EL ‘ME TOO’ LE­JOS DE LOS FO­COS

Las mu­je­res de­nun­cian dis­cri­mi­na­ción en las vi­sas tem­po­ra­les que Es­ta­dos Uni­dos con­ce­de a los tra­ba­ja­do­res me­xi­ca­nos.

Expansion (México) - - EN LA MIRA - POR: Wendy Se­le­ne Pé­rez

En la ma­yo­ría de los cen­tros de pro­ce­sa­mien­to de can­gre­jos en Es­ta­dos Uni­dos, las mu­je­res tra­ba­jan en un cuar­to gran­de, pa­ra­das por ho­ras de­lan­te de una lar­ga me­sa. Ne­ce­si­tan un cu­chi­llo, unos guan­tes y una si­lla pa­ra sen­tar­se de cuan­do en cuan­do. En una jor­na­da que pue­de co­men­zar a las dos de la ma­ña­na, abren unos 142 can­gre­jos pa­ra ex­traer la pul­pa, cer­ca de 10 ki­los en pro­me­dio. En es­te rit­mo ver­ti­gi­no­so hay cor­ta­du­ras en los de­dos, en las ma­nos y una gran pro­ba­bi­li­dad de pa­de­cer ar­tri­tis en un fu­tu­ro. Mu­chas de las em­plea­das son me­xi­ca­nas. Las em­pre­sas con­tra­tan, de ma­ne­ra tem­po­ral, a mu­je­res me­xi­ca­nas de zo­nas ru­ra­les que via­jan le­gal­men­te a Es­ta­dos Uni­dos por dos, tres, cua­tro o seis me­ses, con una vi­sa H-2B. Les pa­gan a des­ta­jo, por ca­da libra de la car­ne de jai­ba. Los hom­bres que van con la mis­ma vi­sa, y que nor­mal­men­te la­van los crus­tá­ceos y los co­lo­can por mon­to­nes en esas lar­gas me­sas, re­ci­ben un sa­la­rio por ho­ra más al­to que el pa­go a las mu­je­res. Eli­sa Mar­tí­nez To­var, ma­má de cua­tro hi­jos, mi­gró por pri­me­ra vez des­de el eji­do Las Pa­lo­mas, una zo­na em­po­bre­ci­da de San Luis Po­to­sí, a una pro­ce­sa­do­ra de Mis­sis­sip­pi en 2009. Su es­po­so era un cam­pe­sino que ga­na­ba 70 pe­sos por día, y no po­dían ali­men­tar­se bien. En la fá­bri­ca de Es­ta­dos Uni­dos, ha­cía ca­da día, co­mo má­xi­mo, 20 li­bras (unos nue­ve ki­los) y ga­na­ba 1.25 dó­la­res por ca­da una. Só­lo te­nía unos mi­nu­tos pa­ra co­mer y otros pa­ra co­rrer al ba­ño. El je­fe te­nía una cá­ma­ra de vi­gi­lan­cia en la me­sa pa­ra ob­ser­var des­de su ofi­ci­na. To­das las em­plea­das de esa área eran mu­je­res. Mien­tras, se­gún cuen­ta, ella veía que los hom­bres ha­cían otro tra­ba­jo, que ga­na­ban más, que as­cen­dían a me­nu­do y que vi­vían con me­nos in­co­mo­di­da­des. Sus com­pa­ñe­ros dor­mían en la ca­sa del je­fe, pe­ro ella com­par­tía con otras sie­te mu­je­res una des­tar­ta­la­da ca­sa-trái­ler fren­te al río, la úni­ca vi­vien­da del lu­gar, don­de las ví­bo­ras se me­tían a la co­ci­na y don­de el ba­ño de­jó de fun­cio­nar, re­cuer­da. “Pen­sé que era nor­mal”, di­ce. Es­ta­dos Uni­dos ex­pi­de la vi­sa H-2B por un pe­rio­do tem­po­ral y pa­ra tra­ba­jos que no son de agri­cul­tu­ra, co­mo jardinería, pro­ce­sa­do de ali­men­tos y ho­te­le­ría. Y le­jos del dis­cur­so con­tra los mi­gran­tes del pre­si­den­te Do­nald Trump, que afir­ma que le ‘ro­ban’ el em­pleo a sus ciu­da­da­nos, las ci­fras mues­tran la gran ne­ce­si­dad de ese país de la mano de obra me­xi­ca­na. Del año 2000 a 2016 –úl­ti­mos da­tos anua­les dis­po­ni­bles–, la vi­sa tem­po­ral H-2A, des­ti­na­da a agri­cul­to­res, tu­vo un brin­co de 33,292 a 348,052 per­mi­sos, se­gún el De­par­ta­men­to de Es­ta­do. En el ca­so de las H-2B, en ese pe­rio­do pa­sa­ron de 51,462 a 119,446. La lla­ma­da vi­sa NAF­TA, otor­ga­da a pro­fe­sio­nis­tas (la TN), es la que más ha cre­ci­do: de 91,082 en el año 2000 a 816,140 en 2016. Al­gu­nos em­pre­sa­rios de Es­ta­dos Uni­dos han pe­di­do a Trump que se con­ce­dan más per­mi­sos, por­que hay cul­ti­vos pe­ro no su­fi­cien­tes cam­pe­si­nos, y en al­gu­nas pro­ce­sa­do­ras los pro­duc­tos po­drían per­der­se por fal­ta de gen­te. A pe­sar de eso, las mu­je­res ape­nas fi­gu­ran. Los re­clu­ta­do­res en Mé­xi­co pre­fie­ren a los hom­bres. Só­lo en el úl­ti­mo año fis­cal, el por­cen­ta­je de mu­je­res que lo­gró la vi­sa H-2A fue de 6.6%. En la H-2B, úni­ca­men­te de 9%. Pa­ra las mu­je­res me­xi­ca­nas, el pro­ce­sa­mien­to de ali­men­tos es una de las po­cas opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo le­gal en Es­ta­dos Uni­dos.

