La bru­tal em­bes­ti­da del CO­RO­NA­VI­RUS al tu­ris­mo mun­dial

LA AC­TUAL PAN­DE­MIA DE LA CO­VID-19 IM­PON­DRÁ GRAN­DES CAM­BIOS EN LAS RE­LA­CIO­NES SO­CIA­LES A NI­VEL MUN­DIAL, CON LA CON­SE­CUEN­TE RE­PER­CU­SIÓN EN LAS ÁREAS DEL CON­SU­MO Y LOS VIA­JES

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Es­pe­cial / Spe­cial - TEX­TO / TEXT: JOR­GE COROMINA FO­TOS / PHOTOS: AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS / AUT­HOR’S ARCHIVES

El al­can­ce y la en­ver­ga­du­ra de la ac­tual pan­de­mia del nue­vo co­ro­na­vi­rus pue­den ha­ber ge­ne­ra­do va­lo­ra­cio­nes ini­cia­les que eran más op­ti­mis­tas de lo que son hoy. Han trans­cu­rri­do cua­tro se­ma­nas des­de que se dis­pa­ra­ra la alar­ma por la Co­vid 19 y lo que ha­ce 21 días pa­re­cía al­go más con­tro­la­do o con­tro­la­ble, trein­ta días des­pués im­po­ne a to­dos la ne­ce­si­dad de re­plan­tear­se la fi­sio­no­mía del fu­tu­ro.

El al­can­ce y la en­ver­ga­du­ra de la ac­tual pan­de­mia del nue­vo co­ro­na­vi­rus pue­den ha­ber ge­ne­ra­do va­lo­ra­cio­nes ini­cia­les que eran más op­ti­mis­tas de lo que son hoy. Han trans­cu­rri­do cua­tro se­ma­nas des­de que se dis­pa­ra­ra la alar­ma por la Co­vid 19 y lo que ha­ce 21 días pa­re­cía al­go más con­tro­la­do o con­tro­la­ble, trein­ta días des­pués im­po­ne a to­dos la ne­ce­si­dad de re­plan­tear­se la fi­sio­no­mía del fu­tu­ro.

Y es­pe­cial­men­te en ma­te­ria de via­jes y tu­ris­mo. No son po­cos los es­tu­dios que ya han co­men­za­do a di­vul­gar­se en los que ex­per­tos en va­rios cam­pos de la co­mu­ni­ca­ción, la sociología, el co­mer­cio, la eco­no­mía y la “in­dus­tria sin chi­me­neas” des­cri­ben lo que de­be­mos es­pe­rar en el fu­tu­ro, un fu­tu­ro que da por he­cho que es­te se­rá un año per­di­do y que a par­tir del 2021 la vi­da cam­bia­rá, y pro­ba­ble­men­te mu­cho.

El pa­no­ra­ma ac­tual del con­su­mo, en mo­men­tos en que la cri­sis es­tá en ple­na ebu­lli­ción y el pi­co en la cur­va de la ma­yor can­ti­dad de ca­sos de co­ro­na­vi­rus no se vis­lum­bra has­ta la pri­me­ra se­ma­na de ma­yo, ya hay sec­to­res que es­tán mal­he­ri­dos, co­mo la per­fu­me­ría, los ar­tícu­los de be­lle­za, la ro­pa y el cal­za­do de lu­jo, y el ma­te­rial de ofi­ci­na, con­se­cuen­cia ló­gi­ca de las cua­ren­te­nas, los ais­la­mien­tos so­cia­les y el te­le­tra­ba­jo.

¿Qué sec­to­res se han vis­to be­ne­fi­cia­dos has­ta aho­ra? La co­mi­da en­va­sa­da y con­ge­la­da, los pro­duc­tos de lim­pie­za, los me­di­ca­men­tos y su­ple­men­tos vi­ta­mí­ni­cos, y los vi­deo­jue­gos.

EL CO­MER­CIO ELEC­TRÓ­NI­CO Y LOS NUE­VOS CA­NA­LES DE DIS­TRI­BU­CIÓN

Si al­go sal­drá for­ta­le­ci­do a ni­ve­les sin pre­ce­den­tes de es­ta cri­sis ge­ne­ra­da por la Co­vid 19 es, sin du­das, el ca­nal on­li­ne. Ade­más de los si­tios es­ta­ble­ci­dos que hoy ha­cen ven­tas por In­ter­net, co­mo Ama­zon, eBay y Ali­ba­ba, apa­re­ce­rán y se con­so­li­da­rán mu­chos más, to­da vez que el in­cre­men­to de la de­man­da se­rá ca­da vez ma­yor.

