LA CON­SA­GRA­CIÓN DEL IN­SUL­TO

Las re­des so­cia­les fa­ci­li­tan la emi­sión in­me­dia­ta de ma­ja­de­rías, ¿o siem­pre fui­mos así aun­que no es­tu­vié­ra­mos pre­sen­tes en la pla­za pú­bli­ca?

Expansion (México) - - EL RETROVISOR -

LA TRANS­MI­SIÓN DE IN­JU­RIAS NO TIE­NE NA­DA QUE VER CON EL EJER­CI­CIO DE LA CRÍ­TI­CA.

Cual­quier tuit del pre­si­den­te Pe­ña Nie­to en un día cual­quie­ra. Res­pues­ta in­me­dia­ta to­ma­da al azar: “No di­gas es­tu­pi­de­ces, mo­ni­go­te de por­que­ría, in­dig­na­do es­tá to­do el pue­blo por la des­gra­cia de te­ner el peor pre­si­den­te de la his­to­ria del pla­ne­ta”. Emi­lio Az­cá­rra­ga, pre­si­den­te de la prin­ci­pal em­pre­sa te­le­vi­so­ra del país, anun­cia el nue­vo Te­le­tón, a fi­nes de mar­zo pa­sa­do. Res­pues­ta in­me­dia­ta en Twit­ter: “Otra vez a ro­bar di­ne­ro con esa ma­ma­da del Te­le­tón, que no es más que ba­su­ra”. Be­lin­da, ar­tis­ta pop me­xi­ca­na, sube una fo­to su­ya a re­des so­cia­les. Res­pues­ta in­me­dia­ta de un hom­bre: “Pin­che vie­ja, te ves to­da ci­ru­gia­da”. Una re­por­te­ra de Uni­vi­sion tui­tea, sin más, una nue­va fo­to de per­fil. Un per­so­na­je mas­cu­lino apa­re­ce y le di­ce: “Te voy a vio­lar, pe­rra mal­di­ta”. Bas­te con aso­mar­se a los mu­ros de can­di­da­tos a car­gos pú­bli­cos, fun­cio­na­rios, de­por­tis­tas, ana­lis­tas, fi­gu­ras pú­bli­cas, ar­tis­tas, mu­je­res. Ahí es­ta­rá, ca­si siem­pre pre­sen­te, el des­fi­le de in­sul­tos. La reac­ción in­me­dia­ta es el ata­que, el gol­pe­teo y la ma­ja­de­ría, en to­da la ex­ten­sión de la pa­la­bra. Co­mo si ese ava­tar de fo­to­gra­fía (cier­ta o fal­sa), ca­ri­ca­tu­ra, ilus­tra­ción o fi­gu­ra de hue­vo, fue­se el re­fu­gio ideal pa­ra in­gre­sar en la pla­za pú­bli­ca y lan­zar pie­dras a cual­quie­ra que no opi­ne co­mo no­so­tros, a quien he­mos ca­ta­lo­ga­do co­mo enemi­go, a quien nos pa­re­ce de­tes­ta­ble, a quien sea que apa­rez­ca por ahí y que nos re­sul­te ofen­si­vo aun­que ni si­quie­ra lo co­noz­ca­mos. ¿Siem­pre fui­mos así y es que aho­ra es fá­cil no­tar­lo? Qui­zás es por­que es más có­mo­do ha­cer­lo des­de cual­quier dis­po­si­ti­vo mó­vil, que per­mi­te ocul­tar­se en el ci­be­res­pa­cio. La cues­tión es que vi­vi­mos la era de la con­sa­gra­ción del in­sul­to. Lo pe­no­so del ca­so es que la trans­mi­sión de in­ju­rias no tie­ne na­da que ver con el ejer­ci­cio de la crí­ti­ca. De he­cho, el in­sul­to, gri­to aho­ga­do por la fal­ta de fun­da­men­tos, es un obs­tácu­lo a los ar­gu­men­tos in­he­ren­tes a la crí­ti­ca. Mien­tras és­ta tie­ne un valor fun­da­men­tal pa­ra for­ta­le­cer cual­quier sis­te­ma de­mo­crá­ti­co, el in­sul­to es me­ro rui­do, pie­dra en el za­pa­to, gor­go­jo en el fri­jol. Más preo­cu­pan­te que las ofen­sas es­truen­do­sas con­tra ser­vi­do­res pú­bli­cos, que por de­fi­ni­ción tie­nen que pa­sear­se por la pla­za del pue­blo des­de tiem­pos re­mo­tos y que, a fin de cuen­tas, pa­re­cen ge­ne­rar blin­da­je con­tra las gol­pi­zas ver­ba­les, es la ma­ni­fes­ta­ción cons­tan­te de des­ca­li­fi­ca­cio­nes, bur­las, es­car­nios y ofen­sas agre­si­vas con­tra las mu­je­res… por el só­lo he­cho de ser mu­je­res. Ni ha­blar de la llu­via la­men­ta­ble que con­tie­ne el áci­do del ra­cis­mo, el cla­sis­mo, la ho­mo­fo­bia, la dis­cri­mi­na­ción, la mi­so­gi­nia, el ma­chis­mo y de­más is­mos que pa­re­cen ser prác­ti­ca co­mún en los ríos de co­men­ta­rios de las re­des so­cia­les. ¿Pre­rro­ga­ti­va de es­te país? Se­gu­ra­men­te, no. Pe­ro con­vie­ne aten­der el pro­ble­ma, sín­to­ma de una des­com­po­si­ción que for­ma par­te de los es­ce­na­rios de la cre­cien­te vio­len­cia que azo­ta a nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.