UNA NUE­VA RE­VO­LU­CIÓN

Expansion (México) - - INFORME - NICK STEINSBERGER Y KENT BOWKER*

Ha­ce 20 años, jun­to con otros miem­bros del equi­po de desa­rro­llo de Mit­chell Energy en Te­xas, desa­rro­lla­mos una téc­ni­ca eco­nó­mi­ca pa­ra es­ti­mu­lar hi­dráu­li­ca­men­te el sha­le de Bar­nett (una cuen­ca de Te­xas). No sa­bía­mos que es­tá­ba­mos co­men­zan­do una re­vo­lu­ción. Hoy, gra­cias al desa­rro­llo de nu­me­ro­sos ya­ci­mien­tos de pe­tró­leo y gas sha­le, Es­ta­dos Uni­dos es un im­por­tan­te ex­por­ta­dor de gas y ha re­du­ci­do sus im­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo a ca­si la mi­tad. Se han in­ver­ti­do 194,000 mi­llo­nes de dó­la­res en nue­vas plan­tas pe­tro­quí­mi­cas, de­bi­do a la dis­po­ni­bi­li­dad de gas sha­le abun­dan­te, con­fia­ble y ba­ra­to en el país, y se han crea­do más de un mi­llón de em­pleos bien re­mu­ne­ra­dos. Cree­mos que Mé­xi­co tie­ne el po­ten­cial de con­ver­tir­se tam­bién en un im­por­tan­te pro­duc­tor de gas y pe­tró­leo de sha­le, y, po­si­ble­men­te, be­ne­fi­ciar­se del mis­mo ti­po de desa­rro­llo que en Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro ¿a qué cos­to am­bien­tal? El efec­to am­bien­tal ne­to, en reali­dad, ha si­do po­si­ti­vo. Es­ta­dos Uni­dos ha re­du­ci­do, enor­me­men­te, sus emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, prin­ci­pal­men­te, de­bi­do al cam­bio de car­bón a gas na­tu­ral en la ge­ne­ra­ción de ener­gía. La per­fo­ra­ción y es­ti­mu­la­ción de un po­zo de sha­le no es sus­tan­cial­men­te di­fe­ren­te de un po­zo con­ven­cio­nal. Las mis­mas pre­cau­cio­nes de in­ge­nie­ría se to­man pa­ra pro­te­ger el agua po­ta­ble y el pai­sa­je. Se han per­fo­ra­do más de 400,000 po­zos de sha­le en Es­ta­dos Uni­dos (en­tre los dos, he­mos par­ti­ci­pa­do di­rec­ta­men­te en la pla­ni­fi­ca­ción, per­fo­ra­ción y es­ti­mu­la­ción de más de 1,000 de esos po­zos), ad­ya­cen­tes a es­cue­las, ae­ro­puer­tos in­ter­na­cio­na­les, ve­cin­da­rios re­si­den­cia­les, igle­sias y ras­ca­cie­los. Só­lo se han re­por­ta­do pro­ble­mas am­bien­ta­les me­no­res –pe­que­ñas fu­gas en duc­tos, que se lim­pian rá­pi­da­men­te–, pe­ro na­da en la fre­cuen­cia o ex­ten­sión in­for­ma­da en al­gu­nos me­dios. La ex­ten­sión de la formación del sha­le de Ea­gle Ford a la cuen­ca Bur­gos, des­de el sur de Te­xas a Mé­xi­co, y de los sha­les del ju­rá­si­co su­pe­rior en las cuen­cas de Bur­gos y Tam­pi­co-mi­santla, lu­cen muy pro­me­te­do­ras. El sha­le tie­ne el po­ten­cial real de re­ver­tir la de­cli­nan­te pro­duc­ción de pe­tró­leo de Mé­xi­co de for­ma rá­pi­da pa­ra su­mi­nis­trar al país el gas que ne­ce­si­ta. Jun­to con el equi­po pio­ne­ro del sha­le de Bar­nett, es­ta­mos tra­ba­jan­do con Re­nais­san­ce Oil pa­ra traer la úl­ti­ma tec­no­lo­gía y ex­pe­rien­cia a los probables sha­les de Tam­pi­co-mi­santla. Re­nais­san­ce pla­nea com­ple­tar un po­zo ho­ri­zon­tal en la cuen­ca a fi­na­les de es­te año, y cree­mos que es­te es­fuer­zo ini­cia­rá un nue­vo ca­pí­tu­lo en la his­to­ria pe­tro­le­ra de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.