UNA QUE­JA SIN RES­PUES­TA

Ada­re­li Pon­ce Her­nán­dez cuen­ta que pa­só por lo mis­mo que Eli­sa, con la di­fe­ren­cia de que ella no que­ría mi­grar. Ha­bía ter­mi­na­do la pre­pa­ra­to­ria y pre­ten­día es­tu­diar

la uni­ver­si­dad en Pa­chu­ca. Pe­ro te­nía que aho­rrar pa­ra vi­vir allá –es de un po­bla­do lla­ma­do Cha­pul­hua­cán, en­cla­va­do en la Sie­rra Gorda de Hi­dal­go– y no en­con­tró tra­ba­jo. Le pe­dían ex­pe­rien­cia, y no la te­nía. Aguan­tó así dos años. En su ca­sa fal­ta­ba lo bá­si­co, ade­más de uni­for­mes y cua­der­nos pa­ra sus cua­tro her­ma­nas me­no­res. Fi­nal­men­te, acu­dió a los re­clu­ta­do­res y, tras mu­cho in­sis­tir, con­si­guió su pri­mer con­tra­to le­gal en una fá­bri­ca de cho­co­la­tes en Lui­sia­na. “Sen­tía que me es­ta­ba fa­llan­do Mé­xi­co. Pe­ro cuan­do yo es­tu­ve tra­ba­ja­do allá, no vi que fue­ra co­mo un sue­ño ame­ri­cano, no se pue­de aho­rrar. Ha­bía hom­bres que me de­cían que en un con­tra­to de cua­tro o seis me­ses ga­na­ban el tri­ple que yo”, afir­ma. “¿Por qué las mu­je­res no po­de­mos as­pi­rar a otro tra­ba­jo y ga­nar un po­qui­to más?”. Por to­do ello, en 2016 Eli­sa y Ada­re­li en­ca­be­za­ron una que­ja en la que de­nun­cian al go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos por vio­lar sus obli­ga­cio­nes ba­jo el acuer­do la­bo­ral del TLCAN. Ale­gan que ese país to­mó me­di­das inade­cua­das pa­ra com­ba­tir la dis­cri­mi­na­ción ba­sa­da en el se­xo en el re­clu­ta­mien­to, la con­tra­ta­ción y la prác­ti­cas la­bo­ra­les den­tro de su pro­gra­ma de tra­ba­jo tem­po­ral H-2. La re­cla­ma­ción per­ma­ne­ce ba­jo re­vi­sión por par­te de la Ofi­ci­na Ad­mi­nis­tra­ti­va Na­cio­nal de Mé­xi­co, que de­pen­de de la Se­cre­ta­ría del Tra­ba­jo. Ale­jan­dra Me­di­na, sub­coor­di­na­do­ra de Po­lí­ti­ca La­bo­ral He­mis­fé­ri­ca, Uni­dad de Asun­tos In­ter­na­cio­na­les, res­pon­dió a Ex­pan­sión que “no exis­ten pla­zos fi­jos pa­ra el pro­ce­so de con­sul­tas, pues de­pen­de del te­ma de la co­mu­ni­ca­ción, de la can­ti­dad de in­for­ma­ción in­ter­cam­bia­da y de su aná­li­sis”. En me­dio de las ron­das de re­ne­go­cia­ción del TLCAN, Eli­sa y Ada­re­li es­tán sien­do res­pal­da­das por un gru­po de or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les del co­rre­dor tri­na­cio­nal de co­mer­cio, en­tre és­tas, el Cen­tro de los De­re­chos del Mi­gran­te (CDM) y Fun­dar. “Des­pués de ha­ber so­bre­vi­vi­do y vi­vi­do mu­chos años bus­can­do opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar con vi­sas tem­po­ra­les en Es­ta­dos Uni­dos, ellas fue­ron re­cha­za­das. Re­ci­bían men­sa­jes de que, por ser mu­je­res, no era po­si­ble. Só­lo