UNA LA­GU­NA DE PA­NE­LES SO­LA­RES

Enel cons­tru­ye en Coahui­la el ma­yor par­que so­lar de Amé­ri­ca y el se­gun­do más gran­de del mun­do. Ten­drá 2.3 mi­llo­nes de pa­ne­les en 2,400 hec­tá­reas.

Expansion (México) - - INFORME -

El pai­sa­je del vue­lo en­tre la Ciu­dad de Mé­xi­co y Coahui­la se ase­me­ja a cual­quier otro en­tre es­ta­dos que no tie­nen sa­li­da al mar, con lar­gas ca­de­nas mon­ta­ño­sas, ca­mi­nos que cru­zan gran­jas rec­tan­gu­la­res, pre­do­mi­nio de los co­lo­res ver­de –de la ve­ge­ta­ción y los cul­ti­vos– y ama­ri­llo –de la ma­le­za se­ca–, y es­ta­blos con te­chos me­tá­li­cos. To­do eso se con­vier­te en un de­sier­to al lle­gar a la Co­mar­ca La­gu­ne­ra, con sus du­nas kilométricas y sus mon­ta­ñas ro­jas. Has­ta que, de pron­to, apa­re­ce un es­pe­jis­mo, for­ma­do por di­ver­sas to­na­li­da­des de azul, co­mo si el agua bro­ta­ra de nue­vo en la re­gión. Es el re­fle­jo de los pa­ne­les so­la­res que Enel ins­ta­la en un enor­me te­rreno de 2,400 hec­tá­reas. “An­tes aquí ha­bía agua, ha­ce mu­chos años era una la­gu­na. Me gus­ta de­cir que aho­ra he­mos traí­do un mar de pa­ne­les, por­que aquí só­lo ha­bía de­sier­to”, di­ce Lu­ca Ce­ci, di­rec­tor del pro­yec­to del Par­que So­lar Vi­lla­nue­va, de Enel Green Po­wer. Se­rá el ma­yor de Amé­ri­ca, y el se­gun­do más gran­de del mun­do. Al bus­car es­te si­tio en Goo­gle Maps, que aún mues­tra una fo­to an­te­rior al ini­cio de la ins­ta­la­ción, el te­rreno es ca­fé cla­ro uni­for­me. Aho­ra, la com­pa­ñía ener­gé­ti­ca ita­lia­na ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te ese pai­sa­je, don­de es­tá ins­ta­lan­do 2.3 mi­llo­nes de pa­ne­les so­la­res en un área equi­va­len­te a tres ve­ces y me­dia el bos­que de Cha­pul­te­pec. Ten­drá una ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar 754 MW de elec­tri­ci­dad, su­fi­cien­te pa­ra ilu­mi­nar más de un mi­llón de ho­ga­res. La in­ver­sión es de 650 mi­llo­nes de dó­la­res. Los en­car­ga­dos y em­plea­dos de la obra vi­ven los úl­ti­mos días de la cons­truc­ción co­mo en el in­te­rior de una per­fec­ta pie­za de re­lo­je­ría sui­za, con pe­que­ñas cua­dri­llas que co­lo­can pa­ne­les en 20 se­gun­dos, y má­qui­nas au­to­ma­ti­za­das cla­van­do tu­bos con pre­ci­sión de cen­tí­me­tros. El 20 de abril, la em­pre­sa al­can­zó el ré­cord de pa­ne­les ins­ta­la­dos en un so­lo día, con 26,550 co­lo­ca­dos por un equi­po de 115 per­so­nas. Pe­ro los ini­cios de la obra fue­ron to­do me­nos pla­cen­te­ros, a pe­sar de la pla­nea­ción pre­via. Las di­fí­ci­les con­di­cio­nes del te­rreno, la fal­ta de co­ne­xio­nes a la red

eléc­tri­ca, los ves­ti­gios ar­queo­ló­gi­cos y la vio­len­cia que su­fre el es­ta­do pu­sie­ron sus do­sis de com­ple­ji­dad en los ocho me­ses an­tes de que el par­que ge­ne­ra­ra sus pri­me­ros elec­tro­nes. Ex­pan­sión vi­si­tó la plan­ta so­lar en mar­zo, cuan­do el pro­yec­to te­nía un avan­ce cer­cano al 50%, pa­ra ver en di­rec­to el ma­yor pro­yec­to que, has­ta aho­ra, ha pro­du­ci­do la re­for­ma ener­gé­ti­ca.

