Las Ve­gas: más allá de la Ciu­dad del Pe­ca­do

Las Ve­gas: be­yond the Sin City

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Su­ma­rio/ Con­tents - TEX­TO / TEXT: JOR­GE COROMINA FO­TOS / PHOTOS: AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS / AUT­HOR’S ARCHIVES

Las Ve­gas es sin du­da una de las ur­bes icó­ni­cas de los Es­ta­dos Uni­dos, uno de sus prin­ci­pa­les des­ti­nos tu­rís­ti­cos, con más de 40 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes ca­da año, y el lu­gar que al­ber­ga mu­chas de las más sor­pren­den­tes es­truc­tu­ras he­chas por el hom­bre ja­más cons­trui­das por el hom­bre.

Las Ve­gas es sin du­da una de las ur­bes icó­ni­cas de los Es­ta­dos Uni­dos, uno de sus prin­ci­pa­les des­ti­nos tu­rís­ti­cos, con más de 40 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes ca­da año, y el lu­gar que al­ber­ga mu­chas de las más sor­pren­den­tes es­truc­tu­ras he­chas por el hom­bre ja­más cons­trui­das por el hom­bre.

Su orien­ta­ción y vo­ca­ción tu­rís­ti­cas tam­bién han he­cho que la lla­ma­da Ciu­dad del Pe­ca­do ha­ya si­do se­lec­cio­na­da pa­ra ser la se­de de la pró­xi­ma edi­ción del In­ter­na­tio­nal Pow Wow (IPW 2020), la prin­ci­pal fe­ria in­ter­na­cio­nal de tu­ris­mo re­cep­ti­vo de Es­ta­dos Uni­dos, un even­to que ge­ne­ra al­re­de­dor de 5 mil 500 mi­llo­nes de dó­la­res en fac­tu­ra­cio­nes de via­jes a la na­ción nor­te­ame­ri­ca­na.

Di­cho es­to, los de­le­ga­dos e in­vi­ta­dos del IPW sa­ben con se­gu­ri­dad lo que Las Ve­gas les ten­drá re­ser­va­do en tér­mi­nos de en­tre­te­ni­mien­to. Pe­ro eso no es to­do. La ciu­dad más co­di­cia­da por el tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal en el cen­tro oes­te de Es­ta­dos Uni­dos, en el co­ra­zón del estado de Ne­va­da, al­ber­ga va­rios lu­ga­res de in­te­rés y atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas que no te pue­des per­der. La re­vis­ta Ex­ce­len­cias te pro­po­ne diez de esos si­tios que se su­man, co­mo ya sa­be­mos, al gla­mour de los ca­sino y a la bien co­no­ci­da vi­da noc­tur­na de la Ca­pi­tal del Jue­go.

THE STRIP

La sec­ción cen­tral de 2,5 mi­llas de lar­go del Bou­le­vard Las Ve­gas, que atra­vie­sa la ciu­dad de no­res­te a su­r­oes­te y que se co­no­ce co­mo The Strip, es­tá bor­dea­da de enor­mes cen­tros de en­tre­te­ni­mien­to, mu­chos de ellos cons­trui­dos con una te­má­ti­ca de­fi­ni­da, que al­ber­gan lu­ga­res de ac­tua­ción, ho­te­les de lu­jo y va­rios de los me­jo­res res­tau­ran­tes de la ciu­dad. “La Fran­ja” es par­ti­cu­lar­men­te im­pre­sio­nan­te por la no­che, cuan­do la ciu­dad se ilu­mi­na por una can­ti­dad ca­si in­ter­mi­na­ble de bri­llan­tes le­tre­ros de neón.

La ma­yo­ría de los vi­si­tan­tes dis­fru­tan ca­mi­nar por The Strip y de­lei­tar­se con las vis­tas que ofre­ce. Con­cre­ta­men­te, The Strip va des­de el Ho­tel Man­da­lay Bay has­ta el Ho­tel Trea­su­re Is­land, por más de 3 ki­ló­me­tros. Pe­ro pa­ra vi­vir la ver­da­de­ra ex­pe­rien­cia de Las Ve­gas, pa­se por The Strip y entre en uno de sus prin­ci­pa­les cen­tros de re­crea­ción.