Pe­ro en la mis­ma me­di­da en que irán sur­gien­do nue­vos ca­na­les di­ri­gi­dos a los con­su­mi­do­res en lí­nea, los “es­ta­ble­ci­dos”, más otros que an­tes del ini­cio de es­ta cri­sis ya ve­nían des­pun­tan­do en es­te com­pe­ti­ti­vo mer­ca­do, in­tro­du­ci­rán in­no­va­cio­nes en los ser­vi­cios de re­co­gi­das y en­tre­gas de pro­duc­tos de to­do ti­po.

Las gran­des víc­ti­mas, a to­das lu­ces, se­rán las tien­das fí­si­cas, los gran­des al­ma­ce­nes y tien­das por de­par­ta­men­tos, quie­nes se re­du­ci­rán drás­ti­ca­men­te en va­rias par­tes del pla­ne­ta, es­pe­cial­men­te en aque­llos paí­ses a los que la pan­de­mia ha gol­pea­do más y que, por coin­ci­den­cia, tie­nen una al­ta cul­tu­ra y de­man­da de con­su­mo.

Pe­ro aun y aque­llas tien­das que con­si­gan so­bre­vi­vir se­gu­ra­men­te ofre­ce­rán una nue­va re­la­ción con los con­su­mi­do­res. La di­gi­ta­li­za­ción de los es­ta­ble­ci­mien­tos con mos­tra­do­res ro­bo­ti­za­dos, la in­tro­duc­ción de nue­vas for­mas de pa­go o el for­ta­le­ci­mien­to de los ya exis­ten­tes, así co­mo la po­si­ble des­apa­ri­ción de las mer­can­cías a gra­nel, pu­die­ran ser al­gu­nos de los pro­ba­bles es­ce­na­rios.

To­do lo an­te­rior trae­ría con­si­go cam­bios im­por­tan­tes en las po­lí­ti­cas de mar­ke­ting. Po­de­mos es­pe­rar una re­de­fi­ni­ción de los ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción, co­mo las re­des so­cia­les, así co­mo una trans­for­ma­ción en la la­bor de los in­fluen­cers y los “com­mu­nity groups”, ade­más de va­ria­cio­nes im­por­tan­tes en las pla­ta­for­mas de con­te­ni­dos.

El SEO y el SEM de las pla­ta­for­mas on­li­ne desem­pe­ña­rán un pa­pel más sig­ni­fi­ca­ti­vo. Y es de es­pe­rar, to­da vez que la fo­lle­te­ría “pa­sa­rá” a me­jor vi­da, te­nien­do un rol más ac­ti­vo en la pre­ser­va­ción de las gran­des ex­ten­sio­nes bos­co­sas que hoy se ta­lan pa­ra pro­du­cir pa­pel. En su lu­gar, pro­li­fe­ra­rán, más que an­tes, los ca­tá­lo­gos on­li­ne, y los ex­per­tos va­ti­ci­nan la crea­ción de co­mu­ni­da­des de con­su­mi­do­res y usua­rios al­re­de­dor de mar­cas y pro­duc­tos.

LAS SE­CUE­LAS EN EL TU­RIS­MO

No es un se­cre­to que el tu­ris­mo en ge­ne­ral es­tá su­frien­do y se­gui­rá pa­de­cien­do con la pan­de­mia del Co­vid 19, la peor que la hu­ma­ni­dad ha en­fren­ta­do en los úl­ti­mos cien años, ni si­quie­ra com­pa­ra­ble con la de­no­mi­na­da “fie­bre es­pa­ño­la” que aca­bó con la vi­da de de­ce­nas de mi­les de per­so­nas en 1918.

Los ho­te­les, los cru­ce­ros y la avia­ción co­mer­cial son los tres ele­men­tos que han si­do gol­pea­dos de una ma­ne­ra par­ti­cu­lar­men­te du­ra.

