Los de­ta­lles tie­nen un valor y los aman­tes de la es­té­ti­ca lo pa­gan.

Más que man­te­ner una ca­sa bo­ni­ta, pa­ra los an­fi­trio­nes de Airbnb, el di­se­ño de in­te­rio­res es un as ba­jo la man­ga pa­ra ele­var sus re­ser­va­cio­nes.

Expansion (México) - - CONTENIDO - POR: Ga­brie­la Chá­vez

Es pro­ba­ble que, pa­ra la ma­yo­ría de la gen­te, el co­lor de su ca­sa o el án­gu­lo en el que se aco­mo­dan los si­llo­nes sean co­sas in­tras­cen­den­tes; sin em­bar­go, pa­ra quien ren­ta su ho­gar es­tos de­ta­lles sig­ni­fi­can in­gre­sos. Am­ber Cartw­right, di­rec­to­ra glo­bal de di­se­ño de Airbnb y lí­der de Airbnb Plus, afir­ma que, pa­ra ella, el di­se­ño es par­te na­tu­ral e im­por­tan­te del por­qué ele­gir o no un lu­gar pa­ra es­tar, una de las ra­zo­nes por las que fue ele­gi­da den­tro de Airbnb pa­ra li­de­rar el pro­yec­to Airbnb Plus, en en el que el cri­te­rio es­té­ti­co y el detalle de la ex­pe­rien­cia son cru­cia­les pa­ra la ope­ra­ción del ne­go­cio. A di­fe­ren­cia de lis­tar­se de mo­do con­ven­cio­nal en Airbnb, los an­fi­trio­nes plus de­ben te­ner una pro­pie­dad que des­ta­que y el di­se­ño de la mis­ma es par­te de los cri­te­rios por cum­plir. “El cri­te­rio de las ca­sas in­clu­ye la hos­pi­ta­li­dad. De 100 de los pun­tos, se in­clu­yen di­fe­ren­tes co­sas, co­mo las ame­ni­da­des”, di­ce Cartw­right a Ex­pan­sión, des­de las ofi­ci­nas de Airbnb en San Fran­cis­co. La di­se­ña­do­ra de pro­fe­sión ex­pli­ca que la im­por­tan­cia del di­se­ño tie­ne que ver con la idea de trans­mi­tir la esen­cia de su due­ño y que se re­fle­ja en el ne­go­cio. “Nos in­tere­sa que el di­se­ño del es­pa­cio re­fle­je la per­so­na­li­dad de los an­fi­trio­nes. Y es­tos to­ques de di­se­ño, sin du­da, se trans­fie­ren al ne­go­cio y apor­tan. He­mos vis­to en prue­bas que se ha­cen más re­ser­va­cio­nes o más pre­gun­tas en es­te ti­po de ca­sas con me­jo­res di­se­ño”, di­ce. Aun­que no hay una ci­fra que re­ve­le cuán­to se in­cre­men­tan las re­ser­va­cio­nes de una pro­pie­dad con di­se­ño con­tra una que no lo tie­ne de for­ma pro­fe­sio­nal, Cartw­right com­par­te que, tras una en­cues­ta, vie­ron que 73% de los via­je­ros es­ta­ría dis­pues­to a pa­gar más por hos­pe­dar­se en una pro­pie­dad con al­tos cri­te­rios de hos­pi­ta­li­dad, co­mo el di­se­ño. La eje­cu­ti­va ex­pli­ca que si bien hay pro­pie­da­des que na­tu­ral­men­te cum­plen con los cri­te­rios de es­té­ti­ca y ca­li­dad de un lis­ta­do ve­ri­fi­ca­do, en ca­so de que haya al­gu­nas co­sas que arre­glar al lu­gar, Airbnb ha­ce las re­co­men­da­cio­nes per­ti­nen­tes y,

“NOS IN­TERE­SA QUE EL DI­SE­ÑO DEL ES­PA­CIO RE­FLE­JE LA PER­SO­NA­LI­DAD DE LOS AN­FI­TRIO­NES. ES­TOS TO­QUES DE DI­SE­ÑO, SIN DU­DA, SE TRANS­FIE­REN AL NE­GO­CIO Y APOR­TAN. HE­MOS VIS­TO EN PRUE­BAS QUE SE HA­CEN MÁS RE­SER­VA­CIO­NES O MÁS PRE­GUN­TAS EN ES­TE TI­PO DE CA­SAS CON ME­JO­RES DI­SE­ÑOS”.

