Co­mien­za la nostalgia

Esto - - LA DOS - POR LUIS GAR­CÍA OLIVO @Lgo2184

Ru­sia 2018 es­tá pró­xi­ma a de­cir adiós. La fi­nal y el jue­go por el ter­cer lu­gar es lo úni­co que res­ta pa­ra to­mar las maletas y em­pren­der el via­je de re­gre­so a nues­tro que­ri­do Mé­xi­co.

La es­tan­cia de más de un mes por es­tas tie­rras nos sir­ve pa­ra va­lo­rar nues­tro ma­ra­vi­llo­so país y su gen­te, ya que Ru­sia nue­va­men­te sig­ni­fi­có un gran apren­di­za­je a la ho­ra de adap­tar­se a los ho­ra­rios, el len­gua­je y la dis­tan­cia.

Cier­to que en mu­chas co­sas Ru­sia que­dó a de­ber, co­mo en el ca­so de len­gua­je, trans­por­ta­ción, des­pla­za­mien­to y las in­dus­trias ho­te­le­ras y res­tau­ran­te­ras.

No obs­tan­te, se sa­có un 10 en cor­dia­li­dad y apo­yo en bus­ca de ser un buen an­fi­trión. Los ru­sos es­ta­ban preo­cu­pa­dos por ser­lo, a to­das ho­ras y ciu­da­des te cues­tio­na­ban qué pen­sá­ba­mos de ellos, có­mo los veía­mos y qué im­pre­sión se lle­va­ban de Ru­sia.

Los ru­sos sí es­ta­ban com­pro­me­ti­dos en ser un buen an­fi­trión, es­ta­ban ocu­pa­dos y preo­cu­pa­dos pa­ra de­jar una gra­ta ima­gen, y no co­mo la de ha­ce varias dé­ca­das en don­de eran fríos y has­ta “mal en­ca­ra­dos” con el sis­te­ma so­vié­ti­co que los re­gía.

Ellos pu­sie­ron de su par­te, le sa­ca­ron pro­ve­cho a las cam­pa­ñas de con­cien­ti­za­ción, fue­ron to­le­ran­tes has­ta el úl­ti­mo gra­do y has­ta el ru­so de Moscú fue to­tal­men­te ama­ble. El ver su ayu­da y su colaboración, jun­to a los her­mo­sos atar­de­ce­res, las gran­des obras ar­qui­tec­tó­ni­cas de pa­la­cios, mu­seos, tea­tros, ho­te­les; la be­lle­za de su me­tro; la pul­cri­tud en ca­lles y ave­ni­das; la ri­que­za cul­tu­ral e his­tó­ri­ca de sus raí­ces con la URSS; los sa­bo­res de sus so­pas ca­lien­tes; el co­lor fu­gaz de no­che; la tran­qui­li­dad de sus ríos y las in­creí­bles be­lle­zas fe­me­ni­nas, ha­cen que el nu­do a la gar­gan­ta se apro­xi­me, pues des­de ya co­mien­za la nostalgia de par­tir de una gran na­ción, un pue­blo tan gran­de, pe­ro tan gran­de en agra­de­ci­mien­tos que siem­pre se guar­da­rán y lle­va­rán en el co­ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.