El co­ro­na­vi­rus ha de­vas­ta­do la in­dus­tria ho­te­le­ra, obli­gan­do a los ho­te­les a to­mar me­di­das drás­ti­cas pa­ra so­bre­vi­vir. Ma­rriott ha di­cho que ha su­fri­do can­ce­la­cio­nes a ni­ve­les sin pre­ce­den­tes, for­zan­do a la com­pa­ñía a des­pe­dir a mi­les de tra­ba­ja­do­res. El In­ter­con­ti­nen­tal Ho­tels Group (IHG), pro­pie­ta­rio de las mar­cas Ho­li­day Inn y Crow­ne Pla­za, en­tre otras, afir­mó re­cien­te­men­te que “la de­man­da de ha­bi­ta­cio­nes es la más ba­ja que ha vis­to en to­da su his­to­ria”.

Otro tan­to ha su­ce­di­do en na­vie­ras y ae­ro­lí­neas, pla­ga­das por can­ce­la­cio­nes y sus­pen­sio­nes de via­jes. Pe­ro lo peor de to­do, ase­gu­ran los ex­per­tos, se­rá la pro­lon­ga­ción del pe­rio­do de re­cu­pe­ra­ción pa­ra to­dos ellos.

De acuer­do a va­rios es­tu­dios, co­mo los rea­li­za­dos por Mo­ni­tor De­loit­te y el Bos­ton Con­sul­ting Group, des­pués de ha­ber to­ca­do fon­do en los me­ses de abril y ma­yo, la re­cu­pe­ra­ción de esos tres sec­to­res se­rá len­ta y tor­tuo­sa, con ín­di­ces aún en va­lo­res ne­ga­ti­vos en el mes de di­ciem­bre y con el ini­cio del re­bo­te pre­vis­to pa­ra el mes de fe­bre­ro de 2021.

Y el com­por­ta­mien­to no se­rá el mis­mo de­bi­do, en bue­na me­di­da, a có­mo irá re­cu­pe­rán­do­se la con­fian­za de los con­su­mi­do­res. Des­de aho­ra y has­ta apro­xi­ma­da­men­te fe­bre­ro de 2021, los tu­ris­tas pre­fe­ri­rán el “stay­ca­tion” o va­ca­cio­nes en “ca­sa”, sin co­rrer el ries­go de ha­cer via­jes de diez ho­ras en un avión “ates­ta­do” de pa­sa­je­ros.

Por con­si­guien­te, las re­ser­vas en ho­te­les ubi­ca­dos en des­ti­nos le­ja­nos pa­ra los prin­ci­pa­les mer­ca­dos emi­so­res su­fri­rán las con­se­cuen­cias mien­tras los po­ten­cia­les via­je­ros no sien­tan la me­jo­ría de la sen­sa­ción hi­gié­ni­ca pro­gre­si­va, un in­di­ca­dor que -ase­gu­ran los es­tu­dios- só­lo co­men­za­rá a mos­trar me­jo­ría a me­dia­dos del mes de agos­to de es­te año.

El tu­ris­mo MICE, igual­men­te va­pu­lea­do por una ava­lan­cha de sus­pen­sio­nes de fe­rias y even­tos, po­si­ble­men­te co­mien­ce a re­pun­tar a par­tir de no­viem­bre, pe­ro la in­cer­ti­dum­bre en torno a la ex­ten­sión y las con­se­cuen­cias de es­ta epi­de­mia a es­ca­la mun­dial de­ja en en­tre­di­cho esa va­lo­ra­ción.

Por úl­ti­mo, res­ta ver cuán­tos há­bi­tos y cos­tum­bres de los con­su­mi­do­res des­apa­re­ce­rán o se trans­for­ma­rán des­pués de la Co­vid 19. De ser así, la in­dus­tria ten­drá que pro­po­ner­se una trans­for­ma­ción, una rein­ven­ción de sí mis­ma y ajus­tar­se a los nue­vos tiem­pos que co­rre­rán cuan­do es­ta “em­bes­ti­da” ha­ya ce­sa­do.

Mien­tras tan­to, Ca­rib­bean News Di­gi­tal su­gie­re que nos que­de­mos en ca­sa y que la solución no de­be sea can­ce­lar los via­jes, sino só­lo pos­po­ner­los pa­ra cuan­do lle­guen tiem­pos me­jo­res. Sal­vé­mo­nos hoy pa­ra se­guir via­jan­do ma­ña­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.