CON­DI­CIO­NES ‘CA­SI’ PER­FEC­TAS

La irra­dia­ción so­lar de al­gu­nas zo­nas de Mé­xi­co, co­mo la del nor­te del país, des­ta­ca a ni­vel mun­dial por te­ner uno de los

ma­yo­res po­ten­cia­les pa­ra es­te ti­po de ener­gía re­no­va­ble, ex­pli­ca Is­rael Hur­ta­do, di­rec­tor de la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na de Ener­gía So­lar (Asol­mex). Enel es­co­gió es­te lu­gar por ca­rac­te­rís­ti­cas co­mo la au­sen­cia de mon­ta­ñas al­tas que pro­yec­ta­ran som­bras so­bre el te­rreno, un área de­sér­ti­ca con po­ca flo­ra y fau­na pa­ra re­mo­ver, y un sue­lo li­so y llano don­de po­der ins­ta­lar fi­las y fi­las de tu­bos pa­ra mo­ver los pa­ne­les (co­no­ci­dos co­mo trac­kers). Así pre­pa­ró un pro­yec­to y una pro­pues­ta, con la que se pre­sen­tó a la pri­me­ra subas­ta de lar­go pla­zo –las li­ci­ta­cio­nes de ener­gía eléc­tri­ca que rea­li­za el go­bierno– en mar­zo de 2016. En és­ta ga­nó un con­tra­to pa­ra su­mi­nis­trar elec­tri­ci­dad a la Co­mi­sión Fe­de­ral de Elec­tri­ci­dad (CFE) con ener­gía lim­pia.

LO CON­TRA­RIO A LA ENER­GÍA BA­RA­TA Y RE­NO­VA­BLE SE­RÍA MA­SO­QUIS­TA Y SUI­CI­DA. EL CA­MINO ES ÉS­TE”.

La com­pa­ñía se pu­so ma­nos a la obra con ra­pi­dez. “El pro­yec­to se ade­lan­tó 10 me­ses. Te­nía que en­trar en sep­tiem­bre de 2018, y no­so­tros ya em­pe­za­mos a en­tre­gar ener­gía el 18 de di­ciem­bre de 2017”, di­ce Pao­lo Ro­ma­nac­ci, di­rec­tor ge­ne­ral pa­ra Mé­xi­co y Cen­troa­mé­ri­ca de Enel Green Po­wer. Sin em­bar­go, an­tes de lle­gar a es­te mo­men­to, se tro­pe­zó con la reali­dad: el te­rreno li­so y llano que ima­gi­nó al ver los ma­pas sa­te­li­ta­les, no exis­tía. “No­so­tros vi­mos los pla­nos to­po­grá­fi­cos, y el te­rreno pa­re­cía llano, per­fec­to pa­ra la ins­ta­la­ción. Pe­ro cuan­do lle­ga­mos vi­mos que ha­bía va­rias co­li­nas de uno o dos me­tros”, cuen­ta Ce­ci. Las 50,144 to­ne­la­das de tu­bos que so­por­tan los pa­ne­les re­quie­ren sue­los más pla­nos que los pro­vis­tos por la na­tu­ra­le­za en Vi­lla­nue­va. La eléc­tri­ca ita­lia­na no qui­so dar marcha atrás, y en­con­tró una so­lu­ción: re­mo­vió cin­co mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de tie­rra, que vol­vie­ron a usar­se pa­ra apla­nar el te­rreno con agua y la ayu­da de bull­do­zers. Du­ran­te es­tas ta­reas, los tra­ba­ja­do­res en­con­tra­ron los ras­tros de la vio­len­cia de Coahui­la: un ca­dá­ver en­vuel­to en te­la, y una cruz don­de ha­bía fa­lle­ci­do un po­li­cía, se­gún su­pie­ron al con­tac­tar a la co­mu­ni­dad de Vi­lla­nue­va. Du­ran­te es­tas ta­reas, tam­bién apa­re­cie­ron ves­ti­gios ar­queo­ló­gi­cos que fre­na­ron los tra­ba­jos, de­bi­do a que en la zo­na hu­bo pre­sen­cia de tri­bus nó­ma­das que de­ja­ron, a su pa­so, ce­rá­mi­ca y fo­ga­tas, y que de­bie­ron ana­li­zar los ar­queó­lo­gos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria. Por las exi­gen­cias de la le­gis­la­ción en ma­te­ria am­bien­tal, Enel tam­bién tu­vo que con­tra­tar un equi­po es­pe­cia­li­za­do pa­ra re­ubi­car 510,000 plan­tas de la zo­na, así co­mo a la fau­na en­dé­mi­ca com­pues­ta por pe­que­ñas la­gar­ti­jas y roe­do­res.

