Em­pren­der tie­ne un efec­to mul­ti­pli­ca­dor para com­ba­tir la pobreza.

El em­pren­di­mien­to es la ca­ña de pes­car que pue­de ayu­dar a las per­so­nas a sa­lir de la pobreza y la ex­clu­sión.

Expansion (México) - - CONTENIDO - POR: Ami­netth Sánchez

Le­ti­cia Jáuregui iden­ti­fi­có un co­mún de­no­mi­na­dor en las co­mu­ni­da­des de mi­gran­tes en México: los hombre emi­gra­ban, mien­tras que las mu­je­res se que­da­ban e ini­cia­ban sus pro­pios ne­go­cios. “Me di cuen­ta de que ellas son el mo­tor ocul­to de la eco­no­mía”, di­ce. Pe­ro no to­dos los em­pren­di­mien­tos eran exi­to­sos. Aun­que ellas se es­for­za­ban por ha­cer­los cre­cer, su em­pe­ño no se re­fle­ja­ba en el ta­ma­ño del ne­go­cio ni en los in­gre­sos, al­gu­nas in­clu­so per­dían di­ne­ro. Prin­ci­pal­men­te por­que es­ta­ban en zo­nas de al­ta mar­gi­na­ción y en­fren­ta­ban ba­rre­ras eco­nó­mi­cas, so­cia­les, tec­no­ló­gi­cas y po­lí­ti­cas. Re­que­rían un pro­gra­ma de

desa­rro­llo em­pre­sa­rial que las em­po­de­ra­ra e im­pul­sa­ra sus em­pren­di­mien­tos. Para aten­der esta ne­ce­si­dad, en 2008 Jáuregui fun­dó Crea. Esta em­pre­sa so­cial ca­pa­ci­ta a mu­je­res de zo­nas so­cial y eco­nó­mi­ca­men­te mar­gi­na­das para con­ver­tir­las en mejores ad­mi­nis­tra­do­ras, además desa­rro­lla sus ha­bi­li­da­des em­pren­de­do­ras y me­jo­ra sus con­di­cio­nes de vi­da. Des­pués de 10 años de ope­ra­ción, Crea ha aten­di­do a ca­si 50,000 mu­je­res con pro­yec­tos co­mo pas­te­le­rías, ta­ma­le­rías, ta­lle­res de ar­te y di­se­ño, pro­duc­to­ras de miel y fa­bri­can­tes de com­pos­ta. Una vez que cur­san el pro­gra­ma ge­ne­ran 170 pe­sos adi­cio­na­les de in­gre­so y nue­vos em­pleos para su co­mu­ni­dad. “El em­pren­di­mien­to es la herramienta que pue­de com­ba­tir la mar­gi­na­ción”, afir­ma la fun­da­do­ra de Crea. Jáuregui no es la úni­ca que con­si­de­ra que el em­pren­di­mien­to es la ca­ña de pes­car que pue­de ayu­dar a las per­so­nas a sa­lir de la mar­gi­na­ción. En la úl­ti­ma dé­ca­da se ac­ti­vó en México el sur­gi­mien­to de ini­cia­ti­vas que uti­li­zan el bra­zo em­pren­de­dor para erradicar la pobreza –que al­can­za a 53.4 millones de per­so­nas– y la mar­gi­na­ción de gru­pos vul­ne­ra­bles –co­mo re­clu­sos–, ge­ne­rar nue­vos em­pleos y for­ma­li­zar em­pre­sas. Armando La­bor­de, so­cio de la ace­le­ra­do­ra de em­pre­sas de im­pac­to New Ven­tu­res, afir­ma que es­te ti­po de pro­yec­tos se di­vi­de en dos ca­te­go­rías. La pri­me­ra es­tá in­te­gra­da por pro­yec­tos co­mo Crea, que se en­fo­can en ca­pa­ci­tar a las co­mu­ni­da­des para ayu­dar­las a desa­rro­llar sus ha­bi­li­da­des em­pre­sa­ria­les y que, en con­se­cuen­cia, me­jo­re su si­tua­ción eco­nó­mi­ca. La se­gun­da, además de ca­pa­ci­tar­las, les ofre­ce em­pleos y las in­ser­tan en su ca­de­na de pro­duc­ción. “En esa (se­gun­da) línea es­tá So­meo­ne so­mew­he­re, em­pren­di­mien­to que tra­ba­ja con ar­te­sa­nos del país que ha­cen pe­que­ños tex­ti­les bor­da­dos y la em­pre­sa los in­cor­po­ra a sus productos co­mo pla­ye­ras, mo­chi­las o go­rras”, des­cri­be La­bor­de. “Tra­ba­jan por su cuen­ta, a su rit­mo y se desa­rro­llan en un mercado que no sa­bían que exis­tía”. Héc­tor Ru­bio, coor­di­na­dor de Innovación e In­ci­den­cia de la or­ga­ni­za­ción Ac­ción Ciu­da­da­na Fren­te a la Pobreza, afir­ma que es­tos pro­yec­tos na­cen por el fra­ca­so de las

