¿Se pu­sie­ron

Esto - - GOSSIP -

OPI­NIÓN

de mo­da las obras de tea­tro de mu­je­res be­sán­do­se en la bo­ca?

¿De ver­dad la fan­ta­sía se­xual de los hom­bres es ver a dos mu­je­res be­sán­do­se? En la obra Ma­tri­mo­nios ve­mos y de atrás no sa­be­mos, Betty Mon­roe tie­ne es­ce­nas can­den­tes de ca­ma con Gaby Ca­rri­llo y en otra obra Isa­bel Mar­tí­nez La Ta­ra­bi­lla, se be­sa en la bo­ca con Aí­da Pier­ce o aca­so ¿de pron­to abrie­ron los cló­sets y se aba­lan­zo la gen­te?

Sí te com­pro que hay a quie­nes les es­ti­mu­la ver be­sán­do­se en la bo­ca a Ni­co­le Kid­man con la Kur­ni­ko­va, por­que lo eró­ti­co ven­de, pe­ro ¿de ver­dad ver a La Ta­ra­bi­lla be­san­do en la bo­ca y en­sa­li­var a Aí­da Pier­ce, lo cual me pa­re­ce ve­la­da­men­te porno… tie­ne mu­cho pú­bli­co?

Me que­da cla­ro que en­tre el pú­bli­co hay mu­chos mi­ro­nes, vo­ye­ris­tas que qui­sie­ran que el es­ce­na­rio sea una sex shop y sal­ga has­ta lum­bre…

¿QUÉ SE FU­MÓ TI­ZOC, ES­PO­SO DE

¿Cuán­tas ma­tas se fu­mó Ti­zoc el es­po­so de Li­lia­na Arria­ga La Chu­pi­tos? ¿O se fu­mó el ár­bol com­ple­to pa­ra idear con una bru­ja una his­to­ria tan ma­ca­bra de tra­tar de ma­tar al pri­mo­gé­ni­to de la co­me­dian­te con pe­los ama­rra­dos y ve­neno?

Yo no creo en la bru­je­ría, por­que si se pu­die­ra ma­tar con la men­te, ¡la mi­tad de la hu­ma­ni­dad es­ta­ría muer­ta! Pe­ro sí creo que La Chu­pi­tos de­be me­ter a la cár­cel a su es­po­so y a la bru­ja que tra­ta­ron de ma­tar con ama­rres a su hi­jo o si­quie­ra de­man­dar­los y des­pués de­be ha­cer un sketch bur­lán­do­se de ellos y so­bre­to­do, que de­je de man­te­ner al sin­ver­güen­za que ade­más se sien­te muy ho­no­ra­ble.

GRETTELL VAL­DEZ SE COM­PRA SU PRO­PIO ANI­LLO DE COM­PRO­MI­SO

Qué buen gus­to de Grettell Val­dez pa­ra ele­gir su ani­llo de com­pro­mi­so, di­cen que ella mis­ma se lo com­pró. ¿Cuál es el pro­ble­ma que ella se con­sien­ta? Si pue­de y quie­re com­prar­se su ani­llo de com­pro­mi­so, por­que a su gua­po no­vio Sui­zo Leo­nel Clerc, que aun­que la ama, le di­jo: “Yo no te pue­do com­prar ese ani­llo de bri­llan­tes, di­fí­cil­men­te me man­ten­go yo y me pa­re­ce un des­pil­fa­rro”. Y si a él no le al­can­za qué bueno que a ella sí, por­que se ven muy enamo­ra­dos, con­ten­tos y gua­pí­si­mos.

Los tiem­pos mo­der­nos son: “Sí te quie­ro, sí me gus­tas, aun­que se in­vier­tan los pa­pe­les”. Hay que ver has­ta don­de al­can­za el di­ne­ro y el guar­da­di­to, mien­tras el que pa­ga man­da y es el no­vio el que tie­ne que pe­dir per­mi­so pa­ra sa­lir y dar cuen­tas si le al­can­zó el gas­to.

Y Grettell es fe­liz, por­que las mu­je­res nos an­cla­mos rá­pi­do con un hom­bre que es ca­ri­ño­so, que te de­mues­tra in­te­rés, nos en­can­tan los ga­la­nes que se de­jan ca­zar co­mo co­ne­ji­tos ca­ri­ño­si­tos y se de­jan aca­ri­ciar el pe­lu­chi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.