LA OPOR­TU­NI­DAD DE RE­SUR­GIR

La ban­ca de desa­rro­llo po­dría re­to­mar su fun­ción co­mo ca­ta­li­za­dor del cre­ci­mien­to de Mé­xi­co, si su­pera al­gu­nos re­tos.

Expansion (México) - - PULSO - POR: Ma­ría Lui­sa Agui­lar.

ubo una eta­pa en la que Na­cio­nal Fi­nan­cie­ra da­ba cré­di­tos a em­pre­sas de gi­ros tan di­ver­sos co­mo fá­bri­cas de bi­ci­cle­tas, res­tau­ran­tes o cen­tros de en­tre­te­ni­mien­to noc­turno, lo que mer­mó sus fi­nan­zas y su ba­lan­ce. Ésa era la ban­ca de desa­rro­llo de los años 90, cuan­do per­dió su eje rec­tor por po­lí­ti­cas sin rum­bo im­ple­men­ta­das en ese en­ton­ces, al gra­do de es­tar a pun­to de des­apa­re­cer, cuen­ta Je­sús Vi­lla­se­ñor, au­tor del li­bro El fin de la ban­ca de desa­rro­llo, ins­ti­tu­cio­na­li­zar­se o mo­rir. Pe­se a las cri­sis que ha vi­vi­do a lo lar­go de su his­to­ria, los ex­per­tos di­cen que la ban­ca de desa­rro­llo po­dría te­ner un pa­pel me­nos gris el pró­xi­mo go­bierno, que pre­ten­de con­se­guir un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de 4% al fi­nal del se­xe­nio. Pa­ra ello, ten­drían que ser más que fa­ci­li­ta­do­res de cré­di­tos y ga­ran­tías, y crear y re­pli­car mo­de­los pa­ra po­ten­ciar el desa­rro­llo. “De­ben im­pul­sar ac­ti­vi­da­des que se con­ci­ben co­mo mo­to­res de la eco­no­mía, y que, por lo tan­to, es ne­ce­sa­rio desa­rro­llar”, di­ce Le­ti­cia Ar­men­ta, pro­fe­so­ra in­ves­ti­ga­do­ra del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey. A los ban­cos de desa­rro­llo más re­pre­sen­ta­ti­vos, Na­fin y el Ban­co Na­cio­nal de Co­mer­cio Ex­te­rior (Ban­co­mext), crea­dos en los años 30, se les con­si­de­ra par­te del lla­ma­do “mi­la­gro me­xi­cano”, mo­de­lo que lo­gró ta­sas de cre­ci­mien­to pro­me­dio de 6.5% en­tre 1940 y 1970, con pro­gra­mas que im­pul­sa­ron ell agro y la in­dus­tria. Des­pués, per­die­ron el rum­bo. Vi­lla­se­ñor, tam­bién di­rec­tor ad­jun­to de Na­fin de 1989 a 1991, in­di­ca que esa ins­ti­tu­ción

H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.