RE­TORNO DE IM­PAC­TO

El sec­tor de in­ver­sio­nes que apues­ta por em­pre­sas so­cia­les y am­bien­ta­les comienza a dar ju­go­sos re­sul­ta­dos.

Expansion (México) - - VALOR - POR: Ji­me­na To­la­ma

EL RE­TO ES ATES­TI­GUAR MÁS CA­SOS DE ÉXI­TO PARA MOS­TRAR QUE ES REN­TA­BLE.

En 2014, un equi­po de in­ver­sio­nis­tas hi­zo un via­je ex­prés a Que­ré­ta­ro. Que­rían pla­ti­car con cho­fe­res de trans­por­te pú­bli­co, cu­yos vehícu­los re­pre­sen­ta­ban su prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos y que ha­bían pa­sa­do de usar ga­so­li­na a gas na­tu­ral. To­dos eran clien­tes de Nat­gas, la em­pre­sa que con­vir­tió sus uni­da­des para po­der usar el nue­vo com­bus­ti­ble y que, tras un año de ope­ra­ción, bus­ca­ba ca­pi­tal para ex­pan­dir el ne­go­cio en el Ba­jío. “To­dos ha­bla­ron de 50% de aho­rro en su gas­to de com­bus­ti­ble”, cuen­ta Jo­sué Her­nán­dez, el fun­da­dor de la com­pa­ñía. Es­tos re­sul­ta­dos fue­ron más efec­ti­vos que cual­quier pitch y Nat­gas ob­tu­vo 1 mi­llón de dó­la­res por par­te de Adobe Ca­pi­tal, fon­do en­fo­ca­do en em­pren­di­mien­tos so­cia­les. Dos años y me­dio des­pués, con 4,000 clien­tes, seis es­ta­cio­nes de ser­vi­cio, una re­duc­ción de 18,000 to­ne­la­das de CO2 y 150 millones de pe­sos fac­tu­ra­dos en 2016, el fon­do desin­vir­tió en la em­pre­sa, una ope­ra­ción que se con­vir­tió en la pri­me­ra sa­li­da de su his­to­ria. Adobe Ca­pi­tal ob­tu­vo una ta­sa in­ter­na de re­torno (TIR) de más de 40% cuan­do North­ga­te Ca­pi­tal, un ope­ra­dor internacional de ca­pi­tal pri­va­do, le in­yec­tó a la ga­se­ra 15 millones de dó­la­res en ma­yo. La te­sis del fon­do, que, a di­fe­ren­cia de los de ven­tu­re ca­pi­tal o pri­va­te equity, com­bi­na ins­tru­men­tos de deu­da y ca­pi­tal ( mez­za­ni­ne), de­mos­tró al sec­tor de in­ver­sio­nes del país que las em­pre­sas que prio­ri­zan el im­pac­to so­cial o am­bien­tal sin des­cui­dar la ren­ta­bi­li­dad son ca­pa­ces de ge­ne­rar re­tor­nos só­li­dos. “Fue un re­torno in­tere­san­te. El pe­rio­do fue cor­to. Los fon­dos tra­di­cio­na­les tar­dan en­tre cua­tro y cin­co años y bus­can una TIR arri­ba de 30%”, ex­pli­ca Erik Walls­ten, Ma­na­ging Part­ner de Adobe Ca­pi­tal. Nat­gas, con­si­de­ra, es el pri­mer ca­so de éxi­to de una in­ver­sión de im­pac­to des­de que la com­pa­ñía de mi­cro­cré­di­tos Gru­po Com­par­ta­mos, hoy Gen­te­ra, sa­lió a la Bol­sa Me­xi­ca­na de Va­lo­res en 2007.