FREE­MONT STREET

En el cas­co an­ti­guo del cen­tro de Las Ve­gas, la ca­lle Fre­mont es una zo­na pea­to­nal con to­do ti­po de lu­ga­res úni­cos. Un bu­le­var de cin­co man­za­nas que atra­vie­san Fre­mont Street, cu­bier­ta por una mar­que­si­na de lu­ces LED que ilu­mi­nan el cie­lo en una con­tem­pla­ción de va­rios co­lo­res y di­se­ños, mien­tras los tran­seún­tes ca­mi­nan por de­ba­jo de ese es­pec­tácu­lo.

Co­no­ci­da co­mo la Ex­pe­rien­cia de la Ca­lle Fre­mont, ca­da no­che tie­ne lu­gar un fan­tás­ti­co es­pec­tácu­lo mu­si­cal y vi­sual que ha­ce a to­dos al­zar la ca­be­za y que­dar bo­quia­bier­tos. Es usual en­con­trar ar­tis­tas ca­lle­je­ros ha­cien­do sus pre­sen­ta­cio­nes al ai­re li­bre en to­da es­ta área.

Fre­mont Street es­tá en el cen­tro de Las Ve­gas, a po­cos ki­ló­me­tros de The Strip. La me­jor for­ma de lle­gar allá es en ta­xi. Si desea ex­pe­ri­men­tar ver­da­de­ra­men­te Las Ve­gas de no­che, to­me el tour noc­turno “Las Ve­gas Lights Night Tour”, de 3 ho­ras y me­dia de du­ra­ción, que in­clu­ye el es­pec­tácu­lo de lu­ces de Fre­mont Street y los pun­tos más des­ta­ca­dos a to­do lo lar­go de The Strip.

EL MU­SEO DE LA MA­FIA

El Mu­seo de la Ma­fia, o el Mu­seo Na­cio­nal del Cri­men Or­ga­ni­za­do y la de la Apli­ca­ción de la Ley, co­mo se lla­ma ofi­cial­men­te, es un mu­seo ver­da­de­ra­men­te úni­co y des­ta­ca­do en Ne­va­da. El mu­seo se en­cuen­tra en un edi­fi­cio neo­clá­si­co cons­trui­do en 1933 y que an­te­rior­men­te al­ber­gó la Ofi­ci­na de Co­rreos y el Pa­la­cio de Justicia de los EE.UU. Fue uno de los lu­ga­res don­de se ce­le­bra­ron las fa­mo­sas au­dien­cias del Co­mi­té Ke­fau­ver en 1950, que re­ve­la­ron al­gu­nas de las más es­ca­lo­frian­tes ver­da­des so­bre el cri­men or­ga­ni­za­do en Las Ve­gas y de to­do Es­ta­dos Uni­dos.

El mu­seo cuen­ta la his­to­ria de la ma­fia en Es­ta­dos Uni­dos a tra­vés de atrac­ti­vas ex­hi­bi­cio­nes in­ter­ac­ti­vas y vi­deo­clips. Las mues­tras tra­tan de to­do, des­de los per­so­na­jes y even­tos in­di­vi­dua­les has­ta la cul­tu­ra y la mo­da aso­cia­das con la“épo­ca de oro”del gangs­te­ris­mo es­ta­dou­ni­den­se.

EL MU­SEO DEL NEÓN

Los bri­llan­tes y co­lo­ri­dos le­tre­ros de neón de Las Ve­gas han si­do una de las vis­tas más me­mo­ra­bles de la ciu­dad pa­ra in­nu­me­ra­bles vi­si­tan­tes a lo lar­go de los años. Es­tos fa­ros pu­bli­ci­ta­rios, de va­rios pi­sos de al­tu­ra, se con­vir­tie­ron en uno de los re­cla­mos de fa­ma de la ciu­dad.

