Mi­tos y le­yen­das del ca­fé

Myths and Le­gends of the Cof­fee

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Su­ma­rio/ Con­tents - TEX­TO / TEXT: OLYMPO MO­RA­LES-BE­NÍ­TEZ FO­TOS / PHOTOS: AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS / AUT­HOR’S ARCHIVES

42

En el si­glo XXI, el ca­fé pue­de ser de­cla­ra­do el gran con­quis­ta­dor, emprendien­do des­de sus ini­cios un ca­mino pau­sa­do y se­gu­ro que ha pe­ne­tra­do la cul­tu­ra y la eco­no­mía agrí­co­la, in­dus­trial y bur­sá­til en Áfri­ca, Me­dio Orien­te, Asia, Eu­ro­pa, Amé­ri­ca e In­doa­mé­ri­ca.

Es­ta be­bi­da con­tro­ver­sial, energizant­e, aro­má­ti­ca y fas­ci­nan­te es un in­gre­dien­te de la gas­tro­no­mía uni­ver­sal. Fru­to ca­paz de unir cul­tu­ras y coprotagon­izar las his­to­rias de mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en la Tie­rra. Con más de cin­cuen­ta paí­ses pro­duc­to­res, vein­te mi­llo­nes de pro­duc­to­res y on­ce mi­llo­nes de hec­tá­reas de­di­ca­das al cul­ti­vo del grano (2), se man­tie­ne co­mo sím­bo­lo de unión y re­fle­xión en di­fe­ren­tes cul­tu­ras y re­li­gio­nes.

El fas­ci­nan­te fru­to cam­bió el rum­bo de la his­to­ria de Co­lom­bia, se con­so­li­dó co­mo un pro­duc­to ge­ne­ra­dor de em­pleo y mo­tor de pros­pe­ri­dad en las re­gio­nes, tan­to pa­ra los pro­pie­ta­rios co­mo pa­ra los tra­ba­ja­do­res.

Ac­tual­men­te, es el se­gun­do pro­duc­to más ex­por­ta­do des­pués del pe­tró­leo. En Co­lom­bia hay 948 000 hec­tá­reas de cul­ti­vos de ca­fé; es­te va­lor co­rres­pon­de al 66% del área cul­ti­va­da del país, ac­ti­vi­dad desa­rro­lla­da por 785 000 per­so­nas en di­fe­ren­tes ro­les, lo que re­pre­sen­ta el 26% del em­pleo en el sec­tor agrí­co­la (Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Ca­fe­te­ros, 2018).

ORI­GEN DEL CA­FÉ EN LA TIE­RRA CO­LOM­BIA­NA

Los in­di­cios his­tó­ri­cos se­ña­lan a los je­sui­tas co­mo los res­pon­sa­bles de la lle­ga­da de la se­mi­lla de ca­fé a la Nue­va Gra­na­da en 1730, aun­que exis­ten di­ver­sas ver­sio­nes al res­pec­to. De acuer­do con la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Ca­fe­te­ros, el tes­ti­mo­nio más an­ti­guo se atri­bu­ye al je­sui­ta Jo­sé Gu­mi­lla, quien es­tu­vo de mi­sión en San­ta Teresa de Ta­ba­jé. En 1787 el ar­zo­bis­po-vi­rrey Ca­ba­lle­ro y Gón­go­ra in­for­ma a las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las el cul­ti­vo de ca­fé en Gi­rón, San­tan­der y Mu­zo Bo­ya­cá.

Exis­te un re­la­to muy in­tere­san­te so­bre la his­to­ria de es­te pro­duc­to en Co­lom­bia, don­de se le atri­bu­ye al Pa­dre Fran­cis­co Ro­me­ro su enor­me con­tri­bu­ción en la ex­pan­sión del cul­ti­vo. Es­te sa­cer­do­te so­li­ci­ta­ba a sus fe­li­gre­ses pa­gar sus pe­ni­ten­cias con la siem­bra de un ca­fe­to, de ma­ne­ra que en esa épo­ca los pe­ca­dos se ex­pia­ban con ca­fé.

