Se­lec­cio­na­dos mi­ma­dos

Esto - - ESTO.COM.MX - POR SAL­VA­DOR AGUI­LE­RA @Agui­le­raes­to

De ca­ra al ini­cio de un nue­vo pro­ce­so mun­dia­lis­ta, se­ría muy bueno que las co­sas em­pe­za­ran a cam­biar, y no lo di­go tan­to por el plan­tea­mien­to de re­no­va­ción que es­tá in­ten­tan­do el “Tuca”, por­que su in­te­ri­na­to no va a ser­vir de na­da, al me­nos que el pró­xi­mo es­tra­te­ga Tri­co­lor se ani­me a ju­gar con pu­ros cha­vos, co­sa que no creo.

Ya ven­drán par­ti­dos ofi­cia­les, que son los que nor­mal­men­te pe­san y ge­ne­ran mu­cha pre­sión so­bre el di­rec­tor téc­ni­co, y ju­gár­se­la con cha­vos se­ría un sui­ci­dio, co­mo le pa­só a Hu­go Sán­chez al di­ri­gir una se­lec­ción con lí­mi­te de edad, con la que no lo­gró el ob­je­ti­vo es­pe­ra­do. Des­pués lle­ga­ron otros en­tre­na­do­res que pre­fi­rie­ron no co­rrer ese ries­go.

En la ma­yor, el asun­to es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Ahí siem­pre de­ben es­tar los me­jo­res, pe­ro ¿a qué le lla­ma­mos me­jo­res? Ca­da en­tre­na­dor, co­mo his­tó­ri­ca­men­te lo he­mos vis­to, con­vo­ca a los ju­ga­do­res de su pre­fe­ren­cia. Ya ni ha­blar del ca­so de Cuauh­té­moc con La Vol­pe en el 2006. Un fut­bo­lis­ta co­mo Blanco no lo vol­ve­re­mos a ver, pe­ro es una mues­tra de có­mo co­sas se han he­cho mal las co­sas. A los que sí quie­ren ir, no los lla­man, y a los que no, les rue­gan.

Por mu­cho, el Te­mo fue me­jor ju­ga­dor que Omar Bravo. El Cuau es­tá en­tre los me­jo­res cin­co fut­bo­lis­tas en la his­to­ria del ba­lom­pié na­cio­nal, y La Vol­pe se dio el lu­jo de no con­vo­car­lo. Es­toy se­gu­ro que al me­nos le me­te un gol a An­go­la y no hu­bie­ra fa­lla­do el pe­nal an­te Por­tu­gal.

Aho­ra que se da la lis­ta de la Se­lec­ción, en fe­cha FI­FA con­tra Ar­gen­ti­na, y al­gu­nos “eu­ro­peos” no vie­nen por­que tie­nen otras prio­ri­da­des, creo que la oca­sión es per­fec­ta pa­ra de­jar de mi­mar se­lec­cio­na­dos, no vol­ver a lla­mar a los que du­dan del pri­vi­le­gio de ves­tir la ver­de. Nun­ca se­rán los me­jo­res los que no vie­nen a dar su má­xi­mo es­fuer­zo por­que se sien­ten obli­ga­dos. Se bus­can ju­ga­do­res que den to­do, que real­men­te quie­ran cam­biar las co­sas y con­ver­tir­se en his­tó­ri­cos. Y cuan­do di­go his­tó­ri­cos no me re­fie­ro a ser má­xi­mo go­lea­dor. El fut­bol es un es­fuer­zo co­lec­ti­vo, los lo­gros per­so­na­les nun­ca pe­sa­rán más que los éxi­tos co­lec­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.