¿Qué hay des­pués de la dis­rup­ción?

Expansion (México) - - EDITORIAL - Ela­dio Gon­zá­lez Edi­tor Ge­ne­ral

DDes­de Mark Zuc­ker­berg, fun­da­dor de Fa­ce­book, o re­cien­te­men­te, Elon Musk, de Tes­la, han me­ti­do la pa­ta es­truen­do­sa­men­te. Sin em­bar­go, nos han de­ja­do gran­des apren­di­za­jes, tan­to de es­tra­te­gia de ne­go­cios co­mo de li­de­raz­go. Vi­mos na­cer sus em­pre­sas, cre­cer has­ta con­ver­tir­se en uni­cor­nios (cuan­do su­pe­raron un va­lor de 1,000 mi­llo­nes de dó­la­res) y, aho­ra, “ma­du­rar”. Y qui­zá sea és­te el re­to más im­por­tan­te de su his­to­ria; el sa­ber rein­ven­tar su pro­pio ne­go­cio cuan­do ya de­jó de ser dis­rup­ti­vo pa­ra el con­su­mi­dor. En el ca­so de Fa­ce­book, ya en­gu­lló a va­rios de sus com­pe­ti­do­res, co­mo Ins­ta­gram, adap­tó las ideas de otros, co­mo Youtu­be, y aho­ra va por Ama­zon. Aun­que no es la pri­me­ra vez que tra­ta de con­ver­tir­se en una pla­ta­for­ma de e-com­mer­ce, don­de los más de 2,200 mi­llo­nes de usua­rios que tie­ne en el mun­do reali­cen sus transac­cio­nes, pa­re­ce que és­ta pue­de ser la bue­na. Só­lo en Mé­xi­co, la apli­ca­ción ya cuen­ta con más de tres mi­llo­nes de ne­go­cios y va­rios ca­sos sonados de éxi­to, co­mo Ae­ro­mé­xi­co o Ci­né­po­lis. Xóchitl Bal­zo­la-wid­mann (en por­ta­da) vie­ne a im­pul­sar eso. Aun­que su tra­yec­to­ria en Fa­ce­book es bas­tan­te bre­ve, ha desa­rro­lla­do to­da su ca­rre­ra en la in­dus­tria del co­mer­cio di­gi­tal, en em­pre­sas co­mo Ama­zon o Ac­ti­vi­sion Bliz­zard. A tra­vés de una en­tre­vis­ta ex­clu­si­va pa­ra Ex­pan­sión CEO, ana­li­za­mos los re­tos y opor­tu­ni­da­des de es­te mer­ca­do de 80 mi­llo­nes de in­ter­nau­tas, de los que nue­ve de ca­da 10 usan la red so­cial que di­ri­ge, pe­ro me­nos del 50% rea­li­za com­pras en lí­nea, se­gún la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na de In­ter­net. Un mer­ca­do ma­du­ro don­de di­fí­cil­men­te van a cre­cer en usua­rios nue­vos, pe­ro exis­te mu­cho por ha­cer pa­ra ca­pi­ta­li­zar­los. “La me­ta es ayu­dar a los clien­tes a mos­trar sus pro­duc­tos y ven­der­los, ofre­cien­do nues­tras he­rra­mien­tas de con­su­mer re­search, leads de clien­tes y la opor­tu­ni­dad de ex­por­tar. So­mos par­te del go to mar­ket de las com­pa­ñías en el e-com­mer­ce”, nos ex­pli­ca la eje­cu­ti­va ita­lia­na. Pe­ro, sin du­da, si­gue ha­bien­do un ele­fan­te en la ha­bi­ta­ción: la pri­va­ci­dad de los da­tos y la pér­di­da de con­fian­za de los usua­rios. Ba­jo la pro­me­sa de una ma­yor trans­pa­ren­cia, aun­que con ex­pli­ca­cio­nes más bien es­qui­vas so­bre el te­ma, la em­pre­sa ase­gu­ra es­tar tra­ba­jan­do pa­ra evi­tar nue­vas fa­llas téc­ni­cas. Así que, por aho­ra, se re­ser­va­rán un tiem­po an­tes de anun­ciar sus he­rra­mien­tas pa­ra rea­li­zar pa­gos con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial de la ma­yor red so­cial del pla­ne­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.