Hoy en día, el Mu­seo del Neón tra­ba­ja ar­dua­men­te por pre­ser­var par­te de la his­to­ria de la ciu­dad me­dian­te la com­pra, al­ma­ce­na­mien­to y, en al­gu­nos ca­sos, la re­no­va­ción de los his­tó­ri­cos le­tre­ros de neón que han que­da­do en el ol­vi­do a me­di­da que los ne­go­cios han ido des­apa­re­cien­do o los nue­vos le­tre­ros han ido re­em­pla­zan­do a los an­ti­guos.

El vi­si­tan­te pue­de ver mu­chos de es­tos car­te­les ha­cien­do una vi­si­ta guia­da al mu­seo, don­de los an­ti­guos car­te­les de neón se al­ma­ce­nan en un gran re­cin­to ubi­ca­do en la par­te ex­te­rior del lo­cal. Los guías cuen­tan la his­to­ria de las va­llas pu­bli­ci­ta­rias y sus di­se­ños, que han evo­lu­cio­na­do a lo lar­go de los años.

Los es­fuer­zos en el mu­seo es­tán en cur­so, y los le­tre­ros es­tán en con­di­cio­nes va­ria­bles. En al­gu­nos ca­sos, só­lo una par­te fue guar­da­da o en­con­tra­da, mien­tras que otra ha si­do res­tau­ra­da a su ni­vel ori­gi­nal. Es­te con­tras­te ha­ce que el mu­seo sea mu­cho más in­tere­san­te y da a los vi­si­tan­tes una idea de cuán­to tra­ba­jo y man­te­ni­mien­to se re­quie­ren pa­ra pre­ser­var con“vi­da” a es­tas se­ña­les gi­gan­tes.

THE STRATOSPHE­RE TOWER

The Stratosphe­re Tower o “To­rre de la Es­tra­tós­fe­ra” es una vis­ta in­con­fun­di­ble en el ho­ri­zon­te de Las Ve­gas. La to­rre se ele­va a mil 149 pies de al­tu­ra, y en la azo­tea de la mis­ma hay una va­rie­dad de atrac­cio­nes emo­cio­nan­tes, in­clu­yen­do el Sk­yJump, el Big Shot, el X Scream, y el In­sa­nity.

Pa­ra aque­llos que bus­can un po­co me­nos de dra­ma sin tan­to des­bor­de de adre­na­li­na, hay una pla­ta­for­ma de ob­ser­va­ción in­te­rior y otra ex­te­rior que ofre­cen las me­jo­res vis­tas de la ciu­dad. La To­rre de la Es­tra­tós­fe­ra es, se­gún ase­gu­ran sus pro­pios em­plea­dos, la "to­rre de ob­ser­va­ción más al­ta de los EE.UU.".

PAR­QUE ES­TA­TAL DE FLOYD LAMB

Es­te oa­sis de cés­ped, es­tan­ques y ár­bo­les de al­go­dón ha si­do muy po­pu­lar des­de tiem­pos prehis­tó­ri­cos. Ade­más, es el lu­gar don­de es­tá en­cla­va­do el Ran­cho Tu­le Springs, cu­yos ma­nan­tia­les eran vi­si­ta­dos fre­cuen­te­men­te por los ma­mí­fe­ros que ha­bi­ta­ron esa zo­na de la Tie­rra en el Pleis­to­ceno.

Aquí se han en­con­tra­do res­tos fó­si­les de ma­muts, bi­son­tes, ca­ba­llos, ca­me­llos, pe­re­zo­sos gi­gan­tes y otros ma­mí­fe­ros ex­tin­tos. Esos pro­pios ma­nan­tia­les sir­vie­ron más tar­de co­mo abre­va­de­ro pa­ra los bus­ca­do­res de oro, y más tar­de, en 1916, se con­ver­ti­ría en una he­rre­ría.

En los años 20 del pa­sa­do si­glo, fue un ran­cho au­to­su­fi­cien­te y re­fu­gio sol­te­ros y di­vor­cia­dos. Con tan­ta his­to­ria por con­tar, no de­je de lle­var a su fa­mi­lia a ha­cer pic­nic o bar­ba­coa en es­te ma­ra­vi­llo­so par­que, y de pa­so ob­ser­va los pa­vos reales que deam­bu­lan por los te­rre­nos cer­ca­nos.