UN RE­TO LO­GÍS­TI­CO Y TEC­NO­LÓ­GI­CO

Las fo­tos sa­te­li­ta­les en Goo­gle Maps aún mues­tran el te­rreno del par­que so­lar des­pués de ser ta­pi­za­do con la are­na que la em­pre­sa em­pleó pa­ra apla­nar el área, y to­da­vía sin pa­ne­les ins­ta­la­dos. El si­guien­te pa­so fue in­ter­co­nec­tar el área, ya que era im­pres­cin­di­ble pa­ra mo­ver los 30 mi­llo­nes de com­po­nen­tes ne­ce­sa­rios pa­ra cons­truir el par­que, en­tre és­tos, los 2.3 mi­llo­nes de pa­ne­les so­la­res. “Es­te pro­yec­to su­pu­so más un re­to lo­gís­ti­co que de pro­duc­ción”, di­ce Ro­ma­nac­ci. Enel usó dro­nes pa­ra tra­zar los pun­tos exac­tos don­de las má­qui­nas, con­tro­la­das vía re­mo­ta, iban a ins­ta­lar los trac­kers. Gra­cias a la pla­nea­ción y la tec­no­lo­gía, só­lo ne­ce­si­tó po­co más de 100 tra­ba­ja­do­res pa­ra co­lo­car en­tre 20,000 y 21,000 pa­ne­les por día. “Só­lo tres per­so­nas lo­gran mon­tar a la ve­lo­ci­dad de un pa­nel ca­da 20 se­gun­dos, y mon­tan 1,000 al día”, ex­pli­ca el di­rec­tor de la fir­ma en Mé­xi­co. Es­ta ve­lo­ci­dad se con­si­guió, ade­más, de­bi­do a un sis­te­ma por el que la com­pa­ñía for­mó ca­jas con los pa­ne­les so­la­res a lo lar­go de los trac­kers ya ins­ta­la­dos, con una pe­que­ña pas­ti­lla que, si ilu­mi­na­ba un pun­to ro­jo, in­di­ca­ba que el pro­duc­to pu­do re­ci­bir un gol­pe fuer­te que da­ña­ra los pa­ne­les, por lo que se re­em­pla­za­ba –sin ne­ce­si­dad de abrir la ca­ja– de in­me­dia­to pa­ra no de­te­ner los tra­ba­jos.

El área del pro­yec­to tam­bién guar­da un im­por­tan­te es­pa­cio pa­ra dos sub­es­ta­cio­nes. És­tas sir­ven pa­ra ele­var el vol­ta­je de la elec­tri­ci­dad que ge­ne­ra el par­que, con el fin de que se in­yec­te a la red na­cio­nal de trans­mi­sión, y así pue­da lle­gar a ho­ga­res o em­pre­sas. Am­bas in­fraes­truc­tu­ras aho­ra for­man par­te de los ac­ti­vos de la CFE, aun­que las edi­fi­ca­ron fir­mas pri­va­das con­tra­ta­das por Enel. “Tu­vi­mos que cons­truir las sub­es­ta­cio­nes en tiem­po ré­cord, an­tes de no­viem­bre de 2017, por­que de­bían co­nec­tar­se a la red de trans­mi­sión de CFE an­tes de di­ciem­bre, cuan­do la de­man­da de ener­gía se en­cuen­tra en su pi­co, y la lí­nea no pue­de te­ner cor­tes pa­ra co­nec­tar al par­que”, ex­pli­ca Ce­ci. Al cie­rre de es­ta edi­ción, el par­que lle­va­ba un avan­ce del 80%, y la em­pre­sa es­pe­ra ter­mi­nar­lo es­te mes.

EL PRI­MER PRO­YEC­TO

Los pa­ne­les aún apren­den a mo­ver­se co­mo bai­la­ri­nes del ba­llet del Bols­hoi, si­guien­do al Sol de es­te a oes­te y pre­pa­rán­do­se pa­ra en­tre­gar to­da la ener­gía pro­me­ti­da a la CFE en sep­tiem­bre de es­te año, la fe­cha com­pro­me­ti­da pa­ra ini­ciar el con­tra­to de 15 años. El si­tio, que aho­ra pa­re­ce una col­me­na de per­so­nal y má­qui­nas agi­tán­do­se, re­que­ri­rá ape­nas de unas de­ce­nas de em­plea­dos una vez fi­na­li­za­do. Ro­ma­nac­ci des­ta­ca que se­rá el pri­mer pro­yec­to na­ci­do de una li­ci­ta­ción de la re­for­ma ener­gé­ti­ca en co­men­zar a ope­rar al 100% en Mé­xi­co. En sep­tiem­bre de­be­rán en­trar en ope­ra­ción otros pro­yec­tos re­no­va­bles, mu­chos de ener­gía so­lar, y exis­ten com­pro­mi­sos de in­ver­sión por 8,600 mi­llo­nes de dó­la­res en los pró­xi­mos tres años. “Aho­ra es im­por­tan­te la con­ti­nui­dad. La re­for­ma se tie­ne que man­te­ner. Un can­di­da­to con­tra­rio a ener­gía ba­ra­ta y re­no­va­ble se­ría ma­so­quis­ta o sui­ci­da. Así que el ca­mino es és­te”, di­ce Ro­ma­nac­ci. Enel inau­gu­ra así su pro­yec­to ban­de­ra en Mé­xi­co, de­jan­do una la­gu­na de pa­ne­les so­la­res don­de só­lo ha­bía de­sier­to.

2.3 MI­LLO­NES DE PA­NE­LES SO­LA­RES TEN­DRÁ EL PAR­QUE.

TRAC­KERS. Los pa­ne­les se ins­ta­lan so­bre es­truc­tu­ras me­tá­li­cas que les per­mi­ten se­guir al Sol de es­te a oes­te, y au­men­tar su efi­cien­cia.

RO­BOTS. Las má­qui­nas que ins­ta­lan los trac­kers se con­tro­lan de ma­ne­ra re­mo­ta pa­ra ga­nar tiem­po y pre­ci­sión en las ta­reas de cam­po.

CRE­CI­MIEN­TO. El área pue­de al­ber­gar más pa­ne­les en el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.