EL CONS­TRUC­TOR ANÓ­NI­MO

Con­sor­cio Aris­tos es un gran sub­con­tra­tis­ta, pe­ro man­tie­ne un per­fil ba­jo pe­se a obras co­mo el te­le­fé­ri­co del Es­ta­do de Mé­xi­co.

Expansion (México) - - NEGOCIO - POR: Ana Va­lle

Eca­te­pec, uno de los mu­ni­ci­pios más pe­li­gro­sos y po­bla­dos del país, es­tre­nó en 2016 un mo­derno e in­no­va­dor sis­te­ma de trans­por­te ma­si­vo: el Me­xi­ca­ble, un te­le­fé­ri­co que cru­za el mu­ni­ci­pio des­de Vía Mo­re­los a San An­drés de La Ca­ña­da, vía aé­rea. Su ob­je­ti­vo es pro­por­cio­nar un me­dio sus­ten­ta­ble pa­ra tras­la­dar­se y re­du­cir la vio­len­cia que su­fren las ca­rre­te­ras. La in­ver­sión fue de 1,700 mi­llo­nes de pe­sos. El dis­rup­ti­vo me­dio de trans­por­te, que uti­li­za ener­gía so­lar y mo­vi­li­za has­ta 6,000 per­so­nas por ho­ra, pu­so en el cen­tro de las no­ti­cias su cons­truc­to­ra y con­ce­sio­na­ria, Con­sor­cio Aris­tos. Es­te gru­po, uno de los prin­ci­pa­les sub­con­tra­tis­tas de la cons­truc­ción en Mé­xi­co –pro­pie­dad de la fa­mi­lia Abed y pre­si­di­da por Elías Abed Ra­zo–, ha­bía ope­ra­do has­ta aho­ra en un re­la­ti­vo ano­ni­ma­to, pe­se a que tra­ba­ja con obra pú­bli­ca en gran­des sec­to­res, co­mo el ca­rre­te­ro. Por me­dio de una de sus sub­si­dia­rias tam­bién pro­du­ce pre­fa­bri­ca­dos de con­cre­to que han si­do uti­li­za­dos en el se­gun­do pi­so de la au­to­pis­ta de Pue­bla y en el tren Mé­xi­co-to­lu­ca. Es una de las cons­truc­to­ras más an­ti­guas del país, con 63 años de his­to­ria y 52 de co­ti­zar en la bol­sa, y ha so­bre­vi­vi­do a mu­chí­si­mas cri­sis, co­mo la re­cien­te caí­da en la in­ver­sión pú­bli­ca, que me­tió a im­por­tan­tes com­pa­ñías de la in­dus­tria, co­mo ICA y Tra­de­co, en pro­ble­mas fi­nan­cie­ros. Con­sor­cio Aris­tos –que no res­pon­dió a la so­li­ci­tud de en­tre­vis­ta de Ex­pan­sión– tam­bién ha su­fri­do la me­nor apues­ta del go­bierno por la in­fraes­truc­tu­ra, pues rea­li­za mu­chos de sus tra­ba­jos pa­ra las ad­mi­nis­tra­cio­nes lo­ca­les, pe­ro cuen­ta con va­rias ven­ta­jas en su di­vi­sión de cons­truc­ción con res­pec­to a sus com­pe­ti­do­res, afir­ma Kel­sey Tsai, ana­lis­ta de Mor­nings­tar. Por ejem­plo, en cuan­to a sus cos­tos, “Aris­tos no man­tie­ne in­ven­ta­rios o ma­te­rias pri­mas has­ta que se re­quie­ren, lo que le per­mi­te te­ner una es­truc­tu­ra de cos­tos fle­xi­bles” que im­pul­san su ren­ta­bi­li­dad, se­ña­la es­te ex­per­to. Es­to no sig­ni­fi­ca que la com­pa­ñía no in­vier­ta en equi­po, pe­ro lo ha­ce apos­tan­do por ma­qui­na­ria más mo­der­na pa­ra di­fe­ren­ciar­se de sus com­pe­ti­do­res, apro­ve­chan­do la fal­ta de li­qui­dez de va­rios de ellos. En 2016, la em­pre­sa tu­vo in­gre­sos por 1,363 MDP –de los cua­les 60% lo apor­ta la di­vi­sión de cons­truc­ción– y una uti­li­dad ne­ta de ca­si 71 MDP.

OTROS NE­GO­CIOS

La es­tra­te­gia de cos­tos de Con­sor­cio Aris­tos, di­ce Mor­nings­tar, no lo ex­clu­ye de los ries­gos aso­cia­dos a la me­nor in­ver­sión pú­bli­ca en in­fraes­truc­tu­ra, pe­ro la com­pa­ñía tie­ne otras di­vi­sio­nes de ne­go­cio que le per­mi­ten man­te­ner cier­ta es­ta­bi­li­dad en sus in­gre­sos. En­tre otras co­sas, Aris­tos ma­ne­ja los re­si­duos sa­ni­ta­rios en Pue­bla des­de 1995, y aho­ra tam­bién, la lim­pie­za del Me­xi­ca­ble. “La de­man­da de la ges­tión de re­si­duos es me­nos cí­cli­ca y pue­de re­du­cir la vo­la­ti­li­dad de los in­gre­sos y de los be­ne­fi­cios de la com­pa­ñía”, in­di­ca Mor­nings­tar. Ade­más, la fir­ma no se ha que­da­do de bra­zos cru­za­dos. Co­mo des­ta­ca en su re­por­te anual, aho­ra par­ti­ci­pa­rá en li­ci­ta­cio­nes pú­bli­cas “con el pro­pó­si­to de ob­te­ner nue­vos con­tra­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.