La di­fu­sión de los cul­ti­vos de ca­fé no se dio al mis­mo tiem­po en las re­gio­nes co­lom­bia­nas: en San­tan­der el pro­ce­so tu­vo lu­gar des­de 1840 a 1900, mien­tras que en Cun­di­na­mar­ca y To­li­ma el pro­ce­so ini­ció al­re­de­dor de 1870, y pos­te­rior­men­te en An­tio­quia en 1885; has­ta en­tra­do el si­glo XX no ad­qui­rió pro­ta­go­nis­mo en Ma­ni­za­les. Pa­ra 1885 se re­gis­tra la pri­me­ra pro­duc­ción co­mer­cial, don­de se ex­por­ta­ron 2560 sa­cos des­de Cú­cu­ta.

La ex­pan­sión ca­fe­te­ra en San­tan­der y en la re­gión Cun­di-To­li­men­se obe­de­ce a una mano de obra muy eco­nó­mi­ca, pro­duc­to de la cri­sis del ta­ba­co, jun­to con la ta­sa de be­ne­fi­cio que per­mi­tió im­pul­sar con la ac­ti­vi­dad ca­fe­te­ra es­tas re­gio­nes (3).

Des­pués de la Gue­rra de los Mil Días, Co­lom­bia re­ci­bió la vi­si­ta del pro­fe­sor Cé­sar Au­gus­to Ra­mos, quien eva­luó al país, y a otros de la re­gión, res­pec­to al po­ten­cial de pro­duc­ción ca­fe­te­ra. Pa­ra la vi­si­ta del pro­fe­sor Ra­mos en 1906 el país se en­con­tra­ba de­vas­ta­do por la gue­rra, anun­cian­do que no te­nía po­ten­cial pa­ra la in­dus­tria ca­fe­te­ra. Sin em­bar­go, la reali­dad su­peró aque­lla pre­dic­ción, pues­to que en­tre 1905 y 1925 Co­lom­bia au­men­tó su pro­duc­ción en un 500%, pa­san­do de 500 000 sa­cos a 2.4 mi­llo­nes (4).

En es­ta épo­ca Co­lom­bia ex­pe­ri­men­ta­ba una se­rie de cam­bios im­por­tan­tes en la in­dus­tria, la ban­ca y los ser­vi­cios, que acom­pa­ña­ron la ta­sa de cre­ci­mien­to en la eco­no­mía del 5.4% pro­me­dio anual.

Tal co­mo lo pro­po­ne An­to­ni Mar­tí, la apa­ri­ción y per­ma­nen­cia de los ca­fés ha per­mi­ti­do que es­tos es­pa­cios sean crea­do­res de una nue­va reali­dad. Be­bi­da aris­to­crá­ti­ca en sus ini­cios, “… la na­tu­ra­le­za de­mo­crá­ti­ca del ca­fé (...) se ex­pli­ca por ella mis­ma en vir­tud de la me­ra afi­ni­dad con un es­pa­cio ha­bi­ta­do por igual y por igua­les, to­do el mun­do co­pro­ta­go­ni­za una ho­mo­ge­nei­za­ción cul­tu­ral y so­cial sin pre­ce­den­tes”(5).

Me atre­vo a afir­mar que lo úni­co que ha si­do ca­paz de uni­fi­car la hu­ma­ni­dad, es el gus­to por el ca­fé.

Pen­der­gast, M. (2002). El ca­fé: His­to­ria de la se­mi­lla que cam­bió el mun­do. Bue­nos Ai­res: Ba­ra­ta­ria

Pé­rez To­ro, J.A. (2013). Eco­no­mía ca­fe­te­ra y desa­rro­llo eco­nó­mi­co en Co­lom­bia. Bo­go­tá: Uni­ver­si­dad Jor­ge Ta­deo Lo­zano.

Be­ja­rano, J.A. (1987). El des­pe­gue ca­fe­te­ro. En J. A. Ocam­po (Ed.), His­to­ria eco­nó­mi­ca de Co­lom­bia (pp. 195-227). Bo­go­tá: Si­glo XXI.

Mon­sal­ve, D. (2017). Co­lom­bia ca­fe­te­ra. Bo­go­tá: Ban­co de la Re­pú­bli­ca

Mar­tí, A. (2007). Poé­ti­ca del ca­fé. Un es­pa­cio de mo­der­ni­dad li­te­ra­ria eu­ro­pea. Bar­ce­lo­na: Ana­gra­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.