LA AME­NA­ZA DE LOS PLASTICOS

LOS DA­ÑI­NOS EFEC­TOS QUE CREAN LOS DESECHOS PLÁS­TI­COS PA­RA LA BIO­DI­VER­SI­DAD PO­NE EN PE­LI­GRO LAS GRAN­DES ME­TAS Y ES­PE­RAN­ZAS DEL TU­RIS­MO MUN­DIAL. CA­DE­NAS HO­TE­LE­RAS Y PAÍ­SES DE TO­DO EL MUN­DO ADOP­TAN ME­DI­DAS PO­SI­TI­VAS PA­RA EVI­TAR AQUE­LLOS AR­TÍCU­LOS QUE SE US

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Pin­ce­la­da / A Little Touch - TEX­TO / TEXT: ING. MA­NUEL ME­NÉN­DEZ CAS­TE­LLA­NOS, EX­PER­TO EN TE­MAS DE ENER­GÍAS RE­NO­VA­BLES Y ME­DIO AM­BIEN­TE / ENGINEER, EXPERT IN RE­NE­WA­BLE ENERGY AND ENVIRONMEN­TAL TO­PICS FO­TOS / PHOTOS: AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Los plás­ti­cos son ya una ame­na­za real a la bio­di­ver­si­dad del pla­ne­ta; las cua­les in­ci­den di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te en el desa­rro­llo de un tu­ris­mo res­pon­sa­ble. Ello es con­se­cuen­cia de su al­to po­der con­ta­mi­na­dor so­bre la am­plia va­rie­dad de se­res vi­vos so­bre el pla­ne­ta y a los pa­tro­nes na­tu­ra­les que lo con­for­man.

Los plás­ti­cos son ya una ame­na­za real a la bio­di­ver­si­dad del pla­ne­ta; las cua­les in­ci­den di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te en el desa­rro­llo de un tu­ris­mo res­pon­sa­ble. Ello es con­se­cuen­cia de su al­to po­der con­ta­mi­na­dor so­bre la am­plia va­rie­dad de se­res vi­vos so­bre el pla­ne­ta y a los pa­tro­nes na­tu­ra­les que lo con­for­man.

Hoy en día hu­ma­nos vi­vi­mos ro­dea­dos de ob­je­tos plás­ti­cos que en si­glos an­te­rio­res no eran ne­ce­sa­rios pa­ra la vi­da co­ti­dia­na. El plás­ti­co por sus ca­rac­te­rís­ti­cas mo­le­cu­la­res, tie­ne una gran re­sis­ten­cia a la de­gra­da­ción am­bien­tal y a la bio­de­gra­da­ción, lo cual cons­ti­tu­ye una si­tua­ción com­ple­ja que al mo­men­to de su crea­ción no se con­si­de­ró.

Co­mo se co­no­ce, los plás­ti­cos tie­nen pro­pie­da­des ex­ce­len­tes de uso ta­les co­mo: fá­cil de tra­ba­jar y mol­dear, ba­jos cos­tos de pro­duc­ción, sue­len ser im­permea­bles, bue­nas pro­pie­da­des ais­lan­tes eléc­tri­cas, acep­ta­bles ais­lan­tes acús­ti­cos, re­sis­ten­tes a la co­rro­sión y a de­ter­mi­na­dos fac­to­res quí­mi­cos. Sin em­bar­go, mu­chas de es­tas reales ven­ta­jas se con­vier­ten en des­ven­ta­jas en el mo­men­to que se desechan.

UN PO­CO DE HIS­TO­RIA

El invento del plás­ti­co sur­ge en el año 1860 en la bús­que­da de una solución a la fa­bri­ca­ción de bo­las de bi­llar, en sus­ti­tu­ción del mar­fil na­tu­ral, ma­te­rial que en la épo­ca se uti­li­za­ba con es­te fin. Más ade­lan­te en el año 1909 el quí­mi­co nor­te­ame­ri­cano de ori­gen bel­ga Leo Hen­drik Bae­ke­land, sin­te­ti­zó un po­lí­me­ro de al­to va­lor co­mer­cial a par­tir de Fe­nol y For­mal­dehi­do que que­do re­co­no­ci­do ba­jo el nom­bre de Ba­que­li­ta y ha si­do el pri­mer plás­ti­co to­tal­men­te sin­té­ti­co de la his­to­ria.

