SAN­GRE AZUL

JU­LIO CÉ­SAR DO­MÍN­GUEZ ES EL ETERNO CAN­TE­RANO DE LA MÁ­QUI­NA. HOY FES­TE­JA SUS 32 AÑOS DE VI­DA CON 13 DE TRA­YEC­TO­RIA CE­MEN­TE­RA, Y A PE­SAR DE QUE LE FAL­TA EL TÍ­TU­LO DE LI­GA, LLE­VA EL ES­CU­DO BIEN PUES­TO

Esto - - PORTADA - POR JA­VIER JUÁ­REZ FO­TOS: RA­MÓN RO­ME­RO

Esas co­sas (que lo quie­ren en Chi­vas) sa­len en re­des so­cia­les, son pu­ros ru­mo­res, pe­ro la ver­dad es que no he te­ni­do con­tac­to con Ri­car­do (Pe­láez) pa­ra na­da; él me co­no­ce, soy me­xi­cano"

El chia­pa­ne­co que sa­lió de Arria­ga, un po­bla­do a 130 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal Tuxtla Gutiérrez, sin re­cur­sos eco­nó­mi­cos, pe­ro con una va­li­ja ati­bo­rra­da de re­tos, ce­le­bra 32 años de vi­da, ca­si la mi­tad de ellos en­tre­ga­dos a Cruz Azul. La Má­qui­na ce­les­te es pa­ra Ju­lio Cé­sar Do­mín­guez un amor eterno, co­mo una de las can­cio­nes más ta­ra­rea­das de Juan Ga­briel.

El día re­qui­rió una ves­ti­men­ta es­pe­cial: pantalón y sa­co azul, com­bi­na­dos con ca­mi­sa blan­ca y una me­da­lla do­ra­da de Je­su­cris­to en el pe­cho. Ju­lio tie­ne 13 años de ca­mi­nar por los pa­si­llos de La No­ria. Na­die co­mo él. El Ca­ta, so­bre­nom­bre que le pu­sie­ron sus com­pa­ñe­ros en La­gu­nas, Oa­xa­ca, lue­go de ra­par­se y ver­le pa­re­ci­do con el ar­gen­tino Da­niel Díaz, tu­vo que mo­de­lar el tra­je. Plan­cha­do a la per­fec­ción, le dio por­te y ele­gan­cia.

El cen­tral fue con­du­ci­do de un la­do a otro. Du­ran­te ese tiem­po emi­tió po­cos co­men­ta­rios, él se li­mi­tó a coope­rar. Los va­lo­res que le in­cul­ca­ron sus pa­pás, abue­li­ta y tíos, re­lu­cie­ron. Con la tem­pe­ra­tu­ra in­cre­men­tán­do­se, la se­sión fo­to­grá­fi­ca ter­mi­nó. Lle­gó el mo­men­to de la plá­ti­ca.

Dos si­llas ne­gras, una cá­ma­ra y la gra­ba­do­ra de voz del te­lé­fono en “Rec”.

De bo­te pron­to, el pri­mer cues­tio­na­mien­to hi­zo que el mí­ti­co Ju­lio Cé­sar re­tro­ce­die­ra en el tiem­po. ¿Có­mo fue su acer­ca­mien­to al futbol y lue­go Cruz Azul? “Em­pe­cé co­mo cual­quier ni­ño. En mi pue­blo, mi pa­pá me in­cul­có ju­gar futbol e ir­le a Cruz Azul. La­men­ta­ble­men­te te­nía 8 o 9 años cuan­do él fa­lle­ció, en­ton­ces me que­dé con mi abue­la, en Arria­ga; mi ma­má se fue a vi­vir a Tuxtla con mis her­ma­nas”, re­la­tó en voz ba­ja.

Ju­lio tu­vo que cor­tar su ni­ñez, sa­lir de su que­ri­do pue­blo y ma­du­rar rá­pi­do: “La se­cun­da­ria la hi­ce en Arria­ga, lue­go me fui a Na­na­ca­mil­pa, Tlax­ca­la, es­tu­ve un año allá, ju­gué en el equi­po de la prepa. A raíz de eso me fui a pro­bar a una se­gun­da de Chia­pas, en los Mai­ce­ros de Vi­lla­flo­res. Es­tu­ve a prue­ba, pe­ro no me que­dé”, si­guió su re­la­to.