EL JAR­DÍN SE­CRE­TO

El Jar­dín Se­cre­to (The Se­cret Gar­den) y el Há­bi­tat de los Del­fi­nes de Sieg­fried & Roy tie­nen un lu­gar es­pe­cial en la his­to­ria de Las Ve­gas.

En­cla­va­do en el in­te­rior de The Mi­ra­ge, en el ya co­no­ci­do por us­te­des The Strip de Las Ve­gas, el san­tua­rio ha atraí­do a mi­llo­nes de vi­si­tan­tes en sus 27 años de his­to­ria. Fundado por el fa­mo­so dúo de ma­gos Sieg­fried y Roy, el há­bi­tat es el ho­gar de del­fi­nes, ti­gres blan­cos, pan­te­ras y leo­nes, y por un cos­to adi­cio­nal, los hués­pe­des pue­den pin­tar, na­dar o prac­ti­car yo­ga con los ani­ma­les.

LA PRE­SA HOOVER

De la mis­ma for­ma que The Strip hi­zo fa­mo­sa a Las Ve­gas, la pre­sa Hoover la con­vir­tió en una ciu­dad sos­te­ni­ble. Cons­trui­da du­ran­te la Gran De­pre­sión, es­ta ma­ra­vi­lla de la in­ge­nie­ría pro­por­cio­nó una fuen­te de tra­ba­jo que mi­les de tra­ba­ja­do­res ne­ce­si­ta­ban de ma­ne­ra de­ses­pe­ra­da.

Los vi­si­tan­tes pue­den re­co­rrer tan­to la pre­sa co­mo la plan­ta de ener­gía a tra­vés de di­fe­ren­tes ex­cur­sio­nes que es­tán dis­po­ni­bles a di­fe­ren­tes pre­cios. La pre­sa, su­ma­men­te im­pre­sio­nan­te a la vis­ta, tam­bién es ex­tre­ma­da­men­te fun­cio­nal, pro­por­cio­nan­do ener­gía a los es­ta­dos de Ne­va­da, Ari­zo­na y Ca­li­for­nia gra­cias, en bue­na par­te, a su es­truc­tu­ra ar­quea­da.

EL ACUA­RIO DE SHARK REEF

Si­tua­do en el in­te­rior de Man­da­lay Bay, jun­to al Cen­tro de Con­ven­cio­nes de Las Ve­gas, el acua­rio de Shark Reef al­ber­ga tor­tu­gas, pi­ra­ñas, an­gui­las, ra­yas y unas 15 es­pe­cies de ti­bu­ro­nes.

El acua­rio es una gran op­ción si busca co­sas pa­ra ha­cer en Las Ve­gas, y es sin du­das un lu­gar don­de los ni­ños siem­pre tie­nen en­tre­te­ni­mien­to, es­pe­cial­men­te du­ran­te el pe­rio­do va­ca­cio­nal del ve­rano.

Por una cuo­ta adi­cio­nal, los hués­pe­des del Man­da­lay Bay pue­den vi­si­tar el acua­rio a tra­vés de su pro­gra­ma Di­ve With Sharks (Na­dan­do con Ti­bu­ro­nes).

CON­SER­VA­TO­RIO BE­LLA­GIO Y EL JAR­DÍN BO­TÁ­NI­CO

Co­mo otras tan­tas co­sas en Las Ve­gas, el Con­ser­va­to­rio Be­lla­gio atrae a una mul­ti­tud de vi­si­tan­tes de to­das par­tes. Ubi­ca­do jus­to fren­te a la re­cep­ción del ho­tel de igual nom­bre, el con­ser­va­to­rio nun­ca es­tá es­tá­ti­co du­ran­te el año gra­cias a los más de 100 jar­di­ne­ros que di­se­ñan y cui­dan de la ins­ta­la­ción.

Al igual que las fuen­tes que se lo­ca­li­zan fren­te a la pro­pie­dad y las flo­res de cris­tal que ador­nan el ves­tí­bu­lo, el con­ser­va­to­rio y el jar­dín ha­cen del Be­lla­gio una pa­ra­da que bien va­le la pe­na y que to­do via­je­ro que lle­gue a Las Ve­gas de­be po­ner en su lis­ta de prio­ri­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.