CRE­CI­MIEN­TO

Du­ran­te los úl­ti­mos 20 años, el sec­tor de la in­ver­sión de im­pac­to ha ido co­bran­do im­por­tan­cia, prin­ci­pal­men­te, en Europa, Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá. En 2016 se des­ti­na­ron 22,100 MDD a ca­si 8,000 in­ver­sio­nes, se­gún la sép­ti­ma En­cues­ta Anual que pu­bli­có es­te año la Red Glo­bal de In­ver­sión de Im­pac­to (GIIN). En 2017 se es­ti­ma un cre­ci­mien­to de 17%, para lle­gar a 25,900 MDD. En Amé­ri­ca La­ti­na so­lía cen­trar­se en las mi­cro­fi­nan­zas, pero tras la cri­sis eco­nó­mi­ca de 2009 apa­re­cie­ron más com­pe­ti­do­res. “He­mos vis­to un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial en los úl­ti­mos dos años”, ex­pli­ca Ca­te Am­bro­se, presidenta de la La­tin Ame­ri­can Pri­va­te Equity and Ven­tu­re Ca­pi­tal As­so­cia­tion (LAVCA). La or­ga­ni­za­ción es­ti­ma un ca­pi­tal dis­po­ni­ble para in­ver­sio­nes de im­pac­to en la re­gión de 2,000 MDD, en­tre fon­dos re­gio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. En Mé­xi­co, los in­ver­sio­nis­tas ad­mi­nis­tran 392 MDD y, de 2014 a 2015, se ce­rra­ron 45 ron­das,

prin­ci­pal­men­te en los ru­bros de in­clu­sión fi­nan­cie­ra, sa­lud y agri­cul­tu­ra. En Amé­ri­ca La­ti­na, una de las re­gio­nes con ma­yor de­sigual­dad, se­gún el Ban­co Mun­dial, los em­pren­di­mien­tos so­cia­les son atrac­ti­vos para los in­ver­sio­nis­tas. Las in­yec­cio­nes co­rren des­de 25,000 dó­la­res a tra­vés de ga­ran­tías, deu­da, ca­pi­tal o mez­za­ni­ne y apun­tan a re­tor­nos anua­les ne­tos a par­tir de 11%, se­gún el re­por­te ‘El pa­no­ra­ma de la in­ver­sión de im­pac­to en Amé­ri­ca La­ti­na’, de LAVCA. Y fren­te a una per­cep­ción ge­ne­ral de que es­tas in­ver­sio­nes ge­ne­ran re­tor­nos por de­ba­jo del mer­ca­do, el re­por­te ‘De los már­ge­nes a la co­rrien­te prin­ci­pal’, del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, des­es­ti­ma la creen­cia. Aún es pron­to para de­ter­mi­nar el curso de los ren­di­mien­tos, pero al me­nos 35% de los fon­dos de in­ver­sión de im­pac­to ya pro­du­cen un re­torno su­pe­rior al 20%.

DI­FUN­DIR EL ÉXI­TO

El ma­yor desafío, di­ce Natalia Va­len­cia, res­pon­sa­ble de In­ver­sio­nes de LAVCA , es­tá en “ates­ti­guar más ca­sos de éxi­to que ayu­den a la co­mu­ni­dad de in­ver­so­res a ver que sí es po­si­ble in­ver­tir en es­ta cla­se de ac­ti­vos”. Lau­ra Ortiz, directora de SVX Mé­xi­co, una fir­ma de ori­gen ca­na­dien­se que pro­mue­ve la in­ver­sión de im­pac­to en el país, cree que eso es la pun­ta del ice­berg. “La par­te del re­torno ya es­tá com­pro­ba­da. Se ne­ce­si­tan más ca­pa­city buil­ders, esa con­tra­par­te que es­té pre­pa­ran­do a las fu­tu­ras em­pre­sas que van a re­ci­bir ca­pi­tal para dar­le más di­na­mis­mo al mer­ca­do”, di­ce. En Mé­xi­co, el ape­ti­to in­ver­sio­nis­ta ya exis­te y hay ac­to­res que im­pul­san el te­ma, co­mo Ig­nia, la in­cu­ba­do­ra New Ven­tu­res o Pro­mo­to­ra So­cial Mé­xi­co. “Hoy to­dos quie­ren en­trar a sa­lud, edu­ca­ción, vi­vien­da, ener­gías al­ter­nas, mo­vi­li­dad, re­ci­cla­je. Es has­ta una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va”, di­ce Walls­ten. El re­to es que, en el fu­tu­ro, no só­lo apa­rez­can más fon­dos en­fo­ca­dos a im­pac­to. “Si los más de 100 que ya exis­ten le de­di­can el 10 o 20% de su di­ne­ro a es­te ti­po de transac­cio­nes, eso re­pre­sen­ta­ría al fi­nal más de 10 fon­dos co­mo el nues­tro”, agre­ga. Tam­bién fal­ta­ría ver a uno de pen­sio­nes in­vir­tien­do en la in­dus­tria, su­gie­re Va­len­cia, de LAVCA. “Se­ría un gran pa­so y po­dría su­ce­der a me­di­da que en­tren ju­ga­do­res gran­des”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.