por ese he­cho”, ase­gu­ra Ju­lia Co­burn, coor­di­na­do­ra del Pro­yec­to de Mu­je­res Mi­gran­tes Hoy, del CDM. La que­ja es­tá sus­cri­ta ba­jo el Acuer­do de Coope­ra­ción La­bo­ral pa­ra Amé­ri­ca del Nor­te (ACLAN), pa­ra­le­lo al TLCAN. Cual­quie­ra de los tres paí­ses, Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá, pue­de en­tre­gar una pe­ti­ción ale­gan­do que uno de ellos no es­tá cum­plien­do con su res­pon­sa­bi­li­dad. Hay un antecedente de 2011, en el que sí hu­bo res­pues­ta de Es­ta­dos Uni­dos y de Mé­xi­co, y, a par­tir de ahí, las or­ga­ni­za­cio­nes y los go­bier­nos ar­ti­cu­la­ron ca­pa­ci­ta­cio­nes y ta­lle­res so­bre los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res al ser re­clu­ta­dos. Co­burn di­ce que su or­ga­ni­za­ción ha do­cu­men­ta­do de­ce­nas de ca­sos de dis­cri­mi­na­ción en el mo­men­to del re­clu­ta­mien­to en Mé­xi­co, y lue­go en el pun­to de em­pleo. En uno de sus in­for­mes hay his­to­rias de aco­so se­xual, ase­gu­ra, pe­ro mu­chas de esas mu­je­res no de­nun­cian por mie­do a ser re­gre­sa­das a Mé­xi­co y no vol­ver a ser con­tra­ta­das. Ada­re­li y Eli­sa di­cen que es una si­tua­ción que en­fren­tan mu­je­res de to­do el país, in­clu­so las que son pro­fe­sio­nis­tas. Es el ca­so de Bea­triz Ma­gras­si, una me­xi­ca­na que tra­ba­jó du­ran­te 13 años co­mo con­sul­to­ra edu­ca­ti­va pa­ra em­pre­sas co­mo Uni­le­ver y Proc­ter & Gam­ble, pe­ro ter­mi­nó sien­do de­frau­da­da por un em­plea­dor en Te­xas. És­te es­ta­ba en ban­ca­rro­ta, y la tu­vo ha­cien­do el tra­ba­jo de se­cre­ta­ria con ho­ras ex­tras sin suel­do. Al fi­nal, se fu­gó. Co­mo to­das las vi­sas tem­po­ra­les es­tán su­je­tas a un so­lo em­plea­dor, las res­pues­tas que le die­ron las au­to­ri­da­des fue­ron “ni mo­do”, “lo sen­ti­mos”, “re­gré­se­se a Mé­xi­co”. Es­tas tres mu­je­res ayu­dan hoy a otras mi­gran­tes. Bea­triz, des­de su te­lé­fono, re­ci­be lla­ma­das pa­ra orien­tar a mu­je­res mi­gran­tes que son vio­len­ta­das, mien­tras que Ada­re­li y Eli­sa fue­ron ca­pa­ci­ta­das por el CDM pa­ra ayu­dar a sus pa­res en sus po­bla­dos. Gra­cias a las dos se han po­di­do de­te­ner frau­des des­de el re­clu­ta­mien­to en Mé­xi­co. En Cha­pul­hua­cán, la tie­rra de Ada­re­li, la di­ná­mi­ca es la mis­ma: “Los hom­bres si­guen mi­gran­do, ca­si pu­ros hom­bres. Du­ran­te to­do el año es­tán yen­do y vi­nien­do. Las mu­je­res, no. Las mu­je­res to­da­vía es­ta­mos es­pe­ran­do una opor­tu­ni­dad”.

Las mu­je­res, en su ma­yo­ría me­xi­ca­nas, ex­traen la pul­pa de los can­gre­jos en com­ple­jos de EU, ba­jo con­di­cio­nes ad­ver­sas. TRA­BA­JO RU­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.