ade­más, ha­bi­li­ta su pro­pio es­tu­dio de in­te­rio­ris­mo o la agen­cia Hea­venly, con la que han tra­ba­ja­do en Es­ta­dos Uni­dos, pa­ra me­jo­rar los es­pa­cios. “Co­sas que ha­cen fal­ta en la co­ci­na, tras­tes o uten­si­lios es fá­cil de re­sol­ver, pe­ro pa­ra co­sas de di­se­ño o, tal vez, traer un po­co más de per­so­na­li­dad y ca­rác­ter a la ca­sa, te­ne­mos un equi­po de con­sul­to­ría en di­se­ño pa­ra en­ten­der un po­co me­jor, jun­to con los an­fi­trio­nes, quié­nes son ellos y có­mo quie­ren re­fle­jar su per­so­na­li­dad en el es­pa­cio”, ex­pli­ca. En el pri­mer mes des­de la crea­ción del pro­gra­ma plus, en mar­zo de 2018, Airbnb ha re­ci­bi­do 20,000 so­li­ci­tu­des de pro­pie­ta­rios, sien­do Los Án­ge­les, Lon­dres y Ba­li, las ciu­da­des con más afluen­cia. Al mo­men­to de su lan­za­mien­to, Airbnb Plus sa­lió en 13 mer­ca­dos y con 2,000 pro­pie­da­des y, pa­ra fin de 2018, Cartw­right es­ti­ma que ten­drán ope­ra­ción en 50 mer­ca­dos y 75,000 ca­sas, in­clu­yen­do en la Ciu­dad de Mé­xi­co y la Ri­vie­ra Ma­ya. Pa­ra Cartw­right, el valor de­trás de un buen lu­gar es­tá de­ter­mi­na­do por la ori­gi­na­li­dad del si­tio y la ca­pa­ci­dad que tie­ne de re­fle­jar ca­rác­ter y la per­so­na­li­dad del due­ño. A la fe­cha, la es­té­ti­ca es im­por­tan­te pa­ra los via­je­ros, pues, pa­ra mu­chos, sus hos­pe­da­jes de­ben ser dig­nos de una fo­to en re­des so­cia­les. Un es­tu­dio de la con­sul­to­ra bri­tá­ni­ca Scho­fields re­ve­ló que pa­ra 40.1% de los via­je­ros mi­llen­nials, “la ins­ta­gra­ma­bi­li­dad” de un lu­gar de­ter­mi­na­ba su elec­ción de des­tino. Tal vez a par­tir de que se pon­ga aten­ción al di­se­ño, la gen­te co­mien­ce a ge­ne­rar nue­vas ten­den­cias de in­te­rio­ris­mo en la red, pro­yec­ta Cartw­right y ad­vier­te que los desafíos al­re­de­dor del desa­rro­llo de es­tas ten­den­cias es­tán en man­te­ner la ca­li­dad en el tiem­po. “Uno de los re­tos es con­ti­nuar ayu­dan­do a los an­fi­trio­nes a que man­ten­gan la ca­li­dad en el di­se­ño y los es­pa­cios”, di­ce. En el fu­tu­ro cer­cano, Cartw­right es­ti­ma que el pro­gra­ma plus de­to­na­rá es­tas nue­vas ex­pe­rien­cias, en­fo­ca­das en la cu­ra­du­ría de los es­pa­cios y pa­ra Airbnb pue­de tra­zar el ca­mino a su ob­je­ti­vo a lar­go pla­zo, de al­can­zar a 1,000 mi­llo­nes de usua­rios en 2028.

SER PLUS. Es­te pro­gra­ma eva­lúa re­qui­si­tos en 100 pun­tos. DE DI­SE­ÑO. Te­ner una ca­sa con me­jor di­se­ño re­pre­sen­ta más in­gre­sos. ASE­SO­RÍA. Airbnb ayu­da a los pro­pie­ta­rios con con­sul­to­ría en di­se­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.