Lue­go de re­cha­zos, una puer­ta se abrió, la que siem­pre qui­so: “Se­guí bus­can­do, me fui

Pue­den pa­sar esas su­po­si­cio­nes (cam­biar de equi­po), pe­ro no, es­toy en­fo­ca­do en Cruz Azul, siem­pre lo he di­cho, quie­ro que­dar­me aquí por siem­pre"

JU­LIO CÉ­SAR DO­MÍN­GUEZ

DE­FEN­SA AZUL

442

PAR­TI­DOS TIE­NE EN LI­GA

a La­gu­nas, Oa­xa­ca, me di­je­ron que ha­bía una ter­ce­ra de Cruz Azul, hi­ce la prue­ba y la pa­sé. Es­tu­ve 4 o 5 me­ses ahí, lue­go me ja­la­ron a ter­ce­ra di­vi­sión. Re­cuer­do que vi­ni­mos a ju­gar un par­ti­do a Mé­xi­co, to­dos los pro­fes nos es­ta­ban vien­do en la tri­bu­na. Si­bol­di es­ta­ba ahí, gra­cias a Dios me que­dé, Ro­bert fue el que me ja­ló a re­ser­vas. En me­nos de un año Isaac Miz­rahi me subió a Pri­me­ra y de­bu­té en 2006”, re­me­mo­ró.

En mi­nu­to y me­dio con­tó su his­to­ria, pe­ro en ese tiem­po hu­bo días eter­nos: “Lo más di­fí­cil es de­jar a la fa­mi­lia. No te­nía­mos los re­cur­sos eco­nó­mi­cos, aga­rrá­ba­mos de mi ma­má, de mi abue­la, mi ma­dri­na, mis tíos, la po­ca fa­mi­lia que te­nía­mos; to­dos me ayu­da­ron a lo­grar mis sue­ños. Los pri­me­ros me­ses me cos­ta­ron mu­cho, los ex­tra­ña­ba, pe­ro era mi sue­ño, tu­vo que ha­cer sa­cri­fi­cios, ha­cer­te de co­mer, la­var tu ro­pa, to­do eso te ha­ce ma­du­rar, gra­cias a Dios lo lo­gré”.

El Ca­ta to­có fon­do an­tes de cum­plir su re­to: “En ter­ce­ra di­vi­sión no ga­na­ba mu­cho, mi fa­mi­lia me man­da­ba di­ne­ro, pe­ro no al­can­za­ba, pa­ga­ba 800 pe­sos de ren­ta, éra­mos tres ami­gos, pe­ro dos no pa­sa­ron las prue­bas, me que­dé so­lo. Vino la de­ses­pe­ra­ción, mi ma­má y abue­la me se­guían dan­do di­ne­ro, pe­ro yo no que­ría pe­dir­les, aho­rra­ba mu­cho, só­lo to­ma­ba agua, me ha­cía mi co­mi­da. Fue un mo­men­to muy com­pli­ca­do”, des­cri­bió.

En­tre la os­cu­ri­dad, vino una luz: “Te­nía 15 años, con pe­na ha­blé con un di­rec­ti­vo, le di­je que es­ta­ba a prue­ba, pe­ro no te­nía re­cur­sos eco­nó­mi­cos. Le pre­gun­té si ha­bía po­si­bi­li­dad de hos­pe­da­je en la ca­sa club; Don An­drés me di­jo que sí, que me re­gis­tra­ra, sa­lí de su ofi­ci­na lleno de fe­li­ci­dad, le ha­blé a mi abue­li­ta, que ya no te­nían que pa­gar más… to­do de­pen­día de mí”.

LLE­GÓ EL DÍA

El 29 de abril de 2006, en un jue­go con­tra Pa­chu­ca, Ju­lio vio la re­com­pen­sa a sus es­fuer­zos: “Días an­tes de que de­bu­ta­ra les ha­blé a mi ma­má, abue­la, her­ma­nas… es­ta­ban con­ten­tas, par­ti­cu­lar­men­te yo. Fue­ron mu­chos años de rom­per­me la ma­dre, es­ta­ba ner­vio­so, pe­ro ga­na­mos. Esa pla­ye­ra se las di a mis tíos, fue un mo­men­to que no se pue­de ex­pli­car. La emo­ción me que­dó por va­rios días”, re­la­tó.

De vuel­ta al pre­sen­te, Ju­lio re­se­ñó có­mo fue el re­en­cuen­tro con el Fla­co Si­bol­di: “En­tre bro­ma y bro­ma, cuan­do lle­gó es­tá­ba­mos en la char­la, él se pre­sen­tó, yo es­ta­ba al la­do de él, me vio y me di­jo: ‘¿Si­gues acá vie­ji­to?’. Lo sa­lu­dé, le di­mos la bien­ve­ni­da, des­pués me es­ta­ba cam­bian­do y me di­jo: ‘¿Te acor­dás que te sa­que de la sel­va?’ A mí y a Aquino, por­que él tam­bién lo vio. Es al­go bo­ni­to re­en­con­trar­te con al­guien que te abrió las puer­tas, que te dio la opor­tu­ni­dad y te im­pul­só pa­ra lle­gar a pri­me­ra di­vi­sión”.

Las vuel­tas que da la vi­da; el Ca­ta hoy es un hom­bre im­por­tan­te, gra­cias al ba­lón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.