Es­te des­cu­bri­mien­to dio el ini­cio de un con­jun­to de re­si­nas sin­té­ti­cas que han ini­cia­do lo que ha si­do lla­ma­do co­mo «La era el Plás­ti­co».

Lo an­te­rior dio lu­gar pa­ra que en el trans­cur­so del si­glo XX se hi­cie­ra muy po­pu­lar el uso del plás­ti­co con va­ria­dos co­lo­res y for­mas, sus­ti­tu­yen­do así a otros ma­te­ria­les de ti­po do­més­ti­co, in­dus­tria­les y co­mer­cia­les; y jun­to al des­cu­bri­mien­to de las Mo­lé­cu­las Gi­gan­tes o Ma­cro­mo­lé­cu­las se dio pa­so al to­tal desa­rro­llo de la in­dus­tria quí­mi­ca en es­te sec­tor y a la real solución a mu­chas ne­ce­si­da­des hu­ma­nas.

IM­PAC­TO EN LA SO­CIE­DAD Y EN LA IN­DUS­TRIA TURISTICA

Por otra par­te, son muy al­tos los ac­tua­les im­pac­tos de los plás­ti­cos en la so­cie­dad y en par­ti­cu­lar en el tu­ris­mo, da­do la mo­les­tia pú­bli­ca y me­dioam­bien­tal que re­pre­sen­ta cuan­do es­tos no son re­ci­cla­dos des­pués de su uso.

Pa­ra el tu­ris­mo es­te fac­tor ne­ga­ti­vo va con­tra el in­te­rés de al­can­zar un tu­ris­mo res­pon­sa­ble que con­ser­ve al má­xi­mo la bio­di­ver­si­dad. Mu­chas ca­de­nas tu­rís­ti­cas in­ter­na­cio­na­les han adop­ta­do me­di­das pa­ra no uti­li­zar pro­duc­tos de ese ma­te­rial que sean de un so­lo uso; tam­bién han dis­pues­to la no uti­li­za­ción de bol­sas plás­ti­cas sus­ti­tu­yen­do es­tas por las que res­pon­den a tec­no­lo­gías bio­de­gra­da­bles.

Di­ver­sos paí­ses han adop­ta­do de­ci­sio­nes y le­gis­la­cio­nes pa­ra obli­gar a no uti­li­zar bol­sas plás­ti­cas. La Unión Eu­ro­pea es aban­de­ra­da del no uso de ar­tícu­los plás­ti­cos ta­les co­mo cu­bier­tos plás­ti­cos, pla­tos, pa­ji­tas, agi­ta­do­res de be­bi­das y otros. Tam­bién Ca­na­dá ha adop­ta­do se­rias me­di­das en es­ta di­rec­ción.

Los plás­ti­cos pa­sa­ron de ser una im­por­tan­te solución real a una irre­ba­ti­ble pe­sa­di­lla eco­ló­gi­ca. No es un es­pe­jis­mo, es una reali­dad que ilus­tra­mos con los si­guien­tes da­tos:

Al­gu­nos plás­ti­cos pue­den ser tan re­sis­ten­tes que se cal­cu­la que pue­den per­ma­ne­cer es­ta­bles por 400 años an­tes de de­gra­dar­se.

Se es­ti­ma que apro­xi­ma­da­men­te el 70 % de los plás­ti­cos pro­du­ci­dos en los úl­ti­mos 65 años, que equi­va­le a una ci­fra de mi­les de mi­llo­nes de to­ne­la­das, se en­cuen­tra en los ver­te­de­ros y en los océa­nos.

Los plás­ti­cos y los ma­te­ria­les sin­té­ti­cos en ge­ne­ral son los 2 ti­pos de desechos só­li­dos que más van a pa­rar al mar y son res­pon­sa­bles di­rec­tos de la ma­yor par­te de los pro­ble­mas que su­fren los ani­ma­les y las aves ma­ri­nas.

