RE­CIÉN DE­BU­TÓ

Esto - - LA DOS -

Uno de­be ajus­tar­se a lo que se necesita. No só­lo vas a te­ner un téc­ni­co to­da tu vi­da”, se­ña­ló el can­te­rano.

Ne­gó te­ner más car­ga o res­pon­sa­bi­li­dad cuan­do Víctor Mal­co­rra ini­cia co­mo con­ten­ción y aban­do­na su sec­tor cuan­do va al ataque. La con­fian­za en sus com­pa­ñe­ros es tal, que con­fía en que cual­quie­ra pue­de ha­cer un buen tra­ba­jo.

“Son si­tua­cio­nes del par­ti­do. Acá ne­ce­si­tá­ba­mos que se ju­ga­ra más por las ban­das y me­ter dos con­ten­cio­nes na­tu­ra­les; por eso Mal­co­rra ini­ció de la­te­ral. Me he sen­ti­do muy bien al ju­gar con Ke­vin, con Da­vid o con Víctor. No su­fri­mos, pe­ro sí son di­fe­ren­tes sis­te­mas.”, en­fa­ti­zó.

ADN PU­MAS PA­RA RA­TO

A su lle­ga­da, Ro­dri­go Ares de Par­ga plas­mó el pro­yec­to del “ADN Pu­ma”, mis­mo que prio­ri­zó el te­ner fi­nan­zas sa­nas, bue­nas fuer­zas bá­si­cas y re­sul­ta­dos en el pri­mer equi­po; además de te­ner cin­co ju­ga­do­res de can­te­ra en el Mun­dial de Qa­tar 2022.

Pa­ra An­drés eso era lo que Uni­ver­si­dad Inies­tra vio su de­but en la jor­na­da uno del ac­tual cam­peo­na­to, fue an­te Ve­ra­cruz, don­de en­tró de cam­bio por Mar­tín Ro­drí­guez

ne­ce­si­ta­ba. “Es el te­ner muy bue­nos ju­ga­do­res de ex­pe­rien­cia, re­fuer­zos y dar­les apo­yo ex­tra a los can­te­ra­nos. An­tes no se preo­cu­pa­ban tan­to por no­so­tros. Des­de las ins­ta­la­cio­nes, has­ta que se in­tere­sen por sa­ber qué ne­ce­si­tas. Tam­bién jue­ga la par­te en la que no­so­tros te­ne­mos que pe­lear pa­ra po­der tras­cen­der. Ne­ce­si­tá­ba­mos un pro­yec­to así”, pun­tua­li­zó.

Re­co­no­ció que, po­co a po­co, se le de­vuel­ve la mís­ti­ca y los va­lo­res que al­gún día hi­cie­ron triun­fa­dor al equi­po del Pe­dre­gal. “Es­te nue­vo pro­yec­to re­to­mó to­dos los as­pec­tos im­por­tan­tes que hi­cie­ron gran­de a es­ta ins­ti­tu­ción. La gen­te de ex­pe­rien­cia ayu­dó mu­cho y los jó­ve­nes lle­ga­ron a pe­lear, co­rrer y apren­der. Es­te equi­po es hu­mil­de. To­do se jun­ta, re­to­ma­re­mos el ca­mino”, ce­rró.

DE CAN­TE­RA

Inies­tra tu­vo en el Aper­tu­ra 2018 su con­so­li­da­ción co­mo con­ten­ción. Lle­gó a Pu­mas po­co an­tes de los 17 años. Co­no­ce las en­tra­ñas, el tra­ba­jo y las pier­nas bri­llan­tes que em­pu­jan por un lu­gar en Pri­me­ra Di­vi­sión. An­te sus ojos, los afi­cio­na­dos pue­den es­tar tran­qui­los pa­ra el fu­tu­ro de la can­te­ra fe­li­na. “Hay muy bue­nos ju­ga­do­res acá. Tal vez, an­tes se per­dió un po­co, pe­ro no se de­jó la ca­li­dad, sino que se le dio prio­ri­dad a otros ju­ga­do­res y re­fuer­zos. To­dos sa­be­mos que es­to se ba­sa en re­sul­ta­dos. Aho­ra nos di­mos cuen­ta que re­gre­sar a las ba­ses y con­ju­gar­lo con ex­pe­rien­cia y can­te­ra­nos pue­de dar re­sul­ta­dos”.

El “Lo­bo” tam­bién se sin­ce­ró y con­fe­só de qué for­ma se enamo­ró de los co­lo­res. “Sig­ni­fi­ca mu­cho. Los va­lo­res que tie­ne Pu­mas, tan­to en lo de­por­ti­vo co­mo en lo per­so­nal y hu­mano, me gus­ta­ron mu­cho. Me enamo­ré des­de que en­tré acá. Yo por eso me de­ci­dí en lu­gar del Amé­ri­ca y Cruz Azul. Así le pa­sa a la ma­yo­ría, es lo que tie­ne es­ta es­cua­dra”, cul­mi­nó Inies­tra al Dia­rio de los De­por­tis­tas.

FO­TO: MAR­TÍN MONTIEL

Or­gu­llo­so de sus orí­ge­nes, Inies­tra cree que tie­nen lo ne­ce­sa­rio pa­ra eli­mi­nar al Amé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.