el si­len­cio de la al­ber­ca del CDOM. Es­tric­ta pe­ro a la vez amo­ro­sa, ya ha­bía si­do no­mi­na­da en otras oca­sio­nes, pe­ro es­ta vez lle­gó jus­to en el mo­men­to cum­bre de su tra­yec­to­ria.

“Sa­bía que no era fá­cil por­que so­mos va­rios en­tre­na­do­res con de­ma­sia­dos años en el de­por­te. Ami­gos que lo es­pe­ran con an­sie­dad por to­do lo que han apor­ta­do. Por eso es es­pe­cial re­ci­bir es­te re­co­no­ci­mien­to. Una de las gran­des claves pa­ra lo­grar­lo, es te­ner mu­cha pa­sión por lo que ha­go. Cuan­do te de­di­cas al má­xi­mo con sus pros y con­tras, con en­tre­ga y ob­je­ti­vos al­tos, se lo­gra lo que un día co­men­zas­te co­mo un sue­ño”.

Con­ti­núa la mú­si­ca de cá­ma­ra vi­bran­do en sus oí­dos. Re­co­rre el si­tio don­de scre­ció y ha vis­to triun­far a las si­re­nas me­xi­ca­nas. Hay nos­tal­gia du­ran­te el re­co­rri­do, pe­ro tam­bién or­gu­llo, sa­tis­fac­ción, nue­vas ilu­sio­nes pa­ra el ciclo que ha ini­cia­do.

“Me gus­ta cul­ti­var lo de aden­tro, dar­le al es­pí­ri­tu lo que ne­ce­si­ta pa­ra re­fle­xio­nar. Pe­ro so­bre to­do, por la gra­ti­tud de lo que he vi­vi­do. Agra­de­cer­le a Dios, a mis pa­dres, a mi fa­mi­lia y mu­chas per­so­nas que me han ayu­da­do. He cum­pli­do con to­do lo que me he pro­pues­to. Tal vez me fal­tó en al­gu­nas com­pe­ten­cias es­tar en me­jor si­tio, pe­ro hu­bo co­sas que in­flu­ye­ron pa­ra no lo­grar­lo. Aún así, que el mun­do eu­ro­peo vol­tee a ver­nos co­mo un ri­val y es­tar entre los on­ce pri­me­ros del mun­do, es al­go que me de­ja sa­tis­fe­cha; con el blo­que eu­ro­peo tan fuer­te que es­tá en el na­do ar­tís­ti­co y no­so­tros pe­lean­do a su la­do. Con eso Mé­xi­co mues­tra es­tar en un buen lu­gar gra­cias a la pre­pa­ra­ción de mis de­por­tis­tas y su em­pe­ño”.

Una vi­da de­di­ca­da a de­fen­der la ban­de­ra me­xi­ca­na.

Un lar­go ca­mino en las al­ber­cas.

So­ña­do­ra del Olim­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.