VO­LUN­TA­RIOS PA­RA APREN­DER

SE­ÑOR Q en­cuen­tra la so­lu­ción a los pro­ble­mas que ro­dean la vi­da pro­fe­sio­nal. Si él no tie­ne la res­pues­ta, se­gu­ra­men­te na­die la ten­drá.

Expansion (México) - - ÍNDICE -

Que­ri­do Sr. Q: He de­ci­di­do to­mar­me unos me­ses de des­can­so la­bo­ral y bus­car nue­vas ex­pe­rien­cias. Al prin­ci­pio, mi plan era sim­ple­men­te via­jar por el mun­do, pe­ro mu­cha gen­te me ha re­co­men­da­do ha­cer al­gún vo­lun­ta­ria­do. La idea me atrae; creo que ne­ce­si­to sa­lir de mi zo­na de con­fort. El pro­ble­ma es que no sé có­mo ele­gir un vo­lun­ta­ria­do. Quie­ro apro­ve­char el tiem­po y ha­cer al­go que me ayu­de a cre­cer pro­fe­sio­nal­men­te, pe­ro no sé si más bien de­ba bus­car al­go que no ten­ga la me­nor re­la­ción con mi pro­fe­sión. ¿Qué me acon­se­jas? AVEN­TU­RE­RA

QUE­RI­DA AVEN­TU­RE­RA:

Proust es­cri­bió que el ver­da­de­ro via­je de co­no­ci­mien­to no con­sis­te só­lo en bus­car nue­vos pai­sa­jes, sino nue­vos ojos. Los vo­lun­ta­ria­dos, in­clu­so aque­llos que no se ape­gan en lo más mí­ni­mo a tu ex­pe­rien­cia la­bo­ral, co­mo el tra­ba­jo en una gran­ja o con ani­ma­les, pue­den en­se­ñar­te más de lo que te ima­gi­nas, co­mo lec­cio­nes so­bre pa­cien­cia, li­de­raz­go, com­pro­mi­so y tra­ba­jo en equi­po. Hay mu­chas pla­ta­for­mas en don­de pue­des en­con­trar op­cio­nes pa­ra to­dos los gus­tos, tiem­pos y ac­ti­vi­da­des. Es im­por­tan­te que con­si­de­res tus lí­mi­tes, an­tes de in­cli­nar­te por una op­ción. Los tra­ba­jos que re­quie­ren ha­bi­li­da­des es­pe­cí­fi­cas o es­pe­cia­li­da­des par­ti­cu­la­res pue­den no ser pa­ra to­dos. Pe­ro in­clu­so ante una ma­la ex­pe­rien­cia o una ma­la elec­ción, re­cuer­da el sa­bio con­se­jo de Ke­rouac: “Via­ja y no te arre­pien­tas”. SIN MIE­DO. Que­ri­do Sr. Q: Ha­ce ca­si un año de­jé mi úl­ti­mo em­pleo en me­dio de un plei­to le­gal. Afor­tu­na­da­men­te, to­do se re­sol­vió en mi fa­vor, pe­ro en to­do es­te tiem­po me ha si­do im­po­si­ble ha­llar un nue­vo tra­ba­jo. Aun­que he te­ni­do va­rias en­tre­vis­tas, fi­nal­men­te, las em­pre­sas no me han con­tra­ta­do. Al prin­ci­pio creía que era nor­mal, pe­ro con­for­me pa­sa el tiem­po pien­so que se tra­ta de al­go más. Al­guien me di­jo que es pro­ba­ble que mi an­ti­gua em­pre­sa me haya in­clui­do en el bu­ró la­bo­ral. Yo no sa­bía de su exis­ten­cia. ¿Có­mo pue­do sa­ber si es­toy en él?, y si es así, ¿qué pue­do ha­cer? BOLETINADO

QUE­RI­DO BOLETINADO:

Co­mo en la no­ve­la de Nat­ha­niel Hawt­hor­ne, una le­tra es­car­la­ta lu­ce en tu pe­cho. El bu­ró la­bo­ral es una lis­ta de per­so­nas con an­te­ce­den­tes ju­rí­di­cos re­co­pi­la­da a tra­vés de los da­tos de las jun­tas de con­ci­lia­ción. La exis­ten­cia de es­ta fi­gu­ra es ile­gal, se­gún la Ley Fe­de­ral del Tra­ba­jo. En­ton­ces, ¿pa­ra qué exis­te? La em­pre­sas que com­pi­lan es­ta ba­se de da­tos, y aque­llas que la usan, ase­gu­ran que es útil pa­ra pre­ve­nir po­si­bles frau­des de em­plea­dos des­ho­nes­tos. Sin em­bar­go, na­da ga­ran­ti­za que no uti­li­cen la in­for­ma­ción pa­ra dis­cri­mi­nar a cual­quier can­di­da­to. Acér­ca­te a las em­pre­sas que com­pi­lan la lis­ta, es fá­cil ha­llar­las en in­ter­net, y so­li­ci­ta una re­vi­sión pa­ra ver si es­tás en ella. Si es así, la ley te per­mi­te exi­gir que tus da­tos se eli­mi­nen. HO­NES­TO. Que­ri­do Sr. Q: Es­toy a pun­to de to­mar va­ca­cio­nes. Ten­go los bo­le­tos, la ma­le­ta y el bron­cea­dor. Pa­ra la ma­yo­ría, es­to se­ría un mo­ti­vo de ale­gría, pe­ro, pa­ra mí, se ha con­ver­ti­do en una fuen­te de es­trés. Es­toy se­gu­ro de que ni en la pla­ya más re­mo­ta po­dré li­brar­me de mi je­fe. Lle­vo dos años to­mán­do­me unos días de va­ca­cio­nes en es­ta tem­po­ra­da. En am­bas oca­sio­nes, mi je­fe no ha pa­ra­do de en­viar­me co­rreos y men­sa­jes pa­ra so­lu­cio­nar pen­dien­tes. In­clu­so, una vez tu­ve que “acom­pa­ñar­lo” por vi­deo­con­fe­ren­cia a una jun­ta con un clien­te. Mien­tras tan­to, mi fa­mi­lia se di­ver­tía en la al­ber­ca. ¿Qué me su­gie­res pa­ra po­ner­le un al­to? ESCLAVIZADO

QUE­RI­DO ESCLAVIZADO:

Freud de­cía que la sa­lud men­tal es la ca­pa­ci­dad de amar y tra­ba­jar. Si tu je­fe no es­tá per­mi­tien­do que dis­fru­tes de ca­da uno de es­tos as­pec­tos a su de­bi­do tiem­po, es­tá crean­do un am­bien­te tó­xi­co en­tre us­te­des. Lo me­jor que pue­des ha­cer es ser di­rec­to pe­ro aser­ti­vo. En mu­chas oca­sio­nes, de­trás de la apa­rien­cia in­can­sa­ble de un je­fe wor­kaho­lic se es­con­de una per­so­na muy des­or­ga­ni­za­da. An­tes de ir­te de va­ca­cio­nes, re­pa­sa con él to­dos lo que de­jas ade­lan­ta­do, haz­le sa­ber quién se ha­rá car­go del tra­ba­jo en tu au­sen­cia y pien­sa en un plan de con­tin­gen­cia. Ex­plí­ca­le que ne­ce­si­tas des­co­nec­tar­te pa­ra po­der se­guir rin­dien­do al rit­mo que él, la em­pre­sa y tu sa­lud men­tal ne­ce­si­tan. PSI­CÓ­LO­GO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.