Des­bie­la­do

Esto - - LIGA MX - @po­llo­detlal­pan

Que­dé de ver a mi ami­go “Bamby del área” por el sur de la ca­pi­tal del país de la pa­ta­da; ha­bía pro­me­ti­do dar­me una no­ti­cia enor­me del mun­do ba­lom­pé­di­co. Lle­gué unos mi­nu­tos an­tes al lu­gar de la ci­ta, un res­tau­ran­te cu­ya es­pe­cia­li­dad son las ali­tas de po­llo que van de la “dul­ce Poly” has­ta la “TNT”, la más pi­co­sa.

Me pe­dí una ce­ba­da em­bo­te­lla­da pa­ra ba­jar­me la ca­lor (unos le di­cen “el” ca­lor por­que no son in­clu­yen­tes), y el Bamby no lle­ga­ba.

Al ra­to me lla­mó pa­ra de­cir­me que iba tar­de por­que pa­só a re­co­ger a Car­li­to, un ami­go (li­te­ral­men­te) de pe­los; de él les cuen­to una anéc­do­ta, pe­ro les voy a pe­dir que no sal­ga de aquí, que que­de en fa­mi­lia. Re­sul­ta que cuan­do na­ció, le di­jo su pa­pá: “Un mes más y na­ces de pe­lu­che”.

Pa­ra ese mo­men­to le di­je al me­se­ro que me tra­je­ra una en­sa­la­da y otra ri­sa em­bo­te­lla­da con sa­bor a ce­ba­da; le en­vié un men­sa­je al Bamby y no me res­pon­dió, su­pu­se que es­ta­ba a pun­to de arri­bar al lu­gar… pe­ro no, pa­sa­ron los mi­nu­tos y ni sus lu­ces de mis car­na­les.

Di cuen­ta de la en­sa­la­da y los en­car­ga­dos del lu­gar ya me veían feo por­que no pe­día otra co­sa; to­tal que les or­de­né el “me­ga pa­que­te”, ese que se com­po­ne de: de­di­tos de que­so, tro­zos de pe­chu­ga em­pa­ni­za­da, en­sa­la­da, ver­du­ras y pa­pas fri­tas, ima­gi­nan­do que de un mo­men­to a otro ate­rri­za­rían el Bamby y Car­li­to, pe­ro no, no lle­ga­ban.

So­nó el te­lé­fono; del otro la­do es­cu­ché al del área di­cién­do­me que se le ha­bía ol­vi­da­do po­ner­le acei­te al pa­tas de hu­le des­de ha­ce cin­co me­ses, que co­men­zó a ha­cer un rui­do muy ra­ro, un “kiigggg”, lue­go un “tac­tac­tac” y lue­go la na­ve de­jó de ca­mi­nar por­que se des­bie­ló, co­mo sa­bía que no iban a lle­gar, apu­ra­do me co­men­to: “Lo que que­ría de­cir­te es que la fi­nal Fran­cia con­tra Croa­cia es la fi­nal ines­pe­ra­da por el uni­ver­so y na­die apos­tó por ella”.

Cie­rro con una obra ti­tu­la­da “Sin mo­tor”

Per­die­ron los fa­vo­ri­tos, Con des­ca­ra­do ci­nis­mo,

Los ver­des fue­ron chi­qui­tos, re­sul­ta­ron Es­pe­jis­mo.

Y si no, qué­jen­se a la FIFA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.