po­lí­ti­cas pú­bli­cas y los 6,500 pro­gra­mas so­cia­les que hay en México. “Para ha­cer fren­te a la pobreza y la mar­gi­na­ción, lo ne­ce­sa­rio es ge­ne­rar ri­que­za y au­men­tar el in­gre­so de las per­so­nas, eso no pa­sa por los pro­gra­mas so­cia­les”, ex­pli­ca Ru­bio. “Hay que cam­biar la na­rra­ti­va. Te­ne­mos que ge­ne­rar ri­que­za, pe­ro no cual­quier ti­po de crecimiento eco­nó­mi­co, sino uno que sea incluyente. Por­que has­ta aho­ra el mo­de­lo que ha pre­va­le­ci­do ex­clu­ye cier­tas re­gio­nes”.

DO­BLE VI­SIÓN

La Ca­na es una em­pre­sa so­cial que tra­ba­ja con in­ter­nas de los re­clu­so­rios de Ba­rrien­tos, Ne­zahual­có­yotl Bor­do de Xo­chia­ca y Chi­co­nautla. Ellas son las res­pon­sa­bles de pro­du­cir los pe­lu­ches que la em­pre­sa co­mer­cia­li­za en línea, ba­za­res y pun­tos de ven­ta dis­tri­bui­dos en to­do el país.

“Las ca­pa­ci­ta­mos en te­ji­do, bor­da­do y tra­ma­do tex­til”, des­cri­be Da­nie­la An­ci­ra, di­rec­to­ra ge­ne­ral de La Ca­na, que ini­ció ope­ra­cio­nes en 2016 y tie­ne a 75 mu­je­res en nó­mi­na y 30 más en ca­pa­ci­ta­ción. “Una vez a la se­ma­na les da­mos la ca­pa­ci­ta­ción, les de­ja­mos el ma­te­rial y, a la si­guien­te se­ma­na, re­co­ge­mos los pe­lu­ches”, des­cri­be. La em­pre­sa so­cial ven­de en­tre 450 y 600 pe­lu­ches al mes y pa­ga, en pro­me­dio, 120 pe­sos por pro­du­cir ca­da mu­ñe­co. Se­gún An­ci­ra, ese mon­to re­pre­sen­ta el 100% de los in­gre­sos de al­gu­nas in­ter­nas, por­que den­tro de la cár­cel no hay otras fuen­tes for­ma­les de em­pleo. Co­ci­nar, lim­piar y la­var­le la ro­pa a otras in­ter­nas son ac­ti­vi­da­des que rea­li­zan para ga­nar di­ne­ro. “Al­go im­por­tan­te de tra­ba­jar con ellas es que ge­ne­ra­mos un im­pac­to no só­lo en la per­so­na, sino en las fa­mi­lias”, cuen­ta la di­rec­ti­va. “Te­ner a un fa­mi­liar en pri­sión es una car­ga emo­cio­nal, pe­ro tam­bién afec­ta eco­nó­mi­ca­men­te por­que en nues­tras cár­ce­les to­do cues­ta, des­de el agua ca­lien­te has­ta la sal”. Para La­bor­de, el prin­ci­pal va­lor de es­tas em­pre­sas es su do­ble mi­sión: por­que no só­lo es­tán con­cen­tra­das en ma­xi­mi­zar sus ga­nan­cias, tam­bién ofre­cen opor­tu­ni­da­des para im­pul­sar el desa­rro­llo. “El mo­de­lo que ha im­pe­ra­do en el mundo em­pre­sa­rial del país es que lo prin­ci­pal es ga­nar di­ne­ro. Aho­ra tam­bién hay otros ele­men­tos que in­tere­san, co­mo el desa­rro­llo. Ése es el nue­vo ti­po de em­pre­sas que va­mos a ver tan­to en star­tups co­mo en gran­des cor­po­ra­ti­vos”, di­ce. Los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en que el avan­ce es im­por­tan­te, aun­que Ru­bio ase­gu­ra que ha­ce fal­ta un es­fuer­zo de vi­si­bi­li­dad, a fin de que es­tas ini­cia­ti­vas sean co­no­ci­das por po­ten­cia­les so­cios o aliados que in­vier­tan o se su­men para po­ten­ciar el im­pac­to po­si­ti­vo en las co­mu­ni­da­des vul­ne­ra­bles.

LO NE­CE­SA­RIO ES GE­NE­RAR RI­QUE­ZA Y AU­MEN­TAR EL IN­GRE­SO DE LAS PER­SO­NAS, ESO NO PA­SA CON LOS PRO­BLE­MAS SO­CIA­LES. Héc­tor Ru­bio, coor­di­na­dor de Innovación e In­ci­den­cia de Ac­ción Ciu­da­da­na Fren­te a la Pobreza.

3 IM­PAC­TO PO­SI­TI­VO. Los re­sul­ta­dos de Crea fue­ron eva­lua­dos por la Uni­ver­si­dad Stan­ford, el Ban­co Mun­dial y el Ban­co de México.

2

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.