EL RIES­GO DE NO ARRIES­GAR

Expansion (México) - - EN LA MIRA -

n los pró­xi­mos 20 años, 40% de las em­pre­sas del ín­di­ce Stan­dard & Poor’s 500 po­drían des­apa­re­cer o, al me­nos, de­jar de fi­gu­rar en el lis­ta­do. La ra­zón la ex­pli­ca­ba el es­ta­dou­ni­den­se Da­vid Ro­berts, uno de los ma­yo­res ex­per­tos del mun­do en in­no­va­ción dis­rup­ti­va y tec­no­lo­gías de cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial, du­ran­te el Ex­pan­sion Sum­mit, que tu­vo lu­gar a me­dia­dos del mes pa­sa­do. ¿Qué es­tán ha­cien­do –co­men­zó pre­gun­tan­do a los asis­ten­tes, mu­chos de ellos, em­pre­sa­rios y CEO– pa­ra ase­gu­rar la su­per­vi­ven­cia de su em­pre­sa? ¿Al­guno cuen­ta en su equi­po con un Chief Dis­rup­tion Of­fi­cer? Nin­guno al­zó la mano. Pues ése –con­ti­nuó– es el ma­yor desafío al que se en­fren­tan hoy en día: en­ten­der que la dis­rup­ción se­rá la nor­ma de ope­ra­ción du­ran­te las pró­xi­mas dos dé­ca­das. No­kia y Mo­to­ro­la fue­ron las em­pre­sas más in­no­va­do­ras en te­le­fo­nía ce­lu­lar en su mo­men­to, pe­ro tar­da­ron me­nos de dos años en que­dar fue­ra del mer­ca­do cuan­do los sis­te­mas IOS (Ap­ple) y An­droid (Goo­gle) apa­re­cie­ron. Me­jo­rar sus pro­duc­tos o ser­vi­cios es una obli­ga­ción pa­ra to­das las em­pre­sas. Pe­ro ¿qué su­ce­de cuan­do al­guien lle­ga y cam­bia por com­ple­to el mo­de­lo de ne­go­cio? ¿Exis­te al­gu­na ma­ne­ra de pre­pa­rar­se pa­ra eso? La bue­na no­ti­cia es que sí, con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Al igual que des­de ini­cios del si­glo pa­sa­do, to­da in­no­va­ción con­sis­tía en trans­for­mar cual­quier he­rra­mien­ta ma­nual en eléc­tri­ca, hoy te­ne­mos la mis­ma opor­tu­ni­dad con la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, es de­cir, ha­cer in­te­li­gen­te to­do aque­llo que es­té re­la­cio­na­do con nues­tro ne­go­cio, pro­duc­to o ser­vi­cio. Un cam­bio na­da sen­ci­llo pe­ro ca­da día más inapla­za­ble.

EEn el úl­ti­mo año, au­men­tó 300% la de­man­da de pro­fe­sio­na­les con ap­ti­tu­des pa­ra el desa­rro­llo de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en el mun­do, se­gún da­tos de Lin­ke­dIn. Mé­xi­co to­da­vía no pro­du­ce (ni atrae) to­do el ta­len­to que re­quie­re. Es ne­ce­sa­rio crear las con­di­cio­nes pa­ra que las men­tes más bri­llan­tes del país de­ci­dan al me­nos que­dar­se aquí, por­que en la gue­rra por el ta­len­to –se­gún Sal­va­dor Al­va, pre­si­den­te del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey– no so­mos com­pe­ti­ti­vos. Un ejem­plo de ello son los sa­la­rios, aun­que no el úni­co. De los más de 79 mi­llo­nes de in­ter­nau­tas me­xi­ca­nos, 64% pa­sa to­do el día co­nec­ta­dos a in­ter­net, 89% de ellos, a tra­vés de un smartp­ho­ne (más que los es­ta­dou­ni­den­ses, bri­tá­ni­cos o chi­nos). El po­ten­cial de co­no­ci­mien­to de nues­tro con­su­mi­dor es tan enor­me que cual­quier es­tra­te­gia que no se ba­se en el aná­li­sis avan­za­do de da­tos no só­lo es im­pre­ci­sa, sino po­si­ble­men­te con­tra­pro­du­cen­te. Sin em­bar­go, Mé­xi­co es­tá re­za­ga­do en su ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción y ta­len­to di­gi­ta­les, se­gún un es­tu­dio del World Eco­no­mic Fo­rum, que se­ña­la las prin­ci­pa­les ha­bi­li­da­des re­la­cio­na­das con la eco­no­mía di­gi­tal. La lle­ga­da de la ge­ne­ra­ción Z –100% na­ti­vos di­gi­ta­les– al mer­ca­do la­bo­ral es in­mi­nen­te. Es mo­men­to de que las em­pre­sas adop­ten un pa­pel más ac­ti­vo en la so­lu­ción de los re­tos di­gi­ta­les del país y ge­ne­ren un ma­yor diá­lo­go in­ter­ge­ne­ra­cio­nal, que les va a obli­gar a cues­tio­nar, por com­ple­to, sus es­que­mas de li­de­raz­go. En Mé­xi­co, la in­men­sa ma­yo­ría de las em­pre­sas si­gue es­que­mas de su­ce­sión fa­mi­liar. La ges­tión de la em­pre­sa fa­mi­liar es, se­gún va­rios es­tu­dios, más con­ser­va­do­ra que la de aqué­llas más me­ri­to­crá­ti­cas. En­ton­ces, ¿co­rren ma­yo­res ries­gos en un mun­do li­de­ra­do por la dis­rup­ción? Vea­mos nues­tro ran­king en 20 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.