Ya es­tu­vo

Esto - - ESTO.COM.MX - @po­llo­detlal­pan

Iba en mi mo­ti­to dis­fru­tan­do de la ma­ña­na rum­bo al ca­me­llo en la la­te­ral de In­sur­gen­tes, a la al­tu­ra de la C.U. Cuan­do vi que una se­ño­ra que iba de pa­sa­je­ra en el au­to de­lan­te de mí sa­có su mano por la ven­ta­ni­lla y ti­ró des­ca­ra­da­men­te un va­so de po­li­es­ti­reno ex­pan­di­do (“uni­cel” pa­ra los cua­tes) y las ho­jas de un ta­mal. Rá­pi­do co­mo soy, hi­ce dos de­duc­cio­nes: se aca­ba­ba de re­ven­tar una gua­jo­lo­ta con un ato­le de arroz y era una mu­jer sin piz­ca de civismo.

Le­van­té los des­per­di­cios y los ti­ré en un bo­te de ba­su­ra que es­tá a 20 me­tros del lu­gar de los he­chos (o desechos), al­can­cé el au­to y le di­je a la da­ma: “Se te ca­yó tu ba­su­ra allá atrás… ya es­tu­vo”. La fé­mi­na me re­ce­tó de lo más gra­na­do de su re­per­to­rio un po­pu­rrí de pi­car­días, mu­chas de ellas de­di­ca­das a mi sa­cro­san­ta je­fe­ci­ta, co­mo si yo fue­ra el co­chino.

Aho­ra mis­mo us­ted se es­ta­rá pre­gun­tan­do: ¿qué pul­ga le pi­có a es­te car­nal pa­ra con­tar­nos una his­to­ria de al­guien que no res­pe­ta y le va­len ma­mi los de­más? Ahí le voy: lue­go de co­rro­bo­rar en la lis­ta de con­vo­ca­dos del “Bo­rre­go” To­rra­do pa­ra los jue­gos con­tra la Ar­gen­ti­na y dar­me co­lor que no es­tán “el gua­po” He­rre­ra, “el au­sen­te” Guar­da­do y “el so­ña­dor” Her­nán­dez, por los mo­ti­vos que us­ted gus­te; pa­re­ce más que les im­por­ta un ca­cahua­te el Tri­co­lor y que so­la­men­te ven la su­ya (co­mo la su­cia de In­sur­gen­tes a la al­tu­ra de la C.U.), les da lo mis­mo, se­gún su ac­ti­tud, si pier­den o no los ver­des; tam­po­co les in­tere­sa res­pal­dar a los cha­vos trans­mi­tien­do ex­pe­rien­cia, ni em­pu­jar la na­ve pa­ra que no ex­tra­víe tan­to el rum­bo aho­ra que no tie­ne ca­pi­tán.

Esos mis­mos ju­ga­do­res son los que llo­ran co­mo Mag­da­le­nas cuan­do no dan una y son se­ña­la­dos, son los que re­vien­tan al equi­po des­de den­tro, los que pi­den unión y so­ñar pa­re­jo. Ya es­tu­vo, ¿no?

Cie­rro con una obra ti­tu­la­da “Igua­li­tos”

La fal­ta de es­tos tres ñe­ros, ¿A po­co así no lo ves? Es “pac­to de ca­ba­lle­ros” Pe­ro apli­ca­do al re­vés.

Y si no, qué­jen­se a la FI­FA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.