EL APUNTE

Esto - - ESTO -

PRI­MER RE­TO

La in­quie­ta Step­ha­nie Nú­ñez es hi­ja de Fe­de­ri­co, la jo­ven tie­ne dis­ca­pa­ci­dad mo­triz y se ha pre­pa­ra­do con ilu­sión y fuer­za de vo­lun­tad pa­ra en­fren­tar el re­to de ha­cer bu­ceo en las Is­las Re­vi­lla­gi­ge­do. Con 29 años de edad y unas an­sias de de­mos­trar que pue­de lo­grar­lo, cuenta los mi­nu­tos pa­ra po­der vi­vir la ex­pe­rien­cia más gran­de de su vi­da.

“Me mue­ve mu­cho ver la fuer­za del pa­pá que ten­go, qué bueno que ten­go a al­guien que me apo­ya y que me ha­ce ver que mis con­di­cio­nes no son una li­mi­tan­te, sino una opor­tu­ni­dad de ha­cer mu­chas co­sas, es un gran or­gu­llo y un apo­yo, pa­ra mí la dis­ca­pa­ci­dad no exis­te, es una con­di­ción que pue­des brin­car con ac­ti­tud, pa­ra mí no hay ba­rre­ras fí­si­ca ni men­ta­les. Es mi pri­mer re­to y va a ser una ex­pe­rien­cia in­creí­ble, sé que es al­go que va a tras­cen­der”, ex­pu­so Step­ha­nie.

FE­DE­RI­CO OLI­VA­RES

El in­ge­nie­ro en sis­te­mas, Fe­de­ri­co Oli­va­res, tam­bién pos­tra­do en una si­lla con rue­das po­drá sa­car a flo­te to­dos los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos en un ar­duo y exi­gen­te en­tre­na­mien­to pa­ra po­der bu­cear en las Is­las Re­vi­lla­gi­ge­do, pe­ro asu­me el re­to con mu­chas as­pi­ra­cio­nes de po­der lo­grar al­go im­por­tan­te que mar­ca­rá su vi­da.

“Es la pri­me­ra vez que voy a bu­cear en el mar. An­tes de mi le­sión me gus­ta­ba mu­cho el de­por­te, aho­ra con es­tos re­tos me doy cuenta que to­do lo po­de­mos ha­cer, co­mo una per­so­na ‘nor­mal’, so­la­men­te es que nos den la opor­tu­ni­dad de de­mos­trar de lo que so­mos ca­pa­ces”.

Fe­de­ri­co se dio cuenta de mu­chas co­sas que pue­de ha­cer las per­so­nas con sus con­di­cio­nes y lan­za la con­vo­ca­to­ria pa­ra que no se de­jen ven­cer.

“Se da uno cuenta que so­la­men­te son he­rra­mien­tas las que nos ha­cen fal­ta, pe­ro las per­so­nas que nos apo­yan nos ha­cen ver que po­de­mos ha­cer lo que sea, son co­sas bá­si­cas pa­ra desa­rro­llar to­do lo que quie­res ha­cer. Lle­vo nue­ve me­ses de in­ten­sa pre­pa­ra­ción pa­ra en­fren­tar el re­to de Re­vi­lla­gi­ge­do, que se­rá una sen­sa­ción in­creí­ble es­tar ahí y po­der de­mos­trar que po­de­mos y ver ese mu­do ma­ra­vi­llo­so que te­ne­mos en el mar. Al­go que no ve­mos y que de­be­mos res­pe­tar por el bien de no­so­tros mis­mos”.

FUN­CIÓN

Fe­de­ri­co Nú­ñez Itu­rria­ga, hi­jo del director del pro­yec­to, jue­ga un pa­pel im­por­tan­te en el que tra­ta que la so­cie­dad Exis­ten 4 ac­cio­nes bá­si­cas que ha im­ple­men­ta­do la Renapred: 1.- im­ple­men­tar el áci­do fó­li­co; 2.- la prue­ba del ta­miz neo­na­tal al re­cién na­ci­do; 3.- ex­plo­ra­ción pro­fun­da del be­bé al na­cer y 4.- la ade­cua­da nu­tri­ción de la ma­dre an­tes, du­ran­te y des­pués del em­ba­ra­zo. co­noz­ca los pro­ble­mas por los que pa­san es­tas per­so­nas y las ac­cio­nes que rea­li­zan “creo que nues­tra so­cie­dad de­be es­cu­char y sa­ber que hay per­so­nas co­mo ellos que bus­can su­pe­rar­se y es­tán bus­can­do el co­exis­tir; y po­ten­ciar to­dos los va­lo­res hu­ma­nos es al­go fe­no­me­nal. Le agra­dez­co a mi pa­dre que me ha­ya per­mi­ti­do ser par­te de es­ta re­vo­lu­ción, por­que creo que hay re­vo­lu­cio­nes pe­que­ñas que no mu­chos ven, pe­ro cuan­do te das el tiem­po de co­no­cer­las te das cuenta que hay co­sas que enaltecen los va­lo­res del ser hu­mano, que le to­can la dig­ni­dad, el ca­ri­ño el amor por la vi­da creo que es al­go fe­no­me­nal, y es al­go que en es­te mo­men­to es­toy in­ten­tan­do

Pa­ra mí la dis­ca­pa­ci­dad no exis­te, es una con­di­ción que pue­des brin­car con ac­ti­tud, pa­ra mí no hay ba­rre­ras fí­si­ca ni men­ta­les”

ha­cer, que sea­mos mu­chos los que po­da­mos co­no­cer lo que ha­cen es­tas per­so­nas, esas pe­que­ñas ac­cio­nes que van mos­tran­do un me­jor mun­do apa­ra to­dos no­so­tros”.

AC­TI­VI­DAD

En Re­vi­lla­gi­ge­do es­ta­rán diez días, ha­rán dos in­mer­sio­nes dia­rias con un gran equi­po de apo­yo, con el que es­ta­rán tra­ba­jan­do, uno de la UNAM, van con fo­tó­gra­fos y vi­deo­grá­fos pa­ra lle­var a ca­bo es­te re­to tan com­ple­jo que pa­ra lle­var­lo a ca­bo fue coor­di­na­do con la Co­mi­sión Na­cio­nal de Áreas naturales Pro­te­gi­das, la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción per­mi­te el ac­ce­so a las is­las y la Ma­ri­na de Mé­xi­co, que es la res­pon­sa­ble del cui­da­do y sal­va­guar­da del lu­gar.

El do­min­go 22 se­rán tras­la­da­dos en un avión de la Ma­ri­na, sa­lien­do del Han­gar de la Ar­ma­da de Mé­xi­co, lle­gan a la Is­la So­co­rro, en tie­rra en bu­que de la ar­ma­da em­bar­ca­rán to­do el equi­po ne­ce­sa­rio pa­ra que las per­so­nas que van ten­gan las he­rra­mien­tas per­ti­nen­tes pa­ra ha­cer el re­to de acuer­do a sus con­di­cio­nes. Re­gre­sa­rán a tie­rra el 6 de ma­yo.

As­cen­so com­pli­ca­do en la ci­ma más al­ta de Áfri­ca.

Me­re­ci­do des­can­so an­tes de con­quis­tar el Ki­li­man­ja­ro.

Fe in­que­bran­ta­ble de la ter­cia con más res­pon­sa­bi­li­dad en es­te re­to.

Step­ha­nie es­pe­ra con an­sias la ho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.