POR QUÉ DE­BE­MOS DE­CIR NO AL FRAC­KING

Expansion (México) - - INFORME - AROA DE LA FUEN­TE LÓ­PEZ**

LOS AR­GU­MEN­TOS A FA­VOR Y EN CON­TRA DEL SHA­LE PLAN­TEAN UN DE­BA­TE QUE TIE­NE DI­VI­DI­DOS A LOS CIEN­TÍ­FI­COS.

Hay nu­me­ro­sas ra­zo­nes por las cua­les el frac­king no de­be rea­li­zar­se en Mé­xi­co, sus­ten­ta­das en evi­den­cia cien­tí­fi­ca que se­ña­la que nin­gu­na re­gu­la­ción es su­fi­cien­te pa­ra evi­tar los da­ños in­he­ren­tes so­bre el am­bien­te, la po­bla­ción y el cli­ma que con­lle­va: - Uso de gran­des can­ti­da­des de agua. En­tre nue­ve y 29 mi­llo­nes de li­tros, es de­cir, en­tre seis y ocho al­ber­cas olím­pi­cas. Es­ta agua se mez­cla con cien­tos de sus­tan­cias quí­mi­cas, de las cua­les 90% son tó­xi­cas pa­ra la sa­lud. - Con­ta­mi­na­ción de fuen­tes de agua po­ta­ble. El flui­do de frac­tu­ra­ción in­yec­ta­do en el sub­sue­lo, jun­to con los hi­dro­car­bu­ros y otras sus­tan­cias ahí pre­sen­tes, se fil­tra, con­ta­mi­nan­do aguas sub­te­rrá­neas y su­per­fi­cia­les. Has­ta 2009 se ha­bían con­ta­bi­li­za­do 1,000 ca­sos de acuí­fe­ros con­ta­mi­na­dos. - Im­pac­tos y ries­gos so­bre la sa­lud. Es cau­sa de em­ba­ra­zos de al­to ries­go, de­fec­tos con­gé­ni­tos del co­ra­zón y exa­cer­ba­cio­nes del as­ma. - Ge­ne­ra­ción de sis­mos. La in­yec­ción de aguas re­si­dua­les en el sub­sue­lo es­tá vin­cu­la­da a la ocu­rren­cia de sis­mos de has­ta 5.7 gra­dos, tem­blo­res de me­nor in­ten­si­dad y des­li­za­mien­to de fa­llas. - Im­pac­to so­bre el cam­bio cli­má­ti­co. En­tre 3.6 y 7.9% del gas na­tu­ral, es de­cir, de me­tano, ex­traí­do por frac­king, se fu­ga. Se tra­ta de un gas con un po­ten­cial de ca­len­ta­mien­to glo­bal 86 ve­ces su­pe­rior al dió­xi­do de car­bono en un mar­gen de 20 años. - Hay al­ter­na­ti­vas. Re­du­cir el con­su­mo de ener­gía y pro­du­cir elec­tri­ci­dad me­dian­te fuen­tes re­no­va­bles no es só­lo una al­ter­na­ti­va, sino una obli­ga­ción del Es­ta­do. Ante es­tos he­chos, el frac­king de­be ser prohi­bi­do co­mo úni­ca vía pa­ra pro­te­ger­nos de sus im­pac­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.