Más de 200 es­pe­cies di­fe­ren­tes han su­fri­do o muer­tos por es­tar en­re­da­dos o han in­ge­ri­do res­to de plás­ti­cos en­tre los que se en­cuen­tran tortugas, fo­cas, leo­nes ma­ri­nos, osos po­la­res, ba­lle­nas, dis­tin­tos ti­pos de pe­ces y aves ma­ri­nas. Se ha com­pro­ba­do que ac­tual­men­te esos desechos com­po­nen en mu­chos ca­sos apro­xi­ma­da­men­te una cuar­ta par­te de su die­ta.

Los desechos plás­ti­cos es­tán tam­bién en las pla­yas, des­de las áreas más po­bla­das has­ta las más re­mo­tas y des­po­bla­das.

Se es­ti­ma que anual­men­te se pro­du­cen en to­do el mun­do de 3 a 5 bi­llo­nes de bol­sas plás­ti­cas de di­fe­ren­tes ti­pos y usos, que son por de­más de­ri­va­dos del pe­tró­leo que, co­mo se sa­be, es una fuen­te de ener­gía no re­no­va­ble.

Se ha crea­do en de­ter­mi­na­das zo­nas de los océa­nos las lla­ma­das Is­la de Plás­ti­co que se es­ti­man tie­nen una ex­ten­sión en mi­les de km2. Se ca­rac­te­ri­zan por te­ner con­cen­tra­cio­nes muy al­tas y otros desechos atra­pa­dos. Se con­si­de­ra que el 80% de es­ta basura con­ta­mi­nan­te pro­vi­ne de zo­nas cos­te­ras y el 20 % de los bar­cos en el océano.

SO­LU­CIO­NES TEC­NO­LÓ­GI­CAS Y CON­CIEN­CIA ECO­LÓ­GI­CA.

El re­to prin­ci­pal de es­te mo­men­to es ge­ne­ra­li­zar los lla­ma­dos plás­ti­cos bio­de­gra­da­bles, que pro­ce­den de fuen­tes re­no­va­bles co­mo el plá­tano, la yu­ca, las le­gum­bres, la ce­lu­lo­sa y otras con po­si­bi­li­da­des de des­com­po­ner­se en un cor­to pe­rio­do de tiem­po en pre­sen­cia de mi­cro­or­ga­nis­mos, sir­vien­do ade­más de abono or­gá­ni­co pa­ra las plan­tas.

Pa­ra los da­ñi­nos plás­ti­cos pro­ce­den­tes del pe­tró­leo exis­ten tec­no­lo­gías que de­ben mul­ti­pli­car­se pa­ra su re­ci­cla­je por vías me­cá­ni­cas sin con­ta­mi­nar el me­dio am­bien­te. Tam­bién exis­ten otras fuen­tes de re­ci­cla­je por la vía quí­mi­ca y ener­gé­ti­ca.

To­dos los pro­ce­sos de re­ci­cla­je con­tri­bu­yen a crear fuen­tes de tra­ba­jo en sus dis­tin­tas eta­pas del pro­ce­so y co­mo re­sul­tan­te fi­nal apor­tan un mer­ca­do con un nue­vo pro­duc­to fi­nal en­tre los que se en­cuen­tran tu­be­rías, me­na­jes y me­dios pa­ra el ho­gar, cal­za­do, pie­zas in­dus­trias y otros.

En Eu­ro­pa, Asia y los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca exis­ten di­ver­sas ex­pe­rien­cias en es­te sen­ti­do. En Amé­ri­ca La­ti­na son Mé­xi­co, Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Pe­rú los ejem­plos del re­ci­cla­je de los plás­ti­cos pro­du­ci­dos a par­tir del pe­tró­leo.

Sin em­bar­go y la­men­ta­ble­men­te se cal­cu­la que so­lo en el mun­do hoy se re­cu­pe­ra al­re­de­dor del 15 % de lo po­si­bles. Una bue­na par­te del res­to va al mar por lo que al­gu­nos cien­tí­fi­cos plan­tean que al rit­mo ac­tual en el año 2050 ha­brá en los océa­nos más plás­ti­cos que pe­ces.

La su­per­vi­ven­cia de mu­chas es­pe­cies y los me­jo­res pro­pó­si­tos del tu­ris­mo es­tán ame­na­za­dos. Pe­ro jun­tos y con un cri­te­rio uná­ni­me de sal­var el pla­ne­ta, es­ta­mos a tiem­po de fre­nar la